La república respiró

"Estamos en una coyuntura histórica abierta por la pandemia en la cual la insatisfacción y la incertidumbre son sentimientos que dominan los estados de ánimo", sostiene en esta columna Sergio Bruni.

Sergio Bruni

Los sectores más lúcidos de la oposición, no solo partidaria sino de variadas organizaciones civiles, como la Red de Entidades por la Justicia Independiente en Argentina (REJIA) o la Asociación de Profesores Republicanos, entre tantas otras, fijaron para las elecciones de medio término, el marco conceptual que se buscó imponer a lo largo del proceso electoral: "República o Populismo". Sobre esa disyuntiva la sociedad argentina se expresó. Luego veremos cómo.

Es habitual en los medios de comunicación, cualquiera sea su versión, enseguida de los primeros resultados electorales analizar en base a Ganadores y Perdedores, en muchos casos según la realidad, en otros según las preferencias del medio. En todos los casos, referidos a nombres de la política partidaria.

Cuando la espuma y la urgencia informativa baja, podemos darnos el sencillo lujo (valga el oxímoron) en la modernidad líquida que viven nuestras sociedades -Zygmunt Bauman- de una mirada menos urgente, aunque pretendidamente un poco más sustancial.

La república y sus valores estaban en terapia intensiva y con respirador artificial. El gobierno podía alcanzar la mayoría en ambas cámaras parlamentarias en la pasada elección. El planteo opositor republicano, se sustentó en el clima de hartazgo social frente a las políticas del poder ejecutivo colonizadoras de los otros poderes del estado, la abierta y aviesa intención de convertir al poder legislativo en una mera "escribanía" de los actos de gobierno; y al poder judicial, en un apéndice ideológico de las decisiones jurídicas. Colocaron a la república en un serio peligro y las urnas se expresaron en consecuencia.

Estamos en una coyuntura histórica abierta por la pandemia en la cual la insatisfacción y la incertidumbre son sentimientos que dominan los estados de ánimo. Ante esto, los buenos gobiernos buscan ser contenedores y claros. Los malos gobiernos o los gobiernos populistas, aprovechan esa debilidad para profundizar aquellos sentimientos, al débil es más fácil dominarlo. Los republicanos acompañamos las primeras decisiones del gobierno nacional, luego vino el desencanto por el engaño inferido. Apelar a los miedos infundados, es una deplorable herramienta de poder. Tenernos encerrados es un modo autocrático del ejercicio del poder. La cuarentena más larga e inútil del mundo, con un colapso económico previsible, debía tener un correlato electoral adverso.

Por qué importaron estas elecciones y por qué afirmamos que respiró la república. Desglosaremos la afirmación para comprenderla mejor.

Los k puros gobiernan dos provincias, Buenos Aires y Santa Cruz. Ser derrotados en la génesis del kirchnerismo, provocará una crisis en este particular movimiento que, como ahora quiere colonizar las instituciones del país, comenzó por colonizar al peronismo. Desde los ‘90 que gobiernan Santa Cruz, nunca perdieron una elección, el domingo pasado el pueblo los puso terceros. Alicia no pudo cumplir con la provincia de las maravillas, ¿lo intentará Máximo?

Cristina perdió el quórum en el senado de la nación, un mazazo político insoportable para su personalidad. "Prefiero victimizarme en la cárcel, bien podría decir, a que la nueva composición senatorial cuestione los caprichos de mi poder", construyendo una suerte de ficción de nuestra parte.

En la Cámara de diputados, el FDT quedaría de acuerdo con los resultados provisorios, con 118 diputados, dos menos; JXC tendría 116 y los nuevos bloques que conformarán no alineados con el gobierno, en especial los liberales, sumado el FIT que vota todo en contra, para alcanzar el numero clave de 129 diputados para sesionar, estarán al igual que el senado, obligados a dialogar y buscar consensos.

No habrá, sin buenos acuerdos, reforma judicial posible, reformas bochornosas como la del Ministerio Público Fiscal, ni posiciones a favor de dictaduras, ni cumpleaños oscuros en Olivos, porque si acordar es una voluntad cierta, deberán ir guardando todo desatino que rompa el diálogo.

Desde el regreso de la democracia, nunca el peronismo había perdido el control del senado de la nación, esta elección lo hizo posible.

El peronismo perdió contundentemente en Mendoza, Córdoba, Santa fe, Jujuy, Corrientes y Entre Ríos. En La Pampa y Río Negro, gobernada desde hace años por el peronismo, también perdieron y en Neuquén salieron terceros. Se impusieron por poco, en Chaco, San Juan, Salta y Tucumán, donde hacían grandes diferencias, ahora, solo fue por dos puntos. Únicamente ganaron con cierta comodidad en las provincias más pobres del norte. El populismo genera pobres sin educación cívica alguna. ¿Se entiende por qué algunos sectores políticos enarbolan hasta el fanatismo las banderas del populismo?

La diferencia de Juntos por el Cambio fue de 8,52 puntos. 42,26% contra 33,74 del Frente de Todos. Sin embargo, aunque peor no pudo irle al populismo k, convocaron para festejar los resultados adversos -disculpe lector, otro oxímoron- "llenando la Plaza de Mayo".

¡En silencio y sin ser vistos, más de 12 millones de votantes por la libertad desbordan desde el domingo la Plaza de la República! 




Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...