Leo Piccioli: "Argentina es fantástica para hacer negocios, solo que nadie se anima"

El economista dio su mirada distinta sobre la actualidad del país y la economía general, en el marco de los avances tecnológicos y las nuevas generaciones.

Los avances tecnológicos y las nuevas generaciones abren un nuevo panorama sobre la realidad de las personas y cómo afrontar sus vidas. El economista Leo Piccioli habló con Gabriel Conte, Evangelina Argüello y Hernán Bitar en "Tenés que saberlo", por Radio Jornada 91.9, y contó sus perspectivas desde una mirada diferente.

Jorge Gronda lo hizo y se puede replicar: un sistema de salud humano

"Creo que nunca un pesimista cambió el mundo, hay que pensar las cosas malas que pueden pasar, pero el futuro a largo plazo es positivo, es optimista siempre. Estoy convencido de que mi éxito se basa en que pienso en el largo plazo y soy optimista, y pienso en el corto plazo y soy pesimista. Creo que hay que cuidarse en el corto plazo, la Argentina es siempre una caja de sorpresas, un caso particular para economistas, pero hay oportunidad se pueden hacer cosas", comenzó el economista.

Sobre la situación actual, Piccioli señaló que un joven para poder vivir y alquilar, necesita 600 mil pesos en mano y eso no sucede seguido, sumado a la falta de posibilidades de comprar una casa: "Esta decisión alquilo o compro, que es sana en cualquier economía, acá no se puede dar porque podés comprar en cuotas un televisor pero no una casa, hay que pagarla al contado. Las perspectivas a largo plazo que a nosotros nos inculcaron, de comprarse un autito o una casa, están desapareciendo".

Frente a esto, el economista señaló que la parte positiva es que la expectativa de vida de las personas es más larga y eso permite que tengan una vida por delante mucho más larga: "Lo terrible de todo esto es que se hace muy difícil pensar en el largo plazo. Ahí vemos que los pibes que ven que tienen un primo en España que ya se está comprando un departamento después de 3 años, o en Santiago, con créditos a 30 años. Para mi eso es lo peor de todo: la no existencia de opciones de largo plazo".

Piccioli marcó que el problema no es el aumento de las prepagas o los alquileres, sino que ganamos muy poco: "Somos muy poco productivos en comparación con otros países del mundo. Nos quedamos atrás en miles de cosas, es un problema sobre todo de ingresos porque hay poca inversión en Argentina. No hubo inversión privada en Argentina en décadas. Mendoza es un ejemplo que sí lo ha hecho, pero falta en la general del país ese pensamiento de producir más, eso se traduce siempre en más ingresos. Está faltando esa expectativa de que las cosas van a ser estables, que se pueden hacer negocios. Hoy Argentina es fantástica para hacer negocios, solo que nadie se anima".

Frente al futuro, el economista marcó que el Estado "es algo automatizable" y que se dan situaciones de trabajar para el extranjero desde el país: "Antes pensábamos que para trabajar en Madrid, había que ir a Madrid. Hoy hay cada vez más gente trabajando en Madrid desde la Ciudad de Mendoza. Antes eran los programadores, después se empezaron a agregar diseñadores, traductores, asistentes virtuales. Llama la atención la cantidad de psicólogos argentinos trabajando para el exterior. En Nueva York, una sesión cuesta de 100 a 200 dólares y un psicólogo en Argentina cobra 10, si cobrás 40 remoto, el psicólogo cobra más y el paciente está feliz porque en vez de 100 paga 40. Es un momento en donde la tecnología que usamos a diario nos tiene que inspirar a entender cómo aplicarla en nuestro trabajo, muchas veces perdemos eso de vista".

Piccioli marcó falencias dentro del Estado, como el hecho de pedir prestado al sistema bancario limitando los préstamos a privados: "Hoy estamos educados como si fuéramos víctimas, el que no llora no mama. Las cosas no se resuelven regulando, algunas sí, pero en la actividad privada el mercado es tan maravilloso para resolver cosas, tan eficiente".

En esa línea, el economista señaló que si decimos que donde hay una necesidad nace un derecho "hay que repartir todo todo el tiempo y nunca va a ser suficiente": "Hoy tenemos necesidades que antes no: el wifi es una necesidad y ahora es un derecho y de repente debería haber en todos lados, y particularmente hay municipio que ponen wifi en todos lados, está buenísimo. Pero pensamos que el estado es otro y el estado somos todos, es nuestro bolsillo. Para mi el camino es entender que está lleno de oportunidades", explicó.

Finalmente, Piccioli marcó que siempre "fuimos educados por gente del pasado" y que uno no trabaja cuarenta años para jubilarse y empezar a vivir: " Ningún sistema de reparto puede sostener esto a futuro, las jubilaciones no están bajas porque somos malos con los jubilados, están bajas porque no alcanza la plata, nunca va a alcanzar, cada vez va a ser peor. Pero más que una necesidad emocional, yo quiero ser de valor. Esa frase "el trabajo dignifica" para mí no existe, pero el trabajo, dar valor a otros, es algo que nos hace bien. Ayudar y cobrar por eso, nos hace bien", concluyó.

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...