Jorge Nelson Ripa, un "caballero de la buena mesa" y pionero del comercio exterior

Repasamos qué piensa y en qué sueña Jorge Nelson Ripa, además de conocer qué hizo y qué hace. Se suma a los "Perfiles" de Memo en donde mendocinos y mendocinas de acción se "desnudan" ante la sociedad.

Equipo Memo

Jorge Nelson Ripa es uno de los pocos entusiastas de temas que teoriza muy bien y que demuestra en la práctica. No es sencillo ni habitual ese logro, en una sociedad plagada de presuntos sabios con el dedo pontificador hacia arriba, pero sin hechos que lo acompañen para otorgarles credibilidad.

Sus artículos en torno a cómo y dónde exportar los vuelca en su blog personal, www.ripa.com.ar, pero además tiene una historia que lo acompaña y lo ubica entre los pioneros de la promoción del intercambio comercial.

Asimismo, hoy puede darse por satisfecho por la tarea que inició hace más de dos décadas junto a un grupo de amigos "foodies", amantes del buen vivir, desde el Club Gourmet Mendoza, "los caballeros de la buena mesa". Es que proponían, allá lejos en el tiempo, hacer de Mendoza un polo gastronómico en maridaje con sus célebres vinos, y hoy ha estallado la actividad en todos los niveles y, fundamentalmente, en la alta gama.

Aquí se explaya. Quién es y qué caracteriza a Ripa:

- ¿Cuándo cree que Mendoza comprendió la importancia de participar y estimular el intercambio comercial externo, teniendo en cuenta de que hay registros de que en el siglo 18 ya se exportaba jabón vía Chile a California?

- Qué buen antecedente puesto en valor el del siglo 18, nos señala claramente la importancia de una salida de Mendoza al mundo por el Pacífico, que recién ahora se está tomando conciencia de su dimensión. Los mendocinos tenemos que asumir que integramos una región del Pacífico. Particularmente desde hace muchos años señalo que debemos mirar el mapa del mundo con el Pacífico en el centro. Aquel del Atlántico como centro de todo el universo y marcando a fuego nuestro destino, ha desaparecido del escenario comercial. Allí, con esa mirada, se comprende mejor la importancia estratégica de la ubicación de Mendoza.

Creo que Mendoza siempre trató de estimular el comercio exterior, lamentablemente en este tema, no ha existido una política de Estado que se mantuviera en el tiempo.

Clic aquí para ir al blog de Ripa.

Personalmente mantengo una posición crítica respecto a la forma en que Mendoza estimula el intercambio comercial externo, siempre dije que no alcanza con los programas locales por más bien intencionados que sean, si no contamos con una pata internacional. Quizás mantengo esta visión por mi participación en programas Internacionales, específicamente en UNCTAD y con el programa Trade Point.

El mundo es muy cambiante en comercio exterior, ésto porque en términos de momentos, pasamos de comercializar preferentemente con algunos países a una globalización desafiante, a vivir hoy un multilateralismo y mañana no sabemos. Hay muchas variantes y más hoy con un mundo en guerra.

- ¿Quiénes deben entender mejor y ayudar más a la colocación de productos mendocinos en el exterior, el Estado o las empresas? ¿Cuál es el clima actual de esta actividad?

- El clima actual es de incertidumbre. La política económica no ayuda en lo absoluto, es por todos conocidos que falta una política de estado que nos fije un camino en el tiempo. Pero no por ello Mendoza debe permanecer paralizada, hay que continuar a diario buscando el camino del desarrollo y crecimiento a través de la internacionalización. Por supuesto que es difícil saltar en temas de comercio exterior lo errático de lo Nacional, pero sostengo que si no buscamos en estos tiempos programas de avanzada y que sean alternativas válidas seguiremos generando esa incertidumbre en temas de comercio exterior.

Sin duda el Estado debe generar y debe liderar estas políticas, atento que existen programas en los que podemos poner en juego modernos instrumentos, con los cuales podemos apostar a una mayor internacionalización y fundamentalmente un programa de atracción de inversiones, en una Mendoza con un potencial enorme y sin límites de crecimiento y desarrollo, con una cantidad significativa de Emprendedores.

- Usted, que ha tenido la oportunidad de mirar a Mendoza desde afuera y compartir la visión que se tiene desde el exterior, ¿cómo ve su presente económico y cuál cree que debe ser el factor diferencial que permita un despegue definitivo?

- Siempre Mendoza desde afuera es admirada y mucho. Quizás el boom vitivinícola contribuyó con ello, pero antes también estaba en la lupa y por ello desde siempre han existido importantes inversiones en Mendoza, nuestra estratégica ubicación en el escenario comercial global, como señalamos anteriormente, cubre esas expectativas.

Nosotros en algún momento, siempre estamos buscando esa "pata internacional", abrimos una sede en Miami de la Asociación Interamericana de Hombres de Empresa - AIHE, la puerta al mercado de Estados Unidos. Participamos activamente en la Federación Mundial de Puntos de Comercio - WTPF en más de 100 países, y luego también concretamos una propuesta de comercialización y alianzas en Brasil con una estrategia basada en tres ejes, uno Sao Pablo y Rio, otro en el Sur de Brasil y otro en el Centro y Norte con sede en Belo Horizonte, Minas Gerais que atrajo muchos inversores a Mendoza y que al día de hoy, a pesar de los años transcurridos, siguen viniendo e invirtiendo.

Desde mi punto de vista, nos faltó para potenciar el desarrollo y crecimiento de Mendoza, persistir en la asociatividad empresarial entre esos inversores y nuestros productores y empresas locales.

