Se va del Grupo Millán el factótum de Laur, Gabriel Guardia, y se asocia con Vigil

Hizo grande a la marca Laur y ahora será amigo del impulsor del éxito internacional de "El Enemigo", entre tantas otros emprendimientos.

Equipo Memo

Este fin de semana, en la cena de fin de año de Aceitera y Acetaia Laur, del Grupo Millán, se despidió del personal Gabriel Guardia, quien fuera el gran impulsor de la marca, con alto reconocimiento dentro del ámbito privado y en el espectro público por los logros a los que condujo a la firma.

Guardia seguirá hasta fin de año en la empresa, y tras unas vacaciones iniciará un emprendimiento junto al multipremiado Alejandro Vigil, según lo confirmó a Memo. "Empezaremos a producir juntos nuestro propio aceite de oliva", dijo Guardia. La nueva sociedad lo pone como nuevo amigo del prohombre de "El Enemigo" a la vez que creador de marcas, productos y espacios gastronómicos de relevancia nacional e internacional.

Gabriel Guardia y su nuevo socio Vigil, señalados por el cocinero Christophe Krywonis.

Gabriel Guardia y su nuevo socio Vigil, señalados por el cocinero Christophe Krywonis.

Antes de irse, Guardia desarrolló, junto a los equipos de Laur -que quedarán al mando de Carlos Sáez, actual gerente de Producción- una novedosa apuesta a la salud con el foco puesto en un grupo de personas particular, con un "superalimento" para los niños con autismo

Para ello ha desarrollado el aceite de oliva virgen extra (AOVE), con una partida especial, elaborada bajo un inédito proceso, con una variedad de aceitunas verdes que logra un altísimo contenido de antioxidantes naturales, conocidos como polifenoles. Esto la convierte en una sorprendente apuesta para tratar el trastorno del desarrollo neurológico caracterizado por dificultades de socialización y comunicación en los chicos.

El enólogo de las aceitunas

Guardia es reconocido dentro y fuera del país. Fue parte central de la construcción de un hito importante para la industria olivícola local se registró el año pasado, con la designación oficial de Mendoza como la primera Indicación Geográfica (I.G.) para el aceite de oliva virgen extra argentino, un logro para el cual la compañía mendocina jugó un rol protagónico.

Por todo ello, también en 2022, Olivícola Laur obtuvo la Licencia Marca País de parte del Gobierno Nacional, una distinción que se otorga a las empresas modelo que cumplen una serie de requisitos entre los que se encuentra elaborar productos que respondan a los estándares más altos de calidad exigidos por el sector en el que se desempeñen.

La historia de Laur, que hoy emplea a 30 personas y produce 450.000 botellas de aceite de oliva al año, comenzó a escribirse hace casi 134 años, cuando don Francisco Laur, un inmigrante francés, se instaló en la zona de Cruz de Piedra, en la provincia de Mendoza, donde se armó una colonia gala. Desde 2010, la aceitera está en manos del Grupo Millán, una empresa mendocina que emplea a 3.500 personas propietaria también de Átomo Supermercados, Acetaia Millán, Bodega Los Toneles, Mosquita Muerta Wines, Fuego Blanco Wines, Familia Millán Wines Series, Restaurante Abrasado y la destilería Casa Tapaus.

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...