¿Qué significa ser bueno? ¿Ser bueno requiere coraje?

"Ser bueno indica un movimiento que parte de nosotros hacia nosotros mismos y por tanto realiza de alguna manera lo que debemos poseer para tener un determinado tipo de sustancia", escribe en esta nota el Prof. José Jorge Chade.

José Jorge Chade
Presidente de la Fundación Bologna Mendoza

Hoy quiero disipar un mito: se dice que los buenos sufren y esto significa que son débiles. Si crees que dejar ir es necesario para ser bueno, significa que no sabes lo que significa ser "bueno". Los buenos, los verdaderos, son guerreros. Ser bueno requiere coraje. Porque los verdaderamente buenos eligen ser buenos. No sufren, no evitan, actúan y pelean sus batallas. Siempre es una cuestión de elecciones, y es mucho más difícil elegir librar una batalla con el espíritu y el corazón que con la fuerza. Quédate en lugar de huir. Los verdaderamente buenos son guerreros, fuertes, tenaces, pacientes, combativos, justos. Para ser bueno se necesita un gran corazón, capaz de ver lo que es malo y, a pesar de ello, saber que el bien siempre puede vencer. Ser bueno no es una obligación. Pero si decides formar parte de este equipo, debes saber que puedes estar realmente orgulloso de ti mismo. No pienses diferente sólo porque otros piensan así. Tú eliges en qué dirección tomar tu vida.

Ser bueno no es sinónimo de estupidez. Según un estudio de la Sociedad Asturiana de Psiquiatría, ser bueno es conveniente, porque favorece nuestro bienestar emocional. Los valores humanos actúan en este caso como factores protectores.

Hay diez valores aplicables a toda cultura que se consideran positivos. Bondad, universalismo, libertad de pensamiento, una vida apasionante, hedonismo, éxito personal, poder y valores más tradicionales como la seguridad, el conformismo y la tradición.

Vivir una vida acorde con valores positivos nos aporta una sensación de protección frente a una sociedad que muestra cada vez menos tolerancia hacia los problemas. Cada vez surgen más problemas adaptativos que acaban provocando patologías, como depresión, ansiedad, estrés, etc.

Haciendo el bien a nuestro prójimo, encontramos nuestro propio bien.

Todo lo que hacemos hacia los demás es como un boomerang que volverá, dependiendo de nuestra forma de actuar. Cuando intentamos hacer el bien a los demás, a través de pensamientos o acciones, fortalecemos nuestras conexiones con ellos. Conexiones que nos aportan emociones confortables, protagonistas de nuestro bienestar emocional.

La mayor parte de lo que damos nos lo devuelven en alguna circunstancia vital, muchas veces multiplicado. Si se trata de ayudar a través del amor, debemos saber que ofreciéndolo nos abriremos a esa ley natural por la que se recicla este sentimiento.

Construir el bien común es una tarea en la que todos debemos participar. Actualmente, en la sociedad reina un sentimiento de indiferencia, la gente está cansada y tiene poca confianza en los demás. Todos tenemos la sensación de que, en muchos aspectos, la vida nos está engañando. Además del diagnóstico, sentimos la necesidad de salir de esta situación.

Lo que das a los demás, también te lo das a ti mismo. Y en consecuencia, te privas de lo que no ofreces.

El único signo de superioridad es la bondad.

Cualquier acto de bondad es una demostración de poder. Ser persona benevolente no implica aumentar la tolerancia hacia lo ruinoso o conformarse a la ineptitud, sino tener voluntad de hacer el bien. Recuerda que tu bondad es tan buena como el mejor acto que has realizado en tu vida.

Para Gautama Buda, por encima de todo estaba la bondad amorosa. De la misma manera que la luz de la luna brilla sesenta veces más que la de las estrellas, la bondad amorosa libera el corazón sesenta veces más que todos los éxitos alcanzados. Si nos alimentamos de la bondad, los miedos y los arrepentimientos morirán de hambre.

La paciencia es la mejor virtud para describir a las buenas personas. Capta la capacidad de otorgar libertad y un margen de error a las personas que amamos. Parece que el arte de la bondad es un bien escaso, pero es más común de lo que pensamos.

La vida premia a las buenas personas a través de la gratitud. Un elogio significa que nuestro trabajo ha sido reconocido, el cariño que nuestra empresa es apreciada por los demás; gratitud significa que somos capaces de ser útiles a otras personas, ya sea a través de nuestras palabras, nuestros gestos o nuestros comportamientos. Los tres elementos, al mismo tiempo (piropos, cariño y agradecimiento) nos permiten establecer relaciones más estrechas y fuertes.

"¡Vamos, pórtate bien al menos en Navidad!". Se dice que todo el mundo debería ser más amable en Navidad. Al menos en Navidad. ¿Por qué se publica una declaración tan segura, por qué "al menos" en Navidad? ¿Con qué conciencia se puede decir algo así?

Como en el caso de la belleza, todos sabemos inmediatamente lo que significa el bien, pero no siempre somos capaces de explicar por qué.

