¿Son muy caros los autos en 2024?

Gale L. Pooley indica que el precio en horas de trabajo para adquirir un auto ha bajado un 12,5% durante los últimos 100 años.

Gale Pooley

En 1924, se podía comprar un Ford Modelo T nuevo por 260 dólares. Hoy, un Nissan Versa nuevo cuesta 16.290 dólares. Aunque el Versa es más caro, también es mucho más asequible. ¿Por qué? Porque los salarios por hora han aumentado más rápido que los precios. En 1924, la remuneración por hora de los obreros (salarios y prestaciones) era de unos 51 céntimos la hora. El precio por hora de un nuevo Modelo T era de unas 510 horas. Hoy en día, los obreros ganan cerca de 36,50 dólares la hora. Esto sitúa el precio del tiempo del Versa en 446 horas. Ahorras 64 horas. El precio del tiempo de un auto nuevo ha bajado un 12,5%. Por el tiempo que se tardaba en ganar el dinero para comprar un Modelo T en 1924, hoy se consiguen 1,14 Versas.


¿Son muy caros los autos en 2024?

Pero esto es sólo una pequeña parte de la historia. Los autos de hoy son más rápidos, seguros, cómodos, potentes y fiables que nunca. Los empresarios creativos y el libre mercado ofrecen a los consumidores grandes posibilidades de elección y precios.

List of policies to streamline immigration application processing

Ford Modelo T 1924

Nissan Versa 2024
Ventanas eléctricasNoSi
Ventanas de vidrioNoSi
Velocidad máxima42119
Transmisión2 velocidades5 velocidades
Sistema de antibloqueo de frenosNoSi
RadioNoSi
Precio en tiempo (en horas)509,8446,3
Precio en dinero$260$16.290
Potencia22122
Millas promedio1736
Millas13/2132/40
Garantía90/30 días3 años/6 años
Frenos de potenciaNoSi
Compensación por hora de un obrero$0,51$36,50
Cinturones de seguridadNoSi
Arranque eléctricoNoSi
Aire acondicionadoNoSi

El Modelo T fue una gran innovación en su época. De 1908 a 1924, el precio bajó de 850 a 260 dólares a medida que Henry Ford y su equipo avanzaban en la curva de aprendizaje con volúmenes masivos. Cada vez que fabricaba otro auto, aprendía algo nuevo que luego se traducía en precios más bajos, salarios más altos y mayores beneficios. Ford reconoció que el conocimiento es nuestro recurso clave y transforma los átomos y las ideas en valor. Como no hay límite para los nuevos conocimientos que podemos descubrir, nuestros recursos pueden ser infinitos. Encuentra una curva de aprendizaje y disfruta por ti mismo de la experiencia de descubrir conocimientos. Podemos ayudar a la raza humana a florecer con la libertad de innovar y crear valor para los demás. De esto trata realmente la economía.

EL AUTOR. Gale L. Pooley es un profesor asociado de economía en Brigham Young University, Hawaii. Este artículo fue publicado originalmente en HumanProgress.org (Estados Unidos). Lea más sobre el trabajo de Gale en su Substack.

Esta nota habla de:
Las concesionarias no tienen precios y las terminales no producen
Este Día del Padre se festeja...