Qué 10 cosas destruyen los emprendimientos tecnológicos, según un exportador de software

Javier Otaegui es creador de videojuegos y exportador de sus productos. Estalló en un hilo de Twitter ante un planteo propagandístico del gobierno, al que tildó como promotor de políticas "clasistas y conservadoras y, por ende, sexistas".

Javier Otaegui, el cofundador de Tlon Industries, actualmente parte de Per Aspera Game, creador y exportador de viedojuegos, estalló en Twitter luego de que el Gobierno difundiera un tuit en el que dijo, desde el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad: ¿Alguna vez te imaginaste que mujeres y LGBTI+ podían ser lxs líderes del videojuego, protagonistas varones que no sean fuertes ni musculosos o juegos que no premien la violencia o la discriminación? ¡De eso se trata! De reinventar lo que conocemos".

No criticó la intención sino que, como explicó luego en diálogo con quienes interactuaron con él, consideró irrelevante que el Gobierno quiera mostrarse inclusivo cuando sus medidas de "destrucción de emprendedorismo" hacen que las estructuras económicas sigan igual impidiendo los objetivos de inclusión que exhibe en sus propagandas.

Su tuiteo generó una amplia repercusión en el ambiente de las industrias creativas. Podés leer su planteo en forma completa y textual a continuación:

La industria local de videojuegos está destrozada por las políticas antiemprendedores y antiexportadores de este gobierno, sin distinción de género. Las políticas del gobierno son clasistas-conservadoras y por ende sexistas.

Literalmente tendríamos una industria más grande e inclusiva si no fuese porque el gobierno está destrozando todo emprendimiento, y hablo sobre todo de las y los microemprendedores.

Para que no queden dudas, voy a citar las políticas del gobierno que nos excluyen del mundo y por ende de poder producir videojuegos de manera competitiva incluyendo a la mayor cantidad de gente:

1- Para los microemprendedores muchas veces es fundamental licenciar software de creación de contenidos. El software ya es caro de por sí, pero el gobierno te agrega banda de impuestos que lo vuelven impagable. No es sólo software que hay que pagar, sitios web, dominios, servicios. A medida que crece el juego, crecen los gastos.

2- Literalmente no se puede hoy pagar software y servicios al exterior mediante transferencia, hay que hacerlo con tarjeta de crédito. Esto limita atrozmente el crecimiento.

3- El gobierno te obliga a liquidar los dólares que facturas al valor vil de 90. Esto no sucede en ningún país civilizado del mundo. Literalmente te roban tus dólares y te dan papeles pintados. Y no te dejan recomprar.

4- El gobierno está deshaciendo las SAS, es decir, la democratización de la creación de empresas, con toda la persecución que les están haciendo desde la IGJ. Podría seguir pero esos puntos son lo suficientemente graves como para matar las posibilidades de emprendedorismo en el sector de videojuegos en Argentina. Al atacar el emprendedorismo el gobierno perpetúa las estructuras económicas existentes, dominadas por capitales antiguos y amigos del poder, y sobre todo sumamente sexista. Si quieren apoyar a la industria de videojuegos y hacerla más inclusiva, el primer paso que tendría que hacer el gobierno es dejar de destrozarnos cual Saturno devorando a sus hijos.

Yo quiero una industria grande e inclusiva, dónde nadie se sienta excluido y podamos trabajar de lo que nos gusta, los videojuegos. El gobierno hace todo lo posible por impedirlo. Voy a seguir con algunas otras políticas de exclusión que lleva a cabo este gobierno:

5- El incremento de impuestos a la importación de equipamiento informático es una de las políticas de exclusión más importantes de este gobierno. No solo no se consigue hardware sino que esta carísimo producto de el descalabro y tasas de importación. No solo hablo de computadoras potentes que son muy necesarias para hacer videojuegos, sino también de periféricos (Realidad Virtual), y equipos dedicados para desarrollar juegos para consolas. Sí, en todo el planeta existen miles de artistas independientes que publican exitosamente sus juegos en consolas. No deberíamos ser la excepción, pero lo somos

6- La falta de acuerdos de doble imposición, notoriamente con EEUU, lo que implica que un creador argentino tiene un retención en EEUU del 30%. Acoplado a esto, la falta de acuerdos de libre comercio.

7- La persecución a los monotributistas por medio del no incremento de las escalas y todos los rumores de que quieren irlo reduciendo.

8- El disparate que es la recuperación del IVA para exportadores. Los microexportadores simplemente pierden ese dinero por lo engorroso que es recuperarlo. Esto frena terriblemente la generación de redes locales cruzadas de estudios.

9- IIBB también colabora negativamente a que no haya contrataciones entre estudios locales, es un disparate este impuesto que nos hace débiles.

10- Los altísimos impuestos a viajar al exterior y usar la tarjeta de crédito nos excluye de eventos y posibilidades de conseguir financiamiento. En definitiva, ser un emprendedor de videojuegos en Argentina es hoy un infierno. Si quieren que haya mas igualdad, lo primero es dejar de ser tan clasistas y conservadores con el viejo argumento de que "solo emprendan los que puedan". Para una industria más grande e inclusiva, hay que quitar todos los obstáculos artificiales que el gobierno nos ha impuesto. Las políticas actuales solo llevan a la extinción del sector.

El hilo de Twitter de Javier Otaegui, completo

Esta nota habla de:
¿Estás de acuerdo con la prohibición de la Ciudad de fumar en determinados espacios abiertos?