Lo importante, tal cual usted pregunta, pasa por encontrar ese factor diferencial que nos permita un despegue definitivo al desarrollo y crecimiento en el tiempo, fijando para el futuro una política de Estado en Mendoza. Para ello debemos poner en práctica un programa que llegue a todos los sectores de la economía de Mendoza y a mi criterio ese factor es la constitución de "Fideicomisos Financieros de Producción y Comercialización", instrumento incorporado en nuestra legislación que nos permite trabajar en lo trascendente e importante, que son la cadenas de asociaciones internacionales.

Este instrumento nos permitiría generar integración de inversores extranjeros, como distribuidoras y comercializadoras de diferentes países, o sea inversión directa a nuestras empresas productoras locales y que a su vez nos permite emitir títulos valores para otros tipos de inversores locales o extranjeros, esto es, inversores compradores de deuda que rinden un interés o de participación en ganancias.

Esto es el diferencial de valor, esto es la movilización de recursos del mercado de capitales financieros al desarrollo de la economía real y esto es hablarle al mundo empresarial internacional que está cambiando exponencialmente mientras transitamos la Cuarta Revolución Industrial.

- Pasando a otro tema de su injerencia, es uno de los promotores de la construcción, desde hace más de 20 años, de una gastronomía mendocina y su maridaje con el vino. ¿Logró el objetivo inicial del Club Gourmet?

- Qué buena esta pregunta, porque usted me volvió a la realidad de aquello en lo que me especialicé y ejercí durante 40 años, luego me retire; pero lo que realmente disfruté junto a mis amigos es el hobby por la Enogastronomía de nuestra Mendoza, algo apasionante y que vimos evolucionar de una manera increíble desde 1998.

Nuestro objetivo inicial con el Club Gourmet Mendoza, era además de disfrutar buenos momentos, el de promocionar y difundir la enogastronomía local y vaya si lo hicimos, de lo mejor; porque de aquellos lugares de la cocina tradicional pasamos al desarrollo de un polo enogastronómico que no se si en Buenos Aires por nombrar la primera, lo tiene hoy. De la mano del boom del vino, vinieron y se formaron grandes chef en Mendoza y de la mano de emprendedores con gran visión y de un Estado presente y apoyando, hoy podemos decir que Mendoza es reconocida a nivel internacional, como "el lugar del mundo" a conocer y visitar.

El Club Gourmet.

Y nosotros desde nuestro club, humildemente contribuimos a ello, visitamos los lugares, los ponemos en consideración, los visualizamos para los mendocinos y premiamos una vez al año de forma anónima; todo esto es mérito de un grupo de amigos amantes de la buena cocina y de los buenos vinos y que disfrutan una vez al mes de buenos momentos.

- ¿Cómo queda parado el mendocino foodie frente a la internacionalización de los precios de los principales locales gastronómicos de Mendoza y cómo resolvieron ese problema en otras plazas similares, como Perú y España, de modo de hacer accesible la buena cocina también al consumidor local?

Sin duda esta discusión nunca terminará, por más que cambie la economía y muy difícilmente nos pondremos de acuerdo. Yo creo que hay que ser claro cuando dicen que Mendoza es cara o cómo hacemos frente a precios internacionales los mendocinos y ciudadanos de a pie. Lo que deben hacer es tal cual hacemos en el Club, buscamos opciones, por cierto las hay y con muy buenas propuestas enogastronómicas con precios accesibles.

Es cierto que hay muchos lugares que tienen un alto nivel de precios, pero también es cierto que son de un nivel y de calidad internacional que los distingue. Esos precios, se deben a los elevados costos para mantenerse en ese nivel y sus especializados equipos de trabajo. En todas las ciudades y lugares del mundo sucede lo mismo, excepto que hablemos de lugares subsidiados por el Estado.

Nosotros pagamos en todos los lugares que vamos y a algunos de alta gama no llegamos y simplemente no vamos, no nos da el bolsillo y buscamos otras opciones. Por supuesto que algún integrante del grupo del club pueda individualmente acceder o porque es invitado, pero no oficialmente como club.

Les dejamos esos lugares para que los conozcan y disfruten los extranjeros y gente de Mendoza que lo pueda hacer, pero no por ello dejamos de valorarlos, todo lo contrario, eso genera empleos y ubica a Mendoza entre los mejores lugares del Mundo para ser visitado y siempre ese turista extranjero derrama algo en todo el comercio local. Podría señalar muchos lugares y bodegas, que nosotros por más que llevamos casi 25 años recorriendo Mendoza mes a mes, no conocemos.

Quizás haya que trabajar un poco más, para que el mendocino conozca que hay mucho más que lugares "top" para extranjeros y que hay excelentes alternativas.

- ¿Qué más hay que hacer para estimular y consolidar una Mendoza gastronómica que se destaque en el mapa global?

- Lo mío en este tema es un hobby, hay varios miembros del club, mucho más preparados para responder a esta pregunta, porque están más en el mundo de la gastronomía y de los vinos, y conozco cantidad de periodistas y comunicadores en Mendoza, que seguramente tienen el conocimiento y la formación para opinar sobre ello, pero particularmente en este tema, puedo señalar, que si bien no hay hoy un programa pensado a 30 años como fue en la vitivinicultura, debemos reconocer que se están haciendo muchas cosas y muy bien.

Entre otras cosas conozco que se está trabajando sobre identidad gastronómica y se trabaja mucho en equipos que apuestan por potenciar el turismo en Mendoza.  Quizás lo único que me gustaría señalar es que debe ponerse la lupa en todo Mendoza, esto es, no tan solo potenciar algunos lugares más que otros, hay mucho por mostrar en el norte, en el este y ni hablar del sur de Mendoza.


Esta nota habla de:

Tenés que saberlo