América Latina: la inflación derrumba la costumbre de la compra mensual de mercaderías

Los consumidores de América Latina han dejado de ser leales a las marcas buscando opciones para economizar sus gastos en relación calidad-precio. El informe de Kantar.

La incertidumbre económica mundial tras el aumento en el costo de vida y las alzas en las tasas de interés están afectando el gasto minorista del consumidor latinoamericano que ahora se ha inclinado por disminuir el tamaño de los productos a cambio de más artículos.

Para 2022 -y sin entrar en detalles particular sobre el "inflacionazo" argentino- el aumento anual de precios en América Latina fue de 14,1% incidiendo directamente en los consumidores de menores ingresos que ahora han tenido que balancear su presupuesto para adquirir los productos de primera necesidad, y aunque la crisis de la pandemia ya ha quedado atrás las consecuencias de la actividad del mercado siguen influyendo en la inflación.

Actualmente, los consumidores buscan más opciones para comprar sus productos en el mercado siguiendo la tendencia de las ''rebajas", lo que ha beneficiado a los canales de descuentos, como las plataformas de retail online que a pesar de desacelerar -0,4% sus ganancias luego de la pandemia, siguen siendo una parte importante para los mercados, en 2022 atrajeron más de tres millones de nuevos compradores.

Con la evolución de los hábitos de compra y la fragmentación de la fidelidad del comprador, ahora los canales minoristas se han enfrentado a nuevos retos de incidencia en el consumidor que al tener más opciones buscan mayor relación entre calidad y precio. En los últimos dos años las visitas a plataformas online de compras han aumentado 17% en latinoamérica, lo que empieza a representar un alivio para el sector y un impulso en la economía de la región.

No obstante, la participación del consumidor en mercados de abastecimiento se ha transformado en la compra de menor tamaño del producto, más artículos en la cesta y mayor frecuencia de compra. El año pasado, las tiendas de descuentos y de compras mayoristas tuvieron un fuerte crecimiento en encargos pequeños. Cada vez más personas visitan estos canales en busca de opciones para lidiar con la falta de poder adquisitivo.

Así pues, los compradores prefieren hacer más viajes en el mes al mercado e ir a tiendas de descuento y mayoristas para llenar sus cestas con productos más pequeños en ''más categorías". En el reporte de Kantar para Latinoamérica se destacó que "Si bien las tiendas más grandes ofrecen opciones y una gama más amplia de categorías, el volumen no es la consideración más importante. Los shoppers aprovecharán la oportunidad para probar nuevos productos".

Con la división de los consumidores entre la variedad de opciones en tiendas físicas y online, la penetración en el mercado latinoamericano fue de 400% en el último trimestre de 2022, sin embargo la frecuencia del gasto en plataformas online diminuyó 1% en el mismo trimestre del año pasado. Ahora, el desafío es básicamente como atraen y retienen a sus clientes en una época de incertidumbre económica mundial.

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?