Una persona puede ser buena. Un niño puede haberse portado bien durante el día en casa o en la escuela. Incluso la comida puede ser buena. El estreno de un rodaje de película puede ser bueno. La dicción y la pronunciación también son buenas. Buena es la reputación, bueno es un voto. Incluso podría usar el vestido bueno para una ceremonia. Hay buenas intenciones y buenos modales. Es un buen día.

En definitiva, la lista podría continuar aún mucho más.

Las cosas empiezan a parecer enredadas, pero, no nos desanimemos, inmediatamente desenredamos el problema.

¿Qué expresa la palabra bueno?, qué nos quiere decir, ¿de qué se llena para cobrar consistencia?

Para darle sustancia a la palabra bueno, se juntan palabras que muchas veces no se nos ocurriría juntar.

Justo, ante todo, lindo, generoso, altruista, acogedor, amable, cortés, sensible, tranquilo, honesto, moralmente justo, elegante, sereno, tranquilo, servicial, eficiente, adecuado, respetable, capaz, conveniente, ventajoso. y, piénsalo, feliz.

Sí, feliz. La palabra bueno tiene sus raíces en el latín bonum. Es fácil imaginar la traducción. Pero bonum, a su vez, deriva de una palabra aún más antigua: duonus, precisamente con la "d", contracción de divonus que significaba feliz, y cuya raíz sánscrita (div) era la misma que dio vida a la palabra "divino".

Entonces ¿A qué más podemos aspirar? Y es interesante notar cuánto se parece la palabra duonus a nuestro "don".

Parecería, en efecto, que para ser bueno hay que ser feliz, y que para ser feliz hay que ser divino y una especie de don.

Además, no olvidemos, y ya lo dijimos en el artículo sobre la palabra bello, que bueno y bello eran una sola palabra (bonus). Así que piensa en qué mezcla de positividad. Mejor que un cóctel afrodisíaco.

Pero ¿qué implica todo esto con respecto a nuestro comportamiento ante la presencia de esta simple palabra "bueno"?

¿Por qué parece tan difícil ser bueno? ¿Qué tipo de compromiso requiere? ¿Y por qué esperamos que al menos en Navidad todo el mundo lo sea un poquito más?

Para intentar entenderlo, hagamos la pregunta de siempre: ¿puede un verbo derivar de la palabra bueno?

No, el "bueno" no existe en nuestro idioma. En todo caso, su derivado es otra palabra espléndida: bondad. Pero, antes de decir algo sobre la bondad, es necesaria una mayor claridad, porque, incluso sin "bueno", todavía parecen surgir algunos verbos.

Si es cierto que el "bueno" no existe, también lo es que podemos decirle a alguien "sé bueno".

Bueno para realizarse, para encontrar su razón de ser, pide ayuda al verbo ser. Que por algo se llama auxiliar. Brinda ayuda a quienes no pueden o no poseen esta característica por sí solos.

En definitiva, aunque la palabra bueno no implica acción directa, sí implica acción indirecta.

¿Y qué significa? Que en lugar de actuar hacia afuera debemos actuar hacia adentro para lograrlo. Dicho de manera alternativa, el ser auxiliar nos ayuda en la tarea de manifestarnos como "buenos".

Ser bueno indica un movimiento que parte de nosotros hacia nosotros mismos y por tanto realiza de alguna manera lo que debemos poseer para tener un determinado tipo de sustancia.

Nuestro ser bueno, entonces, inevitablemente también producirá efectos en los demás y en el entorno que nos rodea. En la práctica, el movimiento, nuestra acción, estará dirigida hacia nosotros mismos y los efectos en el exterior serán una consecuencia.

En el caso de los verbos transitivos, como "desear", la acción se dirige fuera de nosotros: para realizar el deseo, debo actuar fuera de mí mismo.

"Ser", y bien lo sabía el conocido Eric Fromm que recorrió el mundo con su "Tener o Ser", implica de alguna manera ponerse ahí.

Ser bueno sugiere que uno mismo debe encarnar la bondad.

Contiene su intenso sentimiento de buena voluntad, benevolencia, bondad de mente y corazón. Poseer el bien significa poseer las cualidades y habilidades del bien.

Y es por eso que alguien está haciendo correr la voz de que al menos en Navidad debemos ser más amables. La Navidad es el período que personifica el nacimiento de los buenos sentimientos, del amor, de la paz, de la comprensión, del altruismo, y el bien son las antípodas de la guerra, de las controversias, de los malentendidos.

Evidentemente, cuando se trata de un objeto, ya sea concreto o abstracto, que es "bueno", ocurrirá más o menos lo mismo. Para que un postre sea bueno, empieza por dentro, con buenos ingredientes.

Y si deseamos a alguien "¡que tenga un buen día!", esperamos que ese día contenga las cualidades de la palabra "bueno".

¡Que tengan un buen día todos entonces!

Esta nota habla de:
¿Quién ganará la interna del PRO en Mendoza?