No es el Año Nuevo el que trae cosas nuevas... ¡sos vos!

El mensaje de José Jorge Chade en el fin de un año y el inicio de otro. Para leer y compartir.

José Jorge Chade
Presidente de la Fundación Bologna Mendoza

Cada año, para Nochevieja, siempre recibo los mismos mensajes: "¡Mis mejores deseos, con la esperanza de que sea un año mejor!"."¡Feliz Año Nuevo!"

"Que el nuevo año os traiga alegría, serenidad, salud...", etc.

Muy a menudo, también me encuentro escribiendo estos mensajes, en parte por tradición, en parte por costumbre, en parte por educación, para responder a los deseos de otras personas, en parte porque realmente espero que el nuevo año traiga algo mejor para la gente... olvidando una cosa fundamental:

¡No es el Año Nuevo el que trae cosas nuevas!

¡Es que estamos tan acostumbrados a intercambiar este tipo de saludos que ni siquiera pensamos en ello!

No es el nuevo año lo que nos traerá salud, no es el cambio de número lo que nos hará tener un mejor trabajo o ganar más, ni mágicamente nos hará sentir mejor con nosotros mismos.

Este año, sin embargo, entre muchos deseos similares de feliz año nuevo, recibí uno que me hizo volver a la tierra:

"No es el nuevo año lo que necesita cambiar. Eres tú quien necesita cambiar...".

Sería una frase para leer y releer todos los días, ¡porque muchas veces la olvidamos!

¡Significa que tenemos ,tal vez, que comportarnos de manera diferente si queremos lograr cambios en nuestras vidas!

¡Somos nosotros, con nuestros gestos cotidianos, con nuestros pensamientos, nuestros comportamientos, nuestras acciones, quienes podemos marcar la diferencia!

¡El año no cambia, solo cambia el número que le dimos!

Lo que realmente puede cambiar son las personas, sus acciones y sus pensamientos.

¡Porque si siempre nos comportamos de la misma manera, nunca conseguiremos nada diferente!

¡Por supuesto que requiere esfuerzo!

Es mucho más fácil y divertido tirar fuegos artificiales, turrón, panettone, ensalada de frutas, vestirse de rojo o blanco (según la cultura), tirar algo viejo, comer 12 uvas... con la esperanza de que estos rituales provoquen cambios en nuestras vidas.

Naturalmente, no tengo nada en contra de las tradiciones de fin de año, de hecho, me gustan mucho las tradiciones simbólicas y los ritos simbólicos, ¡especialmente experimentar aquellos de culturas diferentes a la mía!

Lo importante, sin embargo, es tener en cuenta que se trata sólo de ritos, tradiciones, hábitos y costumbres, que si no van seguidos (todos los días del año) de comportamientos y pensamientos encaminados a mejorar la propia vida, per sí solos no sirven de nada (tal vez sólo para alegrar la velada de fin de año).

No es el nuevo año lo que necesita cambiar. Eres tú quien necesita cambiar...

Entonces digo "sí" a la lista de "buenas intenciones", pero más que buenas intenciones, digo "sí" a la "lista de objetivos".

Puede ser muy útil plasmar en un papel nuestras metas, nuestros sueños, nuestras esperanzas... pero para que sean realmente realizables debemos comportarnos en consecuencia.

Entonces toma una hoja de papel y pregúntate:

¿Cuáles son mis objetivos para este año?

¿Qué me gustaría lograr?

¿Qué me gustaría lograr que aún no haya hecho?

Pero para que sean realmente alcanzables deben ser objetivos claros, específicos, alcanzables y mensurables.

¿El objetivo, por ejemplo, es ganar más?

Luego especificamos cuánto nos gustaría ganar, en cuánto tiempo nos gustaría alcanzar ese objetivo y cuáles son los pasos para lograrlo, dividiendo nuestro objetivo en muchos sub-objetivos. De esta manera será más fácil comprender cuáles son las acciones, los pasos individuales a implementar para su realización, a realizarse cada mes, cada semana y todos los días.

¿Y luego?

¡Y luego comencemos!

Y monitorizamos con el tiempo cómo va.

Será maravilloso si al final alcanzamos nuestras metas pero, no debemos olvidar que, ¡aún más hermosa será la persona en la que nos convertimos mientras intentamos perseguirlas!

Porque en el intento de alcanzar una meta cambiaremos primero, independientemente del logro final.

Entonces, ¡el cambio está todo en nuestras manos! Aprenderemos a "ser" y no a "parecer".

Por otro lado, también lo dijo Gianni Rodari...( Giovanni "Gianni" Rodari fue un escritor, pedagogo y periodista italiano especializado en literatura infantil y juvenil. Realizó una gran labor siempre al servicio de la renovación educativa.)

"Adivina, adivinador,

tú que lees en el destino:

¿Cómo será el nuevo año?

¿Bonito, feo o mitad y mitad?

Lo encuentro impreso en mis libros grandes,

que seguramente tendrá cuatro estaciones,

doce meses, cada uno en su lugar,

un carnaval y una fiesta de mediados de agosto,

y al día siguiente del lunes

Siempre será martes.

No puedo encontrar nada más escrito en este momento.

en el destino del nuevo año:

por el resto también este año

será como lo hagan los hombres".

[El año nuevo - G. Rodari]

¡Feliz Año Nuevo!

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...