Cuándo podrá visitarse el nuevo e imponente templo de los mormones en Mendoza

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días inaugurará en el mes de agosto un imponente templo construído en El Challao. Conocé cuándo abrirá sus puertas al público.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días continúa creciendo en el país y la provincia y es así como, a fines de este año, en Mendoza se inaugurará un nuevo templo imponente en la zona de El Challao. Carlos Agüero, presidente del comité Puertas Abiertas y Dedicación del Templo de Mendoza, charló con "Tenés que saberlo" y contó todos los detalles.


Las universidades negaron acuerdo con el Gobierno y se viene la marcha

"Somos más conocidos por los dos jóvenes misiones que andan por los barrios de camisa blanca y corbata, los misioneros de diferentes partes del mundo. Acá se está construyendo un templo, diferente a lo que conocemos como capillas, que hay unas 46 en toda la provincia como la que está en Olascoaga y Roca de Ciudad", explicó Agüero.

Agüero contó que estos templos son accesibles a todo público y que cada domingo se dan los servicios de adoración, donde todas las personas son bienvenidas: "En ciertos lugares del mundo, cuando se llega a cierto nivel de progreso, se puede construir un templo. La presidencia de la iglesia anuncia eso. El primer templo en Argentina se inauguró en 1986 en Buenos Aires, por muchos años todos teníamos que peregrinar cuando podíamos hasta ahí. En 2015 se construye uno en Córdoba y en este momento, antes que el de Mendoza, se comenzó con el de Salta, que se inaugurará en una ceremonia el 16 de junio".

Por su parte, el templo de Mendoza abrirá sus puertas y podrá ser visitado por todos del 22 de agosto al 7 de septiembre: "Todo el día todos los días, excepto el domingo, vamos a estar para que toda la gente satisfaga su curiosidad. Los vamos a guiar por cada salón y explicar que se hace en cada uno", señaló.

Ya emerge la cúpula del nuevo e inmenso templo al oeste de la Ciudad de Mendoza

Sobre el término "mormones", Agüero explicó que es un apodo y que no los ofende, además de mencionar que el edificio consta dentro de él de tres edificios: "Uno hacia el sur, que es una capilla como las que mencioné que va a tener todo tipo de actividades educativas, culturales y el culto los domingos. El templo está cerrado los domingos, funciona de martes a sábados. Va a servir a todo Cuyo, para ceremonias que consideramos muy sagradas que son familiares, individuales y familiares. El edificio no tiene grandes salones para grandes reuniones, está dividido en salas en las que se llevan a cabo estas ordenanzas familiares".

Acerca de la construcción, el titular del comité Puertas Abiertas y Dedicación del Templo de Mendoza señaló que "nada es suficiente para Dios" y que uno "hace un sacrificio para brindar una casa acorde, es lo que figura en la biblia": "Nosotros ponemos los mejores materiales en un templo, que haga muy agradable la estadía. Hay mucho simbolismo, cuando se llega al lugar central que llamamos "El Salón Celestial", este trata de representar lo que sería vivir en familia en la presencia de Dios en un lugar de paz y eso es lo principal que se siente dentro del templo", explicó.

Agüero también explicó que se rigen por el mandato bíblico de la ley de los diezmos, el cual es voluntario y transparente: "Los miembros de la iglesia de todo el mundo aportamos una décima parte de nuestros ingresos a la iglesia para este templo y para lo demás: las capillas que se construyen, su mantenimiento, las misiones en el mundo. Consideramos que los diezmos son sagrados, vienen de gente muchas veces pobre. La ley es igual para ricos y pobres, la décima parte de sus ingresos, entonces el sistema de registración y auditoría es muy estricto. El del diezmo, es un compromiso moral, no es obligatorio. Nadie le pregunta a uno cuánto gana ni lo anda persiguiendo, se hace voluntariamente", señaló.

Agüero contó que trabajaron en promedio 300 obreros en la obra, aunque hubo picos de 420 y que, en el momento del comienzo, nos encontrábamos en plena pandemia: "La iglesia se caracteriza por la ayuda humanitaria: donaciones sin mirar qué religión profesa. Se hace una donación muy importante al hospital Perrupato, se ha donado al Notti, colectas de sangre. También tenemos otra ley que es la del ayuno, en donde cada miembro de la iglesia una vez por mes nos abstenemos de comer y beber por 24 horas".

Con el ayuno, el dinero que se hubiese gastado en las dos comidas principales es donado a la iglesia y es destinado a los pobres: "Uno siente hambre y tiene más empatía con aquellas personas que no pueden comer todos los días. Y por otro lado nos dedicamos más a las cosas espirituales o la meditación. Con el dinero ayudamos a los pobre no solo de nuestra iglesia".

Impresionante movimiento de tierra en donde construirán el Gran Templo Mormón 

Finalmente, Agüero señaló que no recibieron ningún aporte de parte del Estado y que la iglesia se autofinancia: "La iglesia tiene por norma en todo el mundo autofinanciarse. No pedimos préstamos ni subsidios de ningún gobierno", concluyó.

Esta nota habla de:
¿Hay que prohibir el uso de celulares en las aulas?