Las pymes constructoras reclamaron que "la plata por Portezuelo quede en empresas de Mendoza"

Ante funcionarios y con Natalio Mema como representante del gobernador Alfredo Cornejo, el titular de Cecim, la organización que reúne a las pymes constructoras de Mendoza, hizo un balance, planteó 5 inquietudes y valoró que aquí no se abandone la obra pública.

El presidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), Dalmiro Barbeito, repasó la situación crítica a la que sienten que se enfrentará el sector ante la eliminación de la obra pública nacional, a la vez que valoró "las ventajas" que ofrece Mendoza. Sin embargo, reclamó que el pago de las certificaciones sea a 20 y no a 60 días, atento a la realidad inflacionaria. Desde el gobierno, el ministro Natalio Mema dio un discurso acorde a las circunstancias del país, felicitando a los empresarios por el esfuerzo y, a la vez, con la ventaja de poder poner de relieve que Mendoza "ya hizo el ajuste". Ambos oradores hablaron exactamente 12 minutos cada uno, sin haberlo acordado antes, y ambos también recogieron el aplauso de la concurrencia.


La mesa principal con Dalmiro Barbeito, Gerardo Fernández, el mendocino que preside la Cámara Argentina de Pymes Constructoras; el ministro Natalio Mema, el presidente provisional del Senado, Martín Kerchner; Atilio Calzetta, de Cecim; la ministra de Energía y Ambiente, Jimena Latorre; el intendente de Luján, Esteban Allasino y las esposas de algunos de los dirigentes presentes.

En la cena de fin de año de la entidad, realizada anoche, sostuvo que "nuestro rubro es el sector que más contribuye a la dinamización y crecimiento de la economía".

"Somos agregó Barbeito- el brazo motor con que cuenta la provincia para encarar los desafíos propuestos".

Sin embargo, evaluó que "sabemos que vamos a pasar momentos de gran inestabilidad económica en los meses venideros, con altísimos índices de inflación y disminución de obras públicas".

Natalio Mema.

Realizó una analogía del ajuste propuesto a nivel nacional por el gobierno de Javier Milei con el propio que han tenido que hacer las empresas: "Vemos con muy buenos ojos que el nuevo gobierno quiera racionalizar los gastos y eficientizar el Estado; pues bien, es lo que venimos haciendo en la actividad privada desde hace muchos años, adaptándonos a crisis tras crisis, sorteando situaciones que nos limitan el crecimiento de nuestras empresas. Ojalá, al final del camino veamos un país más estable para todos", remarcó Barbeito en su mensaje.

Entre quienes escucharon el mensaje estuvieron los ministros Natalio Mema (Gobierno, Infraestructura y Desarrollo Territorial), Jimena Latorre (Energía y Ambiente) y Mercedes Rus (Justicia y Seguridad). Además, el presidente provisional del Senado, Martín Kerchner; los diputados nacionales Lisandro Nieri y Julio Cobos y el subsecretario de Justicia, Marcelo Dagostino.

Al dirigirse a los funcionarios presentes, en donde el gobernador Alfredo Cornejo estuvo representado por el ministro de Gobierno, Infraestructura y Desarrollo Territorial, Natalio Mema, Barbeito planteó lo que definió como "algunos puntos que creemos indispensables mencionar para transitar lo que viene":

1- "Es indispensable reforzar el presupuesto destinado a la obra pública provincial, que ya era austero. Así, nuestras empresas podrán trabajar y dar trabajo; principalmente en obras de los primeros tiempos de esta gestión: sobre todo, obras de arquitectura de mediana y pequeña escala, ya que las mismas son movilizadoras de mano de obra y dinamizadoras de las subindustrias vinculadas a la construcción".

2- "Están pronosticados altísimos índices inflacionarios en los próximos meses, con la devaluación vivida el día miércoles pasado hemos tenido aumento de materiales de hasta el 100 por ciento. Cuando se diseñó ley de Obra Pública 4416 no se previó una inflación de semejante magnitud. De esta forma, se hacen inviables las obras con pago a 60 días. Las empresas necesitamos imperiosamente que los certificados de obra sean pagados a 20 días de fecha de la certificación".

3- "Los costos financieros en esta realidad económica son imposibles de solventar; los contratos de obras que estamos ejecutando no están previstos con las tazas de interés que cobra el mercado. Es indispensable cuidar la salud financiera de las empresas. Si las empresas no cobran con las reglas de la realidad económica, las obras van a sufrir el mismo camino de las obras públicas nacionales, que se fueron lentificando o paralizando en su gran mayoría".

4- "Por las mismas situaciones planteadas es que las redeterminaciones de los contratos deben acompañar la realidad de las variaciones del mercado. Si los contratos se desfasan, sobre todo con una perspectiva inflacionaria como la que se avizora, las empresas no solamente perderemos la rentabilidad, sino también, la posibilidad de no concluir las obras".

5- "Tenemos que estar muy atentos a los índices de redeterminación de precios de los contratos, sobre todo, los de los meses venideros. Un mal ajuste de redeterminación puede causar quebrantos en los contratos. Luego de la pandemia, y a través de un diálogo con el gobierno pudimos manejar una situación muy compleja y lograr que no cayena ninguna empresa constructora".

Planteó que "existe la dificultad para disponer de materiales; necesitamos que se reprogramen las curvas de las obras sin penalidad a las empresas. Las pymes constructoras no podemos hacernos cargo de la realidad de los problemas que hemos tenido para abastecernos de materiales".

"Hemos tenido y vamos a tener un problema que debemos abordar. Los presupuestos oficiales de las obras que se licitan se deben ajustar a la realidad, con estudios de proyectos y precios actualizados. Los mismos suelen tener desfasajes importantes con la realidad y dificultan las relación entre comitente y contratista", destacó.

Mendoza y los fondos por Portezuelo

Sobre la situación en Mendoza, Barbeito diferenció que "vemos que Mendoza tiene una situación puntualmente ventajosa: disponer de los fondos por no haber tenido promoción industrial (Portezuelo del Viento). Estos recursos nunca van a ser más útiles que para ejecutar las obras que necesitamos las pymes constructoras".

Barbeito avisó que esos recursos "serán bienvenidos para paliar la crisis actual en materia de inversión pública". Reclamó: "Somos las empresas de Mendoza las que tenemos que canalizar esos fondos". "En definitiva dijo- es un acuerdo que hizo la Provincia con la Nación para resarcir a Mendoza por no haber tenido promoción industrial durante muchos años, y que sí tuvieron las provincias vecinas en detrimento de crecimiento de la industria local".

Barbeito recalcó que "es importante sostener la inversión en obra pública, sobre todo, en proyectos de mediana y pequeña escala". Al respecto, manifestó que "las pymes constructoras tenemos el tipo y tamaño de empresas que la nueva Argentina requiere: contamos con estructuras dinámicas, pequeñas y competitivas, dotadas del excelente recurso humano".

Juan Carlos Modón, Natalio Mema, Atilio Calzetta, Lisandro Nieri, Dalmiro Barbeito y Gerardo Fernández.

Barbeito, Marcelo Dagostino, Mercedes Rus, Calzetta, Enrique Vaquié, Julio Cobos y Natalia Obón.

Barbeito, Allasino, Calzetta y Fernández.

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?