Yamaha lanzó su plan de ahorro y ya hay quejas de los usuarios

Es por el aumento arbitrario de las cuotas. Advertencia sobre estafas, el "video instructivo" y un caso testigo.

La marca japonesa Yamaha fue una de las últimas empresas en sumarse a la modalidad de ventas de vehículos por planes de ahorro en la Argentina. Y lo hizo con una particularidad: en lugar de vender cuotas con la promesa de entregar un auto, lo hace con cuotas a cambio de la promesa de una moto, explica el portal especializado motor1.com.

Los planes de Yamaha suelen ser de 60 cuotas y arrancaron con un primer inconveniente: los clientes que empezaron pagando para recibir una YBR125 ED, se quedaron sin ese modelo. Fue la primera promesa que no se cumplió. Al discontinuarse su producción, en enero pasado, esos ahorristas fueron trasladados de manera automática a la más costosa YBR125 Z. Este cambio de modelo fue avalado por la Inspección General de Justicia (IGJ). El organismo a cargo del abogado y confeso militante kirchnerista Ricardo Augusto Nissen suele fallar a favor de las empresas en detrimento de los ahorristas.

Los planes de ahorro de Yamaha no están exentos de otros problemas habituales en las automotrices que ofrecen esta modalidad: la propia marca advierte sobre vendedores deshonestos, que utilizan el nombre, los logos y el discurso de la marca para estafar a los clientes y robarles sus ahorros.

Por eso, la filial local de la marca japonesa salió a cubrirse con una advertencia: "Antes de adquirir cualquier producto Yamaha, verifique que se trate de un agente concesionario oficial de nuestra marca. Cualquier persona humana o jurídica ajena a la red de agentes concesionarios oficiales que comercialice productos Yamaha u ofrezca algún tipo de financiación en nombre de Yamaha, sea cual fuere la modalidad o canal que utilice para hacerlo, no tiene ningún tipo de vínculo con Yamaha Motor Plan Argentina S.A. de Ahorro para Fines Determinados".

Para explicar el funcionamiento de su sistema de plan de ahorro, Yamaha creó un colorido dibujito animado con información para clientes. Una curiosidad: en este cartoon, los ahorristas siempre tienen los ojos entrecerrados, como si estuvieran adormecidos o atontados. Algunos de ellos incluso se muestran con copas de champagne en la mano, como si estuvieran en medio de una fiesta donde circula el alcohol.

Pero estos son sólo personajes de ficción. Ahora vamos a la realidad. Fernando Garello, uno de los ahorristas atrapados en el Plan de Ahorro Yamaha, escribió a novedades@motor1.com para relatar el aumento arbirtrario en las cuotas de las motos. En un gráfico detallado mostró cómo fueron las subas bien por encima del ritmo de la inflación (a quien no es sencillo ganarle). Su testimonio completo se publica acá abajo.

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?