Histórico hallazgo podría determinar el origen de la vida en la Tierra

Las bases para la vida en la Tierra habrían llegado del espacio. Científicos japoneses hallaron uracilo en una muestra de Ryugu, el asteroide más antiguo del universo conocido.


En diciembre de 2020, científicos japoneses esperaban con ansias un paracaídas venido del espacio. El artefacto traía una cápsula de poco más de cinco gramos. Allí dentro había tan solo un poco de polvo. Pero no era cualquier polvo, sino el material más antiguo jamás estudiado en un laboratorio. Después de más de dos años de estudio, los expertos determinaron que en esa porción de tierra -que existe hace más de 4.500 millones de años- yace una molécula que puede ayudar a contestar una de las mayores preguntas de la ciencia: ¿cómo surgió la vida en la Tierra?

Esos cinco gramos de polvo venían directo de la superficie de Ryugu, un asteroide de unos 900 metros de diámetro que orbita entre Marte y la Tierra a una distancia mínima de casi 100.000 kilómetros. ¿Por qué el interés en Ryugu? Porque ese asteroide permaneció errante e intacto desde los orígenes del sistema solar, y contiene alguno de los materiales más básicos con los que se formaron los planetas.

Los descubrimientos hicieron honor a las expectativas. En la composición de esa porción de tierra, un equipo internacional dirigido por el profesor asociado Yasuhiro Oba en la Universidad de Hokkaido descubrió que había uracilo, uno de los componentes básicos necesarios para formar el ARN. También se detectó ácido nicotínico, conocido como vitamina B3 o niacina, que es un cofactor importante para el metabolismo de los organismos vivos.

Las moléculas de tierra más antigua del universo

Los descubrimientos publicados en la revista Nature dan cuenta de que las bases para la vida en la Tierra habrían llegado del espacio. De hecho, esta evidencia solo le da más fuerza a la teoría de que los componentes básicos importantes para la vida llegaron al planeta gracias a los meteoritos.

Los meteoritos de la vida

"Los científicos han encontrado previamente nucleobases y vitaminas en ciertos meteoritos ricos en carbono, pero siempre existió la cuestión de la contaminación por exposición al medio ambiente de la Tierra", explicó Oba. "Dado que la nave espacial Hayabusa2 (de la agencia espacial japonesa, JAXA) recolectó dos muestras directamente del asteroide Ryugu y las entregó a la Tierra en cápsulas selladas, se puede descartar la contaminación".

La vida en la Tierra existe hace aproximadamente 3.700 millones de años, con los primeros microbios capaces de reproducirse. ¿Cómo nacieron? Todavía no hay una respuesta segura, pero sí una aproximación: el ADN y el ARN que les permitió proliferar y evolucionar se formó en un entorno con calor, agua y esos ladrillos básicos de la vida posiblemente llegados del espacio, como las chimeneas hidrotermales del fondo del océano. Si se tiene en cuenta que hace unos 4.100 millones de años, en la Tierra cayeron cientos de cometas y asteroides, es muy posible que con ellos hayan venido buena parte del agua de los océanos actuales y también compuestos orgánicos básicos.

"Este hallazgo refuerza aún más la hipótesis de que las moléculas orgánicas presentes en meteoritos, asteroides y cometas contribuyeron a la evolución prebiótica de la Tierra temprana y posiblemente al origen de la vida en este planeta", consignó Oba.

Cómo se formó la vida en la Tierra

El equipo de la Universidad de Hokkaido encontró uracilo en pequeñas cantidades, mientras que la vitamina B3 "era más abundante". "También se encontraron otras moléculas biológicas en la muestra, incluida una selección de aminoácidos, aminas y ácidos carboxílicos, que se encuentran en las proteínas y el metabolismo, respectivamente", agregó Oba.

Estos componentes ya se habían encontrado en otros meteoritos ricos en carbono, de manera similar pero no idéntica. Esto, para el equipo, se debe a que la exposición a los ambientes extremos del espacio generó esas diferencias de concentraciones. Por otra parte, atribuyeron la formación de los compuestos con nitrógeno a moléculas más simples como el amoníaco, el formaldehído y el cianuro de hidrógeno, no detectadas en Ryugu pero presentes en el hielo cometario.

Así llegaron las muestras de Ryugu a la Tierra

Según informó El País, también en meteoritos se hallaron el resto de "letras" que componen el ARN y el ADN: adenina (A), citosina (C ), guanina (G) y timina (T). En estudios anteriores, el equipo de Hayabusa ya había anunciado que en Ryugu también hay aminoácidos, ladrillos fundamentales para formar proteínas a partir de la información almacenada en el ADN. Los aminoácidos hallados en ese cuerpo eran definitivamente alienígenas, pues no estaban entre los 20 que usan los organismos terrestres para formar las proteínas que los mantienen vivos.

El futuro promete más respuestas. Este año, la misión OSIRIS-REx de la NASA devolverá muestras del asteroide Bennu, y un estudio comparativo de la composición de estos asteroides, del que participará Oba, proporcionará más datos para fundamentar estas teorías.

Esta nota habla de:
¿Qué es la afirmación de Musk de que la humanidad debe conquistar otros planetas?