PRC no se queda en el molde del potasio y busca otros rumbos

La empresa, controlada por el Gobierno provincial, no sólo buscará un nuevo inversor para reactivar el yacimiento de potasio en Malargüe, sino que también busca asociarse con propietarios de licencias mineras de primera, segunda y tercera categoría.

En medio de las negociaciones para el traspaso de la propiedad de Potasio Río Colorado (PRC) desde la brasileña Vale a la provincia, una de las opciones que se analizó fue la creación de una empresa provincial de minería para que Mendoza se hiciera cargo de la compañía. Sin embargo, esa idea se descartó y finalmente PRC pasó a ser una empresa privada con todas las acciones en manos del estado provincial.

Ahora, en pleno proceso de búsqueda de un inversor para reactivar el yacimiento de potasio en Malargüe, la compañía tomó la decisión de no quedarse en el molde del potasio y avanzar con la búsqueda de sociedades para poder tener presencia en la minería de primera, segunda y tercera categoría de Mendoza.

Para eso, el CEO de PRC y exsubsecretario de Energía, Emilio Guiñazú, inició conversaciones con empresas y propietarios de licencias mineras en distintas zonas de la provincia, pero principalmente en Malargüe, para poder asociarse y llevar a PRC a tener participación en el negocio minero más allá del potasio.

Aunque se trata de acercamientos iniciales, lo que está claro es que en la compañía ven más allá de la reactivación del proyecto que iba a ser la gran inversión y motor económico de Mendoza.

De esta manera, aunque no se trata en estricto rigor de una empresa minera estatal, si es una compañía que es propiedad del Estado mendocino que buscaría avanzar en el desarrollo de distintos proyectos mineros en todas las categorías que les sea posibles.

Con esto, PRC no sería una compañía cuya existencia dependa exclusivamente de la posibilidad o no de reactivar el yacimiento de sales de potasio en el sur provincial, sino que pasaría a tener sus matices, como un simil de Emesa.

La búsqueda de inversores

El avance de PCR en una apertura hacia nuevos rumbos, se da en paralelo con el proceso de búsqueda y análisis de inversores que está a cargo del banco suizo UBS.

Un dato relevante que destacó un experto a Memo, es que más allá del banco, considerando las condiciones del contrato, es altamente probable que el banco ya tenga algún inversor bajo la manga.

El acuerdo entre el banco y PRC es bajo la modalidad "success fee", es decir, se abonará según el éxito de la operatoria y el costo se incluirá en la licitación de la mina. Para los conocedores de este tipo de inversiones, es poco probable que una firma tan grande entre a un proceso complejo, como el que tienen que realizar, sin asegurar por lo menos un inversor para poder cobrar al final del proceso.

De este modo, PRC junto con reactivar el yacimiento en Malargüe, también busca romper los moldes y avanzar más allá del metal que le da su nombre.

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo