Tres años después, finalmente concluyeron por qué cayó el helicóptero en Tupungato

El incidente ocurrió en febrero de 2019 y quedó registrado en videos desde adentro y fuera de la aeronave. La inusual demora y las conclusiones de los investigadores.

Existían imágenes a bordo de la aeronave al momento de la caída, videos exteriores que mostraban en detalle el accidente, testimonios de testigos que observaron impávidos lo ocurrido, declaraciones de los tres tripulantes y aun así tuvieron que pasar tres años para determinar por qué cayó el helicóptero Robinson en la montaña de Tupungato, en febrero de 2019.

Días atrás, en el informe final, la Junta de Seguridad en el Transporte descartó una falla del helicóptero o una ráfaga como causa de la caída: el accidente en la etapa final de aquel vuelo ocurrió como consecuencia de una serie de errores del piloto, Walter Quiroga, un ex miembro de la Policía que había participado de otros incidentes.

En primer lugar, la junta de investigaciones puntualizó que el piloto del helicóptero (un Robinson R 44 Raven II de la empresa Servicios Aeronáuticos de Cuyo S.A.) no realizó una maniobra de reconocimiento previo al intento de aterrizaje. Se trata de un procedimiento necesario para evaluar las condiciones del lugar y minimizar los riesgos de la operación.

Por otra parte, la Junta consideró que el piloto no se percató de que en la etapa final del vuelo cayeron sustancialmente las RPM del rotor principal y, al encenderse la alarma que daba cuenta de esto, "las acciones realizadas por el piloto sobre el cíclico y el colectivo para aumentar las RPM fueron tardías y no alcanzaron para que estas se recuperaran".

Parte del informe final sobre el accidente ocurrido en febrero de 2019.

La caída de las RPM del rotor, lo que generó que el helicóptero entrara en pérdida y no pudiese recuperar vuelo, quedó registrada en las imágenes que grabó uno de los pasajeros (iban el piloto y dos turistas extranjeros) y en donde se observa cómo se enciende una luz en el tablero de comandos del helicóptero, además del sonido de advertencia.

Entre las conclusiones del informe, la Junta de Seguridad en el Transporte (ex JIAAC) destacó que Quiroga no contaba con cursos de vuelo en zonas montañosas. Literalmente, se advirtió que "al momento del accidente, el piloto no había realizado ningún curso de vuelo en montaña para helicópteros".

Otro incidente con el mismo protagonista

El 13 de febrero de 2019, el piloto Walter Quiroga y dos turistas extranjeros realizaron un vuelo rumbo a la Estancia Rancho e Cuero, en la montaña de Tupungato. Segundos previos al aterrizaje, y por los motivos descriptos, el helicóptero impactó fuertemente contra el piso, sin que haya que lamentar heridos entre los tripulantes ni las personas que aguardaban en tierra.

El incidente fue registrado en videos desde tierra y desde el interior de la aeronave. Sin embargo, tuvieron que pasar tres años para que la Junta de Seguridad en el Transporte determinara las causas, cuando en otras ocasiones en las que se cuenta con menos elementos, el tiempo promedio es inferior a dos años.

En relación al piloto, meses antes de la caída en Tupungato había dejado la Policía de Mendoza a partir de protagonizar otro incidente: a Quiroga se lo culpabilizó por la rotura del flamante Eurocopter que había adquirido la gestión de Alfredo Cornejo, debido a un error en el procedimiento de encendido.

En 2010, Quiroga, quien estaba a cargo de la Base Cóndor, fue suspendido por la utilización de un helicóptero de la Policía de Mendoza para sobrevolar Potrerillos con un grupo de turistas.




Esta nota habla de:

Más leídas de Hechos