Qué puede cambiar Milei sin recurrir al Congreso y el "riesgo Don Johnson"

La entrevista a Gustavo Lázzari en el programa "Tenés que saberlo" por Radio Jornada 91.9. "El riesgo del plan económico de Milei es que solo sea la segunda parte de los años '90", sostuvo. Qué y cómo cambiar de modelo.

El economista y empresario pyme de reconocido predicamento liberal Gustavo Lázzari, conocido como Lacha, puso expectativas positivas con advertencias a la gestión del presidente Javier Milei. Si bien vio como positivo el cambio de orientación general del pensamiento económico, alertó que "el riesgo enorme del plan económico de Milei es que solo sea la segunda parte de los años '90".

En ese sentido, creó un neologismo útil para graficar la reacción de la sociedad ante la estabilidad y revalorización monetaria que podría llegar a alcanzarse: "Hay que evitar la tilinguinización". Lo hizo en referencia a la tilinguería de considerarse "exitoso" solamente por poder viajar a Miami, perdiendo de vida los verdaderos objetivos de una política económica de libre mercado.

"Es un esperanzador cambio, porque fue muy contundente el triunfo en el balotaje. Es cierto que mucha gente votó tapándose la nariz, para no votar en blanco o bien convencida. No tenemos el 50 por ciento del país compenetrado con el cambio. Pero en el menú pasta o pollo estaba claro que la propuesta de Milei era muy importante y, la contundencia que tuvo el triunfo en lugares productivos como Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Provincia de Buenos Aires, fue importante. Son provincias con capacidad productiva de respuesta inmediata, que rápidamente pueden poner el país en marcha con condiciones de inversión favorables".

Quién es Milei

- "Yo conozco particularmente a Milei, no soy amigo ni del espacio, hace tiempo en todo caso tuvimos una amistad importante. Lo que puedo decir sobre sus características es que tiene un pensamiento determinado, sabemos cuál es y muere en la suya; tiene una obstinación económica que da previsibilidad; ante la duda, siempre va a jugar por más mercado. El punto claro es que la gente de negocios privilegiamos siempre previsibilidad ante la bondad de las reformas. Esto te saca un montón de dudas. Supongamos que hubiera ganado Massa: el peronismo que estatizó las empresas públicas en los '40 las privatizó en los '90 con la misma cara, porque los contextos daban para eso y se amoldan. Milei no es sí".

El mayor riego del Plan Milei

Gustavo Lázzari advirtió en torno a basar las nuevas medidas en cierto romanticismo con lo que hizo Carlos Menem en los años '90.

- "El mayor riesgo de las clases urbanas alejadas de la producción desconocemos y aplaudimos el hecho de poder viajar a Miami aun a costa de la producción". 

- "Mi frase para resumir esto es que 'Miami mata reforma'. Hay que gente que dijo cuando pudo viajar a Miami que 'listo, terminé todo lo que tenía que hacer en la vida porque soy Don Johnson'. Eso es algo que pasó en la convertibilidad y es lo que puede pasar con este plan. Tenemos que tener esa alerta. El gran riesgo del plan económico de Milei es que se convierta en la segunda parte de la década de los años '90. Desde el '95 al '99, 2000 y 2001 pasó: se planchó el tipo de cambio, impidió los ajustes por precio (y es lo que probablemente suceda también ahora) impidió los ajustes por baja de costos por lo cual los ajustes fueron por cantidad, no pudimos bajar los costos y al contrario, los costos subieron en tres renglones tremendos que rompen cualquier empresa, los impuestos, las tasas de interés de los bancos (y por eso esa década fue un festival para los bancos y mi miedo está en que los banqueros que rodean a Milei estén especulando con eso), junto con un aumento de los precios no comercializables, los servicios. A las empresas productivas les subían los costos, no podían ajustar por precios y nos fundimos".

- "Los 20 años de kirchnerismo surgieron no por un meteorito que cayó del cielo, sino porque lo que se hizo mal en los años '90 generó un 15% de desempleo y rompió todo. Es un mal diseño de la década de los '90. Eso hay que evitarlo como sea. Despertando a cachetazos a quienes lo propongan".

Un modelo en dos carriles: economía e ideología política

- "En primer lugar, para los más mileístas mi sugerencia es que no exacerben la disputa, la agresión porque eso resta gobernabilidad. Lo que daba votos antes, ahora resta gobernabilidad. Que no insulten a los que no piensan como ellos, porque no es correcto, pero sobre todo porque hoy les resta. El fanatismo siempre transforma en tonta a la gente."

- "Hay mucha reforma administrativa que se puede hacer sin Congreso. No hace falta que esté completada la reforma para conseguir un cambio en las carteras de inversión. Por ejemplo: si vos ves que tenés una orientación económica que cambia los precios para un determinado horizonte, pero ves que tiene un problema de viabilidad política y así y todo, la llevan bien y sin conflicto, inclusive ganando las elecciones de medio término y conquiste gobernadores, tu mejor negocio es empezar a invertir hoy porque sabés qué es lo que se viene. Por eso es tan importante la palabra previsibilidad. Tenés a un tipo que siempre casi religiosamente es más promercado".

- "Las dificultades prácticas de avanzar con los cambios estarán. No alcanzan los votos y habrá que hablar con mucho tino, templanza y negociación para conseguir apoyo. De nuevo: no será insultando como se conseguirá alinear los apoyos. Hay que tener muñeca y cuidado. Milei lo definió como 'un juego de relojería'".

Qué se puede cambiar sin necesidad de recurrir al Congreso

- "Se puede reducir mucha de la carga impositiva sin bajar los impuestos. Eso se puede hacer liberalizando la Afip, desregulándola, con cosas concretas: libre disponibilidad de los fondos acumulados y eliminación de ejecuciones de embargos, cuenta única tributaria, unificación si no eliminación del sistema de percepciones y retenciones. Son 5 medidas rápidas, y se le puede agregar la amortización acelerada".

- "La cosmovisión de Milei hace que lo que vayamos a ver se parezca mucho a la lógica de planes económicos. Vamos a ver algo muy parecido al Plan de Convertibilidad: una fuerte contención de la emisión vía una restricción institucional, que puede ser convertibilidad o dolarización, un fuerte ajuste fiscal que espero que se haga sabia o misericordiosamente, no violentamente"


Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?