Mató a un chico conduciendo ebrio y ahora impactó contra una rotonda

Un hombre de 38 años que fue condenado en 2010 por atropellar y matar a un chico, ahora chocó con 2,7 gramos de alcohol en sangre.

Este viernes Pablo Emiliano Yáñez de 38 años impactó contra la rotonda de calle Aráoz en Luján de Cuyo. Los resultados del control de alcoholemia arrojaron que manejaba con 2,7 gramos de alcohol en sangre, cinco veces más de los permitido.

La cuestión se vuelve más grave cuando se confirma que el mismo conductor en el año 2010 mató a un joven al cual atropelló mientras conducía en estado de ebriedad.

Yáñez, manejaba un Peugeot 208 en ese momento se habría quedado dormido al volante e impactó contra un parante de cemento en la rotonda ubicada en la interseccion con el Acceso Sur.

 Personal de Tránsito Vial le realizó el test de alcoholemia y confirmó que manejaba completamente borracho.

En 2010 Yañez fue condenado a 8 años y 6 meses de prisión por homicidio simple tras atropellar y matar a Tomás Trossero. Fue encontrado culpable de atropellar al joven, conducir sin licencia, en contramano y en estado de ebriedad, además de intentar escapar del lugar del accidente.

La sentencia incluyó también una inhabilitación para conducir por 10 años. El tribunal que dictó la sentencia marcó un precedente en la Justicia local, ya que es poco común que un automovilista sea condenado por homicidio simple en casos de atropellos.

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?