Mendoza consiguió la Indicación Geográfica para el aceite de oliva

Luego de cuatro años de investigaciones y requisitos, la provincia consiguió la denominación de origen que asegura la calidad del producto.

Mendoza se convirtió este martes en la primera Indicación Geográfica (I.G.) para el aceite de oliva virgen extra (AOVE) de Argentina, un pedido que la provincia venía promoviendo hace cuatro años y que otorga un sello de calidad indiscutido a los aceites de oliva.

Las Indicaciones Geográficas (IG) y Denominaciones de Origen constituyen herramientas que permiten diferenciar y hacer distinguible la calidad de un producto vinculada con su origen geográfico. En este caso, Mendoza.

La resolución 31/2022 publicada este martes en el Boletín Oficial, da cuenta de que el Ministrio de Agricultura, Ganadería y Pesca determinó que se cumplieron todos los requisitos técnicos y legales, y las condiciones para la obtención del reconocimiento de la IG "Aceite de Oliva Virgen Extra de Mendoza", y por lo tanto se constituye la IG y aprueban los logos para la comercialización de los productos que estén incluidos en la misma.

"Es una excelente noticia para Mendoza y Argentina ya que se trata de un reconocimiento a nivel mundial que nos va a ayudar a continuar posicionándonos como una región productora de aceites de oliva de altísima calidad. En lo personal, además, es una satisfacción enorme, ya que no sólo fui uno de los impulsores, sino que participé del equipo de investigación que llevó a cabo los estudios científicos necesarios para que fuera posible iniciar los trámites", afirmó Gabriel Guardia, enólogo especializado en aceite de oliva y gerente general de Olivícola Laur.

Gabriel Guardia con el cocinero Cristophe Krywonis

Una de estas investigaciones, sobre la "Percepción diferencial de aceites de oliva viren extra de Mendoza", elaborado por Alfredo Baroni, Gabriel Guardia, Andrea Antonietti y Cecilia Fernández, establece que existen claros caracteres que identifican el AOVE mendocino y una imagen por parte de los consumidores acerca del mismo que aparece como consensuada. El AOVE mendocino se pude identificar como un aceite con cuerpo, fuerte, frutado y con un picante intermedio de acuerdo a la percepción de los consumidores.

Además, las encuestas mostraron una vinculación clara entre la zona de producción y la preferencia al momento de adquirirlo, ya que el 75% de los encuestados prefirieron el AOVE mendocino y este patrón de respuesta fue igual en los consultados de las distintas provincias.

La otra investigación sobre "Construcción de perfiles sensoriales para aceites de oliva virgen extra de La Rioja y Mendoza", realizada por Alfredo Baroni y Gabriel Guardia, analizó la metodología del COI (Consejo Oleícola Internacional) para diferenciar los aceites de oliva de dos regiones geográficas de gran importancia en la producción de AOVE argentinas, como La Rioja y Mendoza.

De acuerdo con los resultados, ambos paneles destacaron mayor amargor y picante en las muestras de Mendoza respecto de las de La Rioja, mientras que el frutado, la hoja de olivo y el tomate fueron caracteres prácticamente comunes o con muy pocas diferencias entre los aceites. Los AOVE de Mendoza se destacaron también por un mayor cuerpo y fuerza frente a los de La Rioja, los que destacan por su mayor presencia de almendra.

Ahora Mendoza es marca de calidad también en aceite de oliva

Esta nota habla de: