Cómo sigue el caso Vicentin después de la marcha atrás del Gobierno

Faltan algunas definiciones judiciales antes de poder seguir con el concurso de acreedores con normalidad. Tras retomar el camino normal que debía seguir la compañía, tendrá un camino difícil de ordenar.

Tras la decisión del Gobierno de dar marcha atrás con la intervención de Vicentin, en la compañía y en el mercado estiman que el proceso por las deudas de la empresa debe volver al canal normal que tenía antes del anuncio que hizo Fernández el 8 de junio y que generó una serie de polémicas que terminaron con la derogación del decreto para intervenir la agroexportadora.

En la compañía celebraron la decisión y recalcaron que lo que quieren ahora es buscar una solución dentro del concurso de acreedores, "como corresponde", dijeron. Es que cuando se anunció la intervención la primera reacción fue preguntarse por qué se hacía si el caso de la deuda iba por los conductos correspondientes.

De esta forma, aún con la mirada atenta del Gobierno, lo que se espera en el mercado y en el directorio de Vicentin es que se siga con el concurso de acreedores que se tramita en los Tribunales de Reconquista, para encontrar una salida a la crisis y hacer frente a la deuda.

Lo que faltaría para poder seguir con ese proceso es que el juez Fabián Lorenzini, quien también fue blanco de las críticas del presidente, dictamine sobre el pedido que realizó la administración de Omar Perotti para una intervención judicial a la empresa.

La empresa advirtió en los últimos días que la idea de que los accionistas se desprendan de las acciones para la constitución del fideicomiso "equivaldría a consentir una expropiación sin precio indemnizatorio, con la única esperanza de rogar que las gestiones de los representantes oficiales sean fructíferas".

Lo que se mantendría es la intención de armar el fideicomiso, algo en lo que tienen coincidencia con el Gobierno de Santa Fe, pues consideran que brinda "certeza y garantía del compromiso de los accionistas para cualquier propuesta concursal que, en primer lugar, contemplase la capitalización de créditos y consecuente licuación de la participación de los actuales dueños".

Algo que será esencial para el futuro de la instancia judicial es que Vicentin logre volver a generar confianza entre los productores, ya que el negocio funciona depende de más de un centenar de ellos que entreguen materia prima y que hoy están esperando un plan sobre cómo se mejorarán las condiciones para que la empresa se reactive. Eso, porque sin la soja el futuro de la empresa no es ninguno.

Esta nota habla de:
Te puede interesar