Lapeña, y las razones del "caos" en materia de hidrocarburos: "Desde los años '90 que no hay plan"

El exsecretario de Energía y presidente del Instituto Argentino de Energía General Mosconi, Jorge Lapeña, habló sobre las modificaciones que propone el gobierno en materia energética con la nueva Ley Ómnibus.

En breve comenzará a discutirse en el Congreso la segunda edición de la Ley Ómnibus, la cual dedica un capítulo a los hidrocarburos y la energía. El exsecretario de Energía de la Nación y actual presidente del Instituto Argentino de Energía General Mosconi Jorge Lapeña habló con Gabriel Conte, Evangelina Argüello y Hernán Bitar en "Tenés que saberlo", por Radio Jornada, y marcó su postura al respecto.

"Lo más importante es que deja sentado un cambio en la doctrina energética y petrolera de la Argentina, que estaba basada en hacer explotación de los recursos naturales con un objetivo último de autoabastecimiento. El petróleo y el gas tienen que ser usados de forma que puedan ser transformados en combustibles y llegar a satisfacer las necesidades de la población", explicó Lapeña.  


¿Quiénes ganan y quiénes pierden con el capítulo Hidrocarburos de la Ley Bases?

El titular del IAE Mosconi señaló que esta doctrina viene desde la época de Yrigoyen y señaló que la nueva ley hace énfasis en la exportación: "Para mí, hace excesivo énfasis en la exportación si decir que la prioridad es el uso en Argentina y el excedente es el exportable. Se le da una especie de libertad a los actores para que, si lo ven conveniente, lo exporten, olvidándose que la cadena petrolera no termina en la exportación sino en el consumo de los productos finales. Ese es el cambio desde el punto de vista político más importante", explicó.

Lapeña señaló que la ley pareciera estar escrita para los productores de Vaca Muerta, como si el petróleo fuera el producto principal en sí mismo: "Es la materia prima con la cual se desarrolla toda una industria: la refinación, la petroquímica. El énfasis está puesto en eso, en producir materia prima y hacer todo el esfuerzo por exportar, no para usarlo prioritariamente en el país para industrializarlo, me parece que ese es el nudo de la reforma", marcó.

Por su parte, el exsecretario de Energía de Raúl Alfonsín señaló que el mundo está mutando hacía una matriz energética que controle el cambio climático y marcó que Milei no tiene un programa y niega el cambio climático: "No cree que el cambio climático que el mundo está sufriendo es causado por la acción humana. En la medida que no cree, al igual que Trump, Bolsonaro o gran parte de la industria de los hidrocarburos, no tiene un programa específico, es una incógnita hacia dónde va a ir la Argentina. Yo creo que está en duda que Argentina pueda participar activamente de la transición energética".

Por esa línea, Lapeña marcó que el gobierno es "un gran desorden" y que el sector energético puede sufrir lo mismo que pasó con las prepagas: "La liberalización de los precios generó un caos social. A las obras sociales y prepagas se les ha permitido recuperar los atrasos de precios sin restricción, se está investigando si no hay una cartelización, que es lógico que pudiera pasar. Todos los aumentos han sido superiores a la inflación varias veces y esto ha generado un impacto social grandísimo", marcó.

El titular del IAE Mosconi señaló la importancia de los subsidios, ya que una gran parte de la población se encuentra debajo de la línea de pobreza y no puede prescindir de la totalidad de ellos: "Yo no veo la posibilidad de una eliminación total de los subsidios, lo que no es claro el gobierno es cómo va a manejar estos temas. Tenemos un presidente con un discurso terminante, insolente, que acusa y denosta a los opositores. No hay tranquilidad para ver hacia dónde apunta esta gestión. Los subsidios no pueden ser eliminados totalmente".  

El proyecto de Ley Bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos

En esa línea, Lapeña marcó la necesidad de que el gobierno establezca el costo del precio director de la energía, establecido por el gas: "¿Cuánto es el costo de producir gas en la Argentina? Este costo no está determinado ni auditado por el gobierno ni por los gobiernos provinciales. Antes era exclusivo del gobierno nacional, pero ahora también las provincias. No existe una determinación del costo de producción en las diversas cuencas de gas de la Argentina, esto se determina en forma acordada con los propios actores del mercado, no es un precio de mercado competitivo ni tiene una referencia internacional", explicó.

El exsecretario de Energía marcó que sobre esto debería evaluarse la reestructuración tarifaria: "La experiencia prueba que en Argentina no hay precios competitivos de mercado, sino que surgen de acuerdos transaccionales entre los gobiernos de las provincias petroleras, los sindicatos, las empresas petroleras y el gobierno nacional. Esta metodología debería ser revisada", explicó, añadiendo que fijar mal el costo del gas natural, lleva a que terminemos pagando el doble de lo que se debería en un mercado competitivo.

Si bien marcó una línea dentro de la política energética del país desde 1907, cuando se descubrió el petróleo en Comodoro Rivadavia, Lapeña señala que esto se vio alterado en los últimos años: "Las políticas nacionales en materia energética se terminaron en 1990", señaló, y agregó una serie de eventos importantes para la política energética, como el descubrimiento del yacimiento de gas Loma La Lata en Neuquén, la construcción de centrales hidroeléctricas a partir de 1950 o el autoabastecimiento alcanzado en 1988.

En esa línea, marcó que la política energética se mantuvo más allá de las ideologías de los gobiernos de turno: "Todo esto queda trunco, se interrumpe con la crisis de los 90, en la cual argentina vendió todas sus empresas, cambió su estatus jurídico, cambió del peso al dólar. Y después viene el caos energético que se produce durante los gobiernos del kirchnerismo. Estamos en una crisis muy profunda, el gobierno estuvo bien en señalar en la nueva Ley Ómnibus la emergencia energética".

Finalmente, Lapeña señaló que lo importante es cómo se gestiona esa emergencia señalada por el gobierno: "El presidente Milei no tiene programa energético, es un negacionista del cambio climático y no tiene equipo energético. Yo veo que vamos a una situación que no deja de ser caótica y la liberalización de La Libertad Avanza, un liberalismo naíf que cree que todo es posible, genera estas estampidas de precios exorbitantes que superan a la inflación. "

Esta nota habla de:
¿Hay que prohibir el uso de celulares en las aulas?