Quiso cruzar a Chile en avión, se estrelló en la cordillera y lo mató el frío: a 102 años de la frustrada hazaña de Matienzo

Se cumplen 102 años de la frustrada hazaña de Benjamín Matienzo, el joven militar entusiasta que falleció con apenas 28 años después de estrellarse en la cordillera.

El 28 de mayo de 1919 a las 06:40 horas, tres pilotos argentinos partieron con sus aviones del campo de aviación Los Tamarindos, en un intento de cruzar la cordillera y llegar a Chile. Entre ellos estaba el teniente Benjamín Matienzo, quien pese al mal tiempo, decidió continuar hacia Chile, pero terminó estrellándose en la cordillera de los Andes.

Los otros dos eran el Capitán Pedro Zanni y el Teniente Primero Antonio Parodi, que al poco tiempo de despegar decidieron regresar con problemas mecánicos en sus aeronaves. Matienzo siguió solo, tratando de mantener su velocidad de 120 kpm y la altura necesaria para sortear la cordillera, lo que finalmente no pudo lograr.

Crónicas de la época (hace 102 años) destacaron que un fuerte viento del oeste enfrentaba al avión y lo mantenía flotando, sin avanzar. La última visión de un grupo de testigos fue el avión lanzado en picada hacia Chile, quizás sin combustible, en un último intento de lograr el cruce. No se tuvieron más noticias.

El 18 de noviembre de 1919, en las cercanías de un refugio de mineros, una patrulla de búsqueda encontró el cadáver de Matienzo. Por indicios se supone que estuvo varios días luchando por llegar a Las Cuevas, hasta sufrir una severa hipotermia que, finalmente, terminó con su vida .

Treinta años después, el 4 de febrero de 1950, una expedición militar organizada por los suboficiales Svars y Bringas encontró el avión de Matienzo en las nacientes de esa quebrada, a unos 15 kilómetros del lugar donde fue hallado su cuerpo.

Experimentados montañeses, baqueanos, testigos que vieron el avión y personal de las fuerzas armadas, coinciden que en algún momento la aeronave sobrevoló territorio chileno, para luego ser rechazada por el fuerte viento del oeste que finalmente provocó el accidente.

El diario La Gaceta de Tucumán, provincia de la que era oriundo Matienzo, "el cadáver fue hallado con la cabeza destrozada por los cóndores, se encontró recién en noviembre, y se lo inhumó en una imponente ceremonia el 25 de ese mes".

"Vestía uniforme militar de campaña. Sobre la blusa llevaba una tricota blanca de lana. Tenía, además, un traje de mecánico, de brin, calzando un par de botas de charol, de reglamento, cañas blandas", rasgadas por la caminata. El pantalón estaba desgarrado en la rodilla izquierda", agregaron.

Se veía "prendida al lado derecho de la chaquetilla la insignia de aviador militar, y en el cuello de la misma la divisa del 5º de Ingenieros, al que pertenecía". A pocos pasos estaba el casco, un pasamontañas, guantes y un cuello. El cadáver tenía en el dedo un anillo de oro con las iniciales B.M. sobre esmalte rojo.

"En uno de los bolsillos del pantalón tenía un revólver del Ejército, marca Smith Wesson, de 7 mm. con dos cápsulas vacías", y un barómetro. En la billetera se encontró dinero, un billete de lotería y un pequeño recorte, al parecer de un diario chileno.

Decía el artículo: "Cuando levantaron la prueba los aviadores Godoy y Cortinez, los argentinos aseguraron que era cuestión de aparato. Hoy intentan la prueba los tres primeros aviadores argentinos (se refería a Matienzo, Zanni y Parodi), con aparatos de gran potencia. Realmente, la cuestión es de aparato. ¡Pero qué aparato!".

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?