Tres aspectos por los que fue baja la temporada alta de turismo en Mendoza

No fueron los mejores meses para el turismo de Mendoza en el inicio del año.

Históricamente los meses de enero y febrero han sido de temporada alta en Mendoza respecto al turismo. Cerca del tiempo de vendimia, estos casi 60 días han sido el fuerte de una provincia con inmensidad de recursos naturales poco explotados.

Tres excelentes alternativas de domos en Mendoza, según Tripadvisor

Sin embargo, el 2023 no arrancó de la mejor manera más allá del habitual público que llega a esta parte del país con la misión de poder estar y contemplar de cerca el Cerro Aconcagua, el más alto del continente con 6.962 msnm.

Desde Memo pudimos dialogar con algunas agencias de turismo receptivo y todas aseguraron que luego de la pandemia creían que este año iba a tener características superlativas, sobre todo con el número de visitantes de otras provincias que, en gran medida, eligieron otros puntos para veranear como es el caso de Brasil.

Y ante esta situación se desprenden algunos argumentos que explican el "no" a Mendoza. En primer lugar los altos precios, no solo de alojamiento sino también de restaurantes, sobre todo en bodegas que están destinadas a recibir viajeros que llegan desde el exterior. Para una familia tipo esta opción es prácticamente imposible. Mendoza nunca fue una provincia de las denominadas "baratas", aunque, esta vez, este ha sido uno de los motivos clave de la baja actividad.

Almuerzo en bodega, misión imposible para una familia.

Almuerzo en bodega, misión imposible para una familia.

A esto se le suma el pésimo estado de las rutas en Mendoza. Arrancando por la ruta provincial 82, de estado deplorable, e increíblemente las rutas nacionales 7 y 40, esta última con tramos de tierra como en el sector de Malargüe y de características inadmisibles como el caso del enlace con San Juan. Estos problemas viales han traído un sinnúmero de accidentes y no es un tema menor cuando se planifica realizar un viaje y pasar unos días de vacaciones.

Si, todavía existen rutas nacionales de tierra. 

Si, todavía existen rutas nacionales de tierra. 

Por último, la falta de infraestructura. Una de las mayores quejas de los pocos visitantes este año fue la escasa oferta de todo tipo en sectores como Potrerillos o Cacheuta. Sin paradores, sin vegetación en la zona del perilago, etc. Ni hablar si el turista busca lugares para almorzar o pasar una linda tarde de té en alta montaña. Directamente no hay nada. Penitentes ya es un pueblo fantasma y las adyacencias no ayudan demasiado.

Mendoza sufre las consecuencias de una falta de planificación importante y de poca promoción turística. En tiempos donde es fácil hacer conocer las bondades naturales y trabajar para enriquecerlas, los visitantes optan por otros sitios, tal vez sin tanta belleza, pero sí más económicos, con trabajo visible y diversas alternativas para todos los sectores. Señores, hay tarea para la casa, deberá estar resuelta para 2024.

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?