Lacoste explicó el fenómeno de China con el vino y sus 500 mil hectáreas de viñedos

El historiador dio un panorama acerca de la difícil realidad que atraviesa el sector y proyectó cómo trabajar en conjunto para poder establecer alianzas estratégicas.

Conocedor como pocos de la tradición vitivinícola de nuestra provincia, el historiador Pablo Lacoste habló con "Tenés que saberlo", por Radio Jornada 91.9, de la realidad que atraviesa el sector y las estrategias para poder reconvertir la industria: "Las causas principales de la crisis están fuera del alcance de los actores locales", señaló.

¿Cómo se vive el "Último Primer Día" en los colegios mendocinos?

El historiador señala la sustitución de importaciones de China como uno de los factores determinantes: "China creó un poder comprador, un flujo, una tonificación y un estímulo para la producción vitivinícola de todos los grandes productores del mundo. Pero reconvirtieron su economía y ya tienen más de 500 mil hectáreas de viñedos produciendo, que es más que Argentina, Chile y Australia juntos", explicó


En esa línea, Lacoste añadió: "Una enorme cantidad de barcos cargados de vino empiezan a deambular buscando otro mercado donde dejar algo de esa sobrecarga y se pelean por ver quién puede vender un poquito, pero la mayor parte la traen de vuelta. La industria argentina, que tenía un músculo productivo para exportar mil millones de dólares, el año pasado solo exportó 230 millones y hay un sobrante gigantesco que está dentro de la Argentina y que presiona los precios a la baja". Además, señaló que las bodegas compran menos uva y a un precio menor, ya que se mantienen los precios del año pasado con un aumento simbólico y la inflación llega a 200%: "Si recorrés la ruta 60, hay viñedos siendo abandonados, los parrales descuidados. Es el paso previo a arrancarlos".


Frente a la baja de consumo a nivel internacional, el historiador señala que el vino se va arrinconando frente a la alianza de la industria agroalimentaria, sumado a normativas de criminalización del consumo de vino: "A una persona responsable que toma una copa de vino le corre la misma condena que a un irresponsable que en una fiesta electrónica toma 5 tragos de destilados. Todo eso hace que vayamos acorralando al vino y la cultura vitivinícola está sufriendo mucho, igual que la de San Juan".


Con este panorama, Lacoste cuenta de una iniciativa de la zona este en donde, de forma conjunta, diversos sectores intentan trabajar para darle una vuelta de rosca a la industria: "La industria estaba focalizada en elaborar vino y venderlo a los distribuidores. En este escenario nuevo, se van creando las condiciones para que la industria abra los ojos, busque a un compañero bien ubicado y le abra el juego. Estamos en un escenario en donde la industria busque alianzas estratégicas con la gastronomía y el arte. Una propuesta de enoturismo receptivo tiene que tener el vino, el maridaje con la comida y una propuesta artística interesante, que es lo que le da brillo a todo".


Sobre esto, el historiador explicó que ya son 100 las empresas que se están movilizando y que se sumó el sector educativo con los institutos de educación superior: "Uno de los proyectos va a ser el gran libro de oro de la enogastronomía de la zona este, en el cual van a participar gastrónomos experimentados, institutos de educación superior, restaurantes, hoteles, con el apoyo de la industria, y entre todos vamos a recoger cómo es la comida de la zona este, esas recetas que trajeron los españoles y los tanos que se instalaron y cómo se fueron adaptando a la disponibilidad de los productos locales, la tradición de las conservas, con algunos elementos de tradición huarpe. Todo eso formó un mestizaje cultural y armó una forma específica de entender la gastronomía".


En referencia al interés de las generaciones más jóvenes, Lacoste señala que comparten valores referidos a lo natural y lo que se aleje de la industrialización: "Desconfían de la industria alimentaria, tratan de volver a lo natural, valoran lo auténtico. Nosotros propiciamos recuperar el valor de lo auténtico. Esta generación cuestiona esa hipocresía de las industrias agroalimentarias que han tenido la tendencia de imponer muchos productos artificiales que se imponen en el mercado a través de la publicidad masiva para la cultura de masas. Ellos quieren experimentar, ver cosas distintas".


En ese sentido, el historiador resaltó: "En un restaurante en donde ningún producto que llega al plato viajando más de 100 kms, a los millennials los atrae mucho, les da la sensación que estan comiendo algo natural que tiene menos impacto en la huella de carbono y en el calentamiento global y ellos adhieren a esos valores. Ya no son militantes fanáticos, como pasó en los últimos 100 años, de la industria como la puerta de ingreso al futuro y el desarrollo. Las nuevas generaciones son críticas a esa sobreindustrialización y es lo que se está proponiendo en esta movida"


Lacoste resaltó a la Fiesta de la Vendimia como ?maravillosa' y la describió como ?la gran obra de creación que ha hecho Mendoza para la cultura universal': "Es cultura, es identidad. Un espectáculo antropológico que tiene un desarrollo y un espesor tremendamente poderoso. Es lo opuesto a la cultura de masas, que es estandarizada, lo mismo en todas partes en donde hay una industria tratando de instalar una imagen a través de los medios, manipulando la conciencia. Es una fiesta maravillosa en donde se pone en valor a todos, desde la industria del vino, el legado de los pueblos huarpes, el aporte de los inmigrantes, es un modelo a seguir, un tesoro que se va renovando".


Además, Lacoste rescató el valor social que tiene la fiesta: "Hay miles de jóvenes que en vez de estar en la calle están cultivando la danza contemporánea, la danza folclórica, la danza clásica, en academias municipales que hay creadas en toda la provincia y en todos los departamentos y el sueño de esos muchachitos es algún día bailar en la central: se esfuerzan por estar en una distrital, luego en una departamental y, como un jugador de fútbol que espera que lo llamen de la Selección Nacional, esos chicos esperan que les toque ir a la central alguna vez. Eso no existe en ninguna parte. Ninguna otra provincia tiene ninguna fiesta que le llegue a los talones", sentenció.

¿Qué vas a hacer con el ocio el fin de semana?