Sebastián Halpern: "Minería, agricultura, turismo e industria son las bases para el futuro de Mendoza"

El empresario y deportista Sebastián Halpern analiza desde dónde hay que enfrentar la crisis del agua en una Mendoza montada sobre un desierto que cada vez le recuerda con más fuerza su origen, en medio del cambio climático.

Equipo Memo

Asumió un protagonismo público que ya sostenía silenciosamente en su actividad privada de 20 años y ahora moviliza a muchos otros empresarios con su ejemplo a opinar sobre cómo la cosa pública puede favorecer u obstaculizar el desarrollo de Mendoza. Sebastián Halpern llamó la atención en la fiesta de celebración de cumpleaños de su empresa, dedicada a proveer instrumentos que faciliten la llegada y distribución del agua a tierras que la necesitan para volverse productivas. 

Allí fue cuando reclamó que se desmitifique lo que imposibilita la convivencia de agro y minería. Su planteo es racional: los recursos que deje la actividad minera son los que permitirán preservar el agua. Y al revés: si no hay a qué fondos echar manos, se dificultará la tarea que debe encarar Mendoza en el escenario de cambio climático que vive el mundo.

En pocas palabras, su empujón en el debate ocasionó que muchos otros actores que permanecían callados se animaran, al menos, a aplaudirlo primero y luego, salir a buscar puntos de acuerdo en una discusión que por momentos se vuelve absurda en Mendoza e impide todo: que haya una cosa y también la otra, que se estanque el empleo registrado, el ingreso de divisas y también, que en materia de administración de los recursos hídricos, la agenda continúe como si no hubiera crisis.

Duro diagnóstico: ni el vino ni el turismo traerán los recursos para enfrentar la crisis hídrica

Por ello buscamos conocer un poco más el perfil empresario y mendocinista de Halpern, empresario que comparte su energía en el mercado con su pasión deportiva, como corredor de rallies, especialmente el Dakar.

- Hay nuevos sectores ambientalistas no fanatizados que vienen sosteniendo que, finalmente, habilitar la actividad minera en forma controlada, permitiría generar en la sociedad, las empresas y el gobierno mayor interés en la protección del ambiente. ¿Coincide con ese planteo?

- Totalmente de acuerdo. El futuro ya no puede ser sólo agrícola o turístico. Es imprescindible mejorar los sistemas de control ambiental y la tecnificación del uso del agua, y ampliar la matriz productiva habilitando una minería responsable en zonas donde no sea posible realizar otras actividades.

Cuando hablo de mejores controles me refiero a un ente autárquico independiente, que esté integrado no sólo por el sector público sino por profesionales de las universidades y representantes de otros organismos no políticos, ambientalistas, Irrigación.

La minería es fundamental porque hay que hacer obras para el cuidado del agua que requieren unos recursos que no podemos obtener de ningún otra industria. Entonces, las regalías de esa minería, o al menos una gran parte, deberían ser destinadas a construir las obras hidráulicas necesarias para la conducción y el uso eficiente del agua en la provincia.

Halpern, el empresario que propone minería para tener mejor administración del ambiente

En San Juan, por ejemplo, sólo el 1% de las concesiones de agua son para uso minero, y más de 11.000 personas se benefician, directa o indirectamente con el trabajo que genera la minería. La exportación llega a más de mil millones de dólares anuales y los fondos mineros se utilizan para mejoras de riego y obras hidráulicas entre otras.

- La escasez de agua es lo que marcará el porvenir. Sin embargo, hay franjas de opinión pública que niegan tal situación. ¿Qué datos concretos son los que hacen necesario tomar decisiones en torno a la administración del agua más allá de lo que hoy se hace?

- El agua que tenemos es la que hay. Decirlo no es ser apocalíptico, sino alertar sobre una realidad. Está científicamente comprobado que el clima va a seguir cambiando y que, aunque nieve de forma permanente y sostenida, los glaciares no se van a recuperar y los acuíferos van a seguir sufriendo mermas importantes. Muchos hablan de hacer nuevos pozos de agua, pero no entienden que el agua de esos pozos no es ilimitada. Los niveles subterráneos van bajando y no se recuperan, en algún momento se va a acabar. Tenemos que entender y aceptar que vivimos en un desierto.

Halpern.

- ¿Hay que cambiar la legislación de agua actual? ¿En qué sentido?

- Sí, hay cambiar la legislación, es una parte de las cosas urgentes que hay que hacer. Además de trabajar en mejorar los usos que hacemos del agua: tecnificar su aprovechamiento, cobrar lo que realmente cuesta el agua, implementar el tratamiento y reúsos de las aguas grises, negras, industriales, etc. Y sobre todo, dejar de invertir en obras que son obsoletas, como impermeabilizar canales con hormigón. En el mundo hace 20, 30 años que se entuba el agua para poder entregar el agua presurizada a los productores directamente en la puerta de sus fincas.

El dique Potrerillos está a más de 200 metros de altura de la primera finca, y eso implica 20 kg de presión. Si eso estuviera entubado y llevara el agua a todo el oasis que riega el dique, no sólo resolveríamos el problema de la infiltración y pérdida de agua sino que solucionaríamos un problema energético, porque los productores podrían regar sin necesidad de bombas y tableros eléctricos (ya que los equipos de riego requieren sólo 4 kg de presión) reduciéndoles los costos de esa energía también.

Halpern compartió lo que sabe sobre optimización del riego agrícola junto a experto español

Es caso desarrollar esta obra de entubar el agua, sí, pero justamente por eso necesitamos las regalías de una minería responsable y controlada.

- Algunos agricultores sostienen que el riego por goteo y otros métodos semejantes no ahorra agua, sino que solo dosifica las mismas cantidades que se vienen utilizando. ¿Qué método es el que ofrece mayor eficacia y ahorro del recurso?

- Decir eso es una burrada. Está comprobado que el riego tecnificado permite ahorrar más del 50% del agua. Que algunos productores no "vean" un ahorro del agua no significa que no exista para Mendoza y nuestro futuro.

- El gobernador anunció una serie de obras para garantizar agua potable para los próximos 40 años. ¿Qué opina del proyecto?

- Creo que es un buen inicio, pero insisto en que frente a un problema grave como la escasez actual y futura del agua, necesitamos repensar en serio y proyectar desde cero un nuevo uso del agua en el desierto de Mendoza. En ese sentido, agregaría el entubado del agua siguiendo el modelo de Israel. En Israel hay tres cañerías que recorren todo el territorio: una para agua potable, otra para riego y otra con agua de rehúso.

Un ejemplo: si nosotros tuviéramos una estación de bombeo en el Campo Espejo (adonde llega el agua de cloaca de los mendocinos) podríamos regar 6.000 hectáreas del oasis norte de Mendoza con agua tratada.

- A nivel general, ¿cómo ve a Mendoza y por dónde cree que pasa su futuro?

Mendoza es una provincia con un enorme potencial económico, con paisajes y gente increíble, con ganas de progresar y desarrollarse. Necesitamos políticos comprometidos con ese desarrollo y con un plan para los próximos 50 años, un plan que sea política de estado y se cumpla más allá del color político de turno. Minería, agricultura, turismo, industria son las bases para el futuro de nuestra provincia.

Esta nota habla de: