Un jubilado que cobre la mínima en Mendoza estará, a mitad de año, bajo la línea de la indigencia

El promedio la Canasta Básica Alimentaria está aumentando por encima de inflación. Las subas durante esta año van entre un 4,5% y un 5%. Si se mantienen, cuando se aplique el nuevo aumento jubilatoria estará bajo el valor de la canasta.

El lunes la Anses anunció un aumento del 12,2% para los haberes de junio de todos los jubilados del país, con lo que la mínima quedará levemente por encima de los $23.000. Lo malo, es que para esa fecha, y haciendo una proyección de las mediciones que realiza la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas del Gobierno de Mendoza, (DEIE) sobre la Canasta Básica de Alimentos (CBA), la jubilación mínima estaría por debajo la línea de la indigencia en la provincia.

De acuerdo a la última cifra entregada correspondiente a marzo, la CBA en Mendoza alcanzó los $22.001,08. Esta canasta considera el conjunto de bienes que satisfacen las necesidades nutricionales de las personas, es decir sólo alimentos. Por lo tanto, los hogares que cuenten con un ingreso menor se consideran pobres extremos o indigentes.

De enero a febrero la CBA aumentó un 4,5% en la provincia, pasando de $20.037,88 a 20.947,45. De febrero a marzo la suba fue aún mayor, anotando un 5% y llegando a los $22.000.

En 2021 el aumento de las canastas que miden pobreza e indigencia subieron por encima de la inflación, lo que hace que a la hora de las mediciones oficiales más personas se encuentren en pobreza y pobreza extrema.

De concretarse otro mes con la misma tendencia de aumento de los primeros meses y -por ejemplo- la CBA sube un 4,5%, llegará a los $23.000 y estará en el mismo nivel de la jubilación mínima. Para el mes siguiente, a mitad de año y ya con el aumento aplicado, estará por debajo de la línea de la indigencia. En esas condiciones seguirá hasta el siguiente aumento que recién se aplicará en septiembre.

Por eso, más allá de la valoración que se haga de una u otra fórmula (la actual y la anterior), los jubilados siguen percibiendo haberes que no les permiten mantener una buena calidad de vida. 

Incluso, a nivel nacional la situación es aún peor y, con las cifras de marzo, los jubilados que cobran la mínima ya se encuentran en la indigencia porque una familia requirió $ 25.685 para no ser indigente, de acuerdo a los datos informados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En marzo en el país la canasta básica alimentaria subió 4,5% respecto de febrero, mientras que la canasta básica total -que establece la línea de pobreza- subió 5%, es decir por encima del índice de inflación de marzo que fue de 4,8% en ese mismo mes de acuerdo a la medición oficial.

Esta nota habla de:
¿El Malbec es tu vino preferido?