Se venció el plazo y Argentina no pagó: qué implica haber entrado en default

Por sólo U$S 503 millones, un cifra menor para la economía de un país, el país ingreso en secesión de pagos. Ese monto representa los vencimientos de intereses de tres bonos. Qué consecuencias inmediatas genera ingresar una vez más en default y cuáles son los principales riesgos.

Pasadas las 17.00 de Nueva York (18.00 en Argentina), el país ingresó una vez más en default al no pagar U$S 503 millones de intereses de los bonos Global AA21, AA26 y AA46, cuyos vencimientos se produjeron el 22 de abril, fecha en la que se activó una prórroga de 30 días.

Legalmente, el impago constituye un default y las calificadoras de riesgo le pondrán esta etiqueta a la nota crediticia de la Argentina, impactando directamente en los índices de confianza; principalmente, se espera que se incremente el riesgo país. 

Sin embargo, el principal riesgo es la activación de las cláusulas de aceleración, como la de cross default: al "defaultear" algunos bonos, el resto de los tenedores de deuda argentina también podrían considerar que el default los alcanza y, por ende, iniciar juicios que Argentina perderá.

En otras palabras, los bonos tienen una cláusula de cross default (default cruzado), que significa que si el país incumple con el pago de un bono específico, el resto también puede considerar que hubo secesión de pago y demandar a Argentina.

De todos modos, podría haber un dato alentador para Argentina: como estos bonos que entraron en default están en la propuesta de canje que ofrece el Gobierno para refinanciar U$S66.000 millones, un eventual acuerdo anularía la condición de impago que se produjo este viernes.

Recientemente, el Gobierno argentino extendió las negociaciones con los bonistas hasta el 2 de junio. Por un lado, el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que el pronóstico es optimista, pero el grupo de los principales acreedores manifestó lo contrario.

"La proximidad de un acuerdo que lleve a las negociaciones a buen puerto podría evitar que los bonistas activen las cláusulas de cross default y otras de aceleración por las que reclamen", señalaron economistas a El Cronista, ante la posibilidad del impago.

Pero al mismo tiempo, agregaron que "si hay acuerdo, no es que habrá habido un default anecdótico como dijo Guzmán, pero sí de consecuencias acotadas. Todo pareciera indicar que no se va a ejecutar la cláusula de cross default".

Contrariamente, si el acuerdo por el canje de deuda se dilata, "puede haber algún ruido" en términos financieros y económicos. "Para que no haya aceleración, la condición es que estén cerca de acordar. De todos modos las calificadoras de riesgo van a declarar que no hubo pago y que Argentina volvió a entrar en default".

Esta nota habla de:
Más de Economía
En claves: qué implica para Argentina la activación de los seguros de default
Wall Street

En claves: qué implica para Argentina la activación de los seguros de default

Por el no pago de Argentina, los bonistas que contrataron CDS (credit default swap) cobrarán cerca de U$S1.500 millones. Mientras tanto, continúan las negociaciones entre el Gobierno y los acreedores para refinanciar U$S66.000 millones.
El Gobierno prorrogó nuevamente el plazo para acordar con los bonistas
Hasta el 12 de junio

El Gobierno prorrogó nuevamente el plazo para acordar con los bonistas

Siguen sin arribar a un acuerdo para refinanciar U$S66.000 millones. Técnicamente, Argentina entró en default el 22 de mayo, al no pagar un vencimiento de U$S500 millones.
YPF negó suspensiones: "No está en los planes de la empresa"

YPF negó suspensiones: "No está en los planes de la empresa"

"YPF desmiente que tenga en sus planes licenciar a sus empleados, como afirman ciertas notas publicadas en el día de la fecha. No existe en la compañía ninguna iniciativa en ese sentido", señalaron.