Inflación en 100%: pidió 2 millones en 2017, ahora debe 13 y en 2024 se dispararía a 24 millones

El sistema que en otros países funciona y ha permitido durante décadas que muchas personas obtengan la casa propia, cruje con una inflación que alcanzó niveles que día a día comienzan a complicar a más tenedores de créditos.

Los créditos atados a la inflación no cayeron del cielo y durante décadas han funcionado en países como Chile, donde para comprar una vivienda la tasación no se hace ni en pesos ni en dólares, sino que en Unidades de Fomento (UF), lo que serían las Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) de la Argentina.

En el caso trasandino la UF fue creada bajo la administración de Eduardo Frei Montalva en los años 60 y sigue vigente, siendo el sistema que ha permitido a miles de personas comprar una vivienda. Al igual que la UVA se ajusta por inflación, pero a diferencia de la Argentina al otro lado de la cordillera se trataBA de un problema estaba bastante controlado con promedios de 3%, pero que se disparó en pandemia. La otra diferencia es que allá cuando se disparó llegó al 13% y no al 100%.

Cuando Macri implantó el sistema decía que iba a bajar la inflación, pero la llevó al 50%. Sin embargo, lo que sucedió ayer, cuando se rompió la barrera del 100% interanual y se llegó a niveles de 1991, el sistema termina de crujir y la deuda de los tenedores de créditos UVA se complica de manera considerable mes a mes.

Es que, tal como se reclamó en el fallo a favor de una persona que le ganó un juicio al Banco Nación, no importa cuanto sube el precio de la propiedad, porque en la gran mayoría de los cerca de 100.000 tenedores de créditos, habitan las viviendas y no tienen un negocio inmobiliario, por lo que poco les importa cuánto sube la propiedad, sino que les importa cuánto sube la deuda con el banco y la cuota mensual.

Los fríos números

De mal en peor: la inflación de febrero fue del 6,6%

La mejor forma para entender esto es tomar un caso testigo. Una persona que tomó un crédito en octubre de 2017 necesitaba $1.800.000 (US$100.000) para comprar un departamento de unos 60 o 70 metros cuadrados. Eso traducido a UVAs eran unas 90.000 unidades con un precio de $20 cada una. Es decir, el que tomó esa deuda, tomó 90.000 UVAs a devolver en un promedio de 30 años, lo que da un promedio de unas 360 unidades mensuales como cuota.

Con una inflación en la gestión de Macri que superó los 50 puntos, dejó el valor de la UVA en casi $46. Es decir, cuando se fue la administración de Juntos por el Cambio, había pagado unas 8.640 UVAs y le restaban 81.360. Entonces, traduciendo, el total de su deuda para diciembre del 2019 era de $3.742.560.

A marzo del 2023, la inflación interanual es del 102% y el valor de la UVA se fue a $211 (cotización del 15 de marzo del año en curso). Sumando y restando ya pagó en estos años unas 26.640 UVAs, bajando la cantidad que le debe al banco hasta las 63.360 unidades. La parte más dura es cuando eso se traduce a pesos y se llega a unos sorprendentes $13.368.690.

Si la inflación interanual sigue como indican los pronósticos, cerrará en 100% o más, por lo que la UVA en marzo del próximo año se iría a $420, llevando el monto de esa deuda a $24.796.800.

El IPC del segundo mes del año en Mendoza fue del 6,2%

De esta forma, el sistema que sí funciona en otros lugares, en la Argentina cruje por todas partes porque la inflación está descontrolada.

La cuota y el valor de la propiedad

En el caso testigo, el inicio del pago al banco estaba en el rango de los $7.200 mensuales, algo muy diferente a lo que se llegó a pagar al final del gobierno anterior. En ese momento, diciembre de 2019, la cuota se elevó a $16.560.

Ahora, con el precio actual de la UVA, la cuota a pagar este mes será de $75.960 y la proyección indica que en un año más, en marzo del 2024, ese monto se elevaría a $151.200. Así, tanto como sube la deuda, sube el pago mensual que deben afrontar los tenedores de estos créditos.

Como mencionamos, uno de los argumentos del banco frente al reclamo de un "beneficiario" de un crédito hipotecario UVA, fue que la propiedad que tenía en su poder iba también aumentando de peso, por lo que "era negocio" para la persona. Sin embargo, sería tal si alguien buscara sólo hacer una operación inmobiliaria, pero la realidad es que la mayoría de los casos son de personas que están habitando esas viviendas.

En el mundo hablan de la inflación argentina: "Imparable", "Récord", "Sin control"

La realidad indica que un departamento que se vendía en US$100.000 en Mendoza en el 2017 ahora tiene un precio mucho más bajo en dólares. En el mercado inmobiliario local esos departamentos hoy se cotizan entre US$55.000 y US$60.000.

Un factor clave a considerar es que el dólar blue, el dólar real, aumenta a un ritmo mucho más bajo que el de la inflación. De esta manera, los números confirman que más temprano que tarde el panorama será más complejo para estos créditos, especialmente si no se baja la inflación y se mantiene el ritmo al alza que se proyecta para este año.

Esta nota habla de:
¿Qué vas a hacer con el ocio el fin de semana?