Las viejas tiendas de Mendoza: "A la Ciudad de Buenos Aires", de los Granata

Una vez más, el portal de historia "Mendoza Desconocida", trae desde Facebook imágenes, datos, anécdotas que muchas generaciones no llegaron a conocer.

"A la Ciudad de Buenos Aires" fue una tienda emblemática de Mendoza, como tantas otras que marcaron a generaciones.

El perfil "Mendoza Desconocida", recomendado por Memo siempre, ofrece un artículo sobre este comercio que fue publicado por el diario Los Andes, en sus épocas de esplendor, en donde contó el origen y la inversión de una familia que todavía sigue con sus raíces en Mendoza.

A continuación, textual el artículo, el acceso a "Mendoza Desconocida" y las imágenes:


"A LA CIUDAD DE BUENOS AIRES. DE GRANATA Y BORRÁS.

Cuando el Sr. Vicente Granata llegó a la República Argentina, el año 1881, trayendo como único caudal, una fuerte dosis de energías y de propósitos nobles y optimistas, no sospechó, tal vez, que el tiempo y la perseverancia habrían de retribuirle tan justicieramente.

Después de una lucha sostenida sin desfallecimientos y con resultados halagüeños durante varios años, el señor Granata fundó en la ciudad de Mendoza una casa en el ramo de tienda, a la cual supo imprimir una orientación honesta y segura que le fue marcando anualmente, en los balances sucesivos, signos evidentes de una dirección inteligente y ordenada. El 31 de marzo del año 1913, fecha en que se fundó esta casa, ingresó como gerente de la misma, el Sr. Eugenio Borrás, joven activo y de claras miras comerciales, quien fue en todo momento, un impulsor eficiente de la prosperidad adquirida por el negocio que regenteaba.

"Mendoza Desconocida": los antiguos comercios de la Ciudad

La tienda «A la Ciudad de Buenos Aires», abarcó desde su iniciación en las actividades comerciales de Mendoza, los renglones de mercería, bonetería y ropa blanca para señoras, pero su especialidad la constituyó siempre las lanas y las sedas, artículos estos que le han consagrado un justo renombre.

Cuenta también esta casa, con importantes talleres para confección de vestidos y sombreros de señora, y ellos son de los más preferidos y acreditados de esta plaza. Estos talleres son dirigidos, desde que se instalaron, junto con la fundación de la tienda, por la Sta. Rosa Granata, hija del dueño del establecimiento, y a cuya inteligente y laboriosa actividad, se debe el prestigio adquirido por la casa en los trabajos concernientes a esta sección.

Los talleres de confección empezaron a funcionar con seis obreras y actualmente da trabajo a cincuenta. La casa cuenta, en total, con setenta y cinco personas empleadas en la atención de la tienda y los talleres.

El día 1° de febrero de 1920, la razón social Vicente Granata fue cambiada por la de Granata y Borrás, por haber ingresado como socio activo y solidario, su antiguo gerente, D. Eugenio Borrás. Los propietarios de la casa son italiano y español, respectivamente, y ambos ofrecen un alto ejemplo del esfuerzo y consecuencia de la raza latina.

Mejor que toda frase elogiosa, dará impresión sobre el creciente progreso del negocio que nos ocupa, las cifras de las ventas realizadas durante los años que lleva, según comprobantes que nos fueron suministrados.

Ventas realizadas desde el 1°de abril de 1913 hasta el 31 de diciembre del mismo año, $64.991,30; año 1914, $92.856,00; año 1915, 141.444 pesos con 90 centavos; año 1916, pesos 149.311,90; año 1917, $200.274,65; año 1918, $273.539,00; año 1919, $296.927,55; y desde el 1° de enero de 1920 hasta el 31 de julio del mismo año, anotaba una venta de $215.533 con 34 centavos.

La tienda «A la Ciudad de Buenos Aires» está establecida en calle San Martín 1330 al 1342."

Las viejas tiendas de Mendoza: "A la Ciudad de Buenos Aires", de los Granata
El personal de la casa.

El personal de la casa.

El salón de ventas.

El salón de ventas.

Sección "Confección de fantasía".

Sección "Confección de fantasía".

Sección "Confecciones tailleur".

Sección "Confecciones tailleur".

Mirá más fotos y conocé más de la historia de Mendoza en "Mendoza Desconocida":

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?