Qué es y para qué sirve el Año Nuevo

Los años nuevos de cada cual en el mundo, y el nuestro. "Festejar el Año Nuevo es en realidad un nuevo triunfo sobre la muerte, por eso nos alegra y nos hace celebrarlo", escribe en esta columna el Dr. Eduardo Da Viá. Y se adentra en lo que "no hay que pensar" en medio de los tragos acelerados de la medianoche bisagra.

Eduardo Da Viá

Sucede el 31 de diciembre a las 24 según el calendario gregoriano, el más seguido en el mundo, incluidos nosotros. Por eso, nos resulta extraño cuando pensamos que esta fecha tan esperada no tiene el mismo significado para otras culturas.


CALENDARIO GREGORIANO

El calendario gregoriano fue creado en Europa en 1582 por iniciativa del Papa Gregorio XIII. Desde entonces, se ha utilizado en todo el mundo, especialmente en Occidente.

Debido a la exportación de las costumbres europeas al resto del planeta, se adoptó el calendario gregoriano para demarcar el año calendario en todo el mundo, por practicidad y convención, como forma de facilitar las negociaciones y relaciones entre países.

Sin embargo, a pesar de que el calendario gregoriano marca el año civil en todo el planeta, algunos pueblos y países prefirieron mantener sus costumbres en consonancia con sus propios calendarios, valorando la cultura ancestral.

EL AÑO NUEVO CHINO

Se celebra durante la primera luna nueva después del solsticio de invierno en el hemisferio norte. Por lo tanto, se da en los meses de enero o febrero.

AÑO NUEVO ISLÁMICO

El calendario islámico tiene 354 días, es decir, 11 días menos que el gregoriano. Por este motivo, la fecha del Año Nuevo Islámico varía de un año a otro en relación con el calendario gregoriano

AÑO NUEVO JUDÍO

El Año Nuevo judío es una fiesta móvil, es decir, varía de año en año en comparación con el calendario gregoriano. La fecha está determinada por las fases de la luna y ocurre durante o alrededor del otoño en el hemisferio norte. Por ello, la fecha suele celebrarse entre los meses de septiembre y octubre del calendario occidental.

AÑO NUEVO HINDÚ

India es una nación muy rica en diversidad cultural. Alberga a varios pueblos de diferentes costumbres que forman el pueblo indio en la actualidad. Después de su independencia, en 1947, existían más de 30 calendarios en el país, que determinaban, por ejemplo, festividades religiosas hindúes, budistas, jainistas e islámicas.

En 1957, el gobierno indio adoptó un calendario nacional que unificaba a los demás, basados en el calendario Saka. El año es muy similar al del calendario gregoriano, pero comienza en primavera en el hemisferio norte, lo que corresponde a los meses de marzo y abril en el oeste.

AÑO NUEVO WICCA

Wicca es una religión neopagana que rescata la espiritualidad, las costumbres y la cultura de pueblos ancestrales, como los celtas y paganos en Gran Bretaña. El Año Nuevo Wicca se conoce como Samhain y cae el 31 de octubre del calendario gregoriano. Esta festividad dio origen a Halloween. Festividad carente de sentido para nosotros, pero que desde hace algunos años forma parte de las celebraciones especialmente de los ricos, por cuanto se necesitan disfraces y se intercambian golosinas. Forma parte del acervo de extranjerismos que tanto se usa en la alta sociedad, a cambio de los rituales nacionales que son los que respeto.

AÑO NUEVO INCA

Si bien la civilización Inca se extinguió con la llegada de los españoles a América, este pueblo, con su cultura y tradiciones, sobrevive en la ascendencia de muchos pueblos de la región andina, especialmente de Perú y Bolivia. Sin embargo, en la actualidad, las celebraciones del Año Nuevo Inca contienen elementos del cristianismo, sobre todo porque coincide con la Navidad cristiana.

El Año Nuevo Inca comienza en el solsticio de verano en el hemisferio sur, y es una fiesta religiosa en honor al dios Sol

Hoy el Papa no lo podría hacer por cuanto carece del poder, a veces impuesto cruelmente, de aquellas épocas.

Pero lo más importante es que el 31 de diciembre o el día de que se trate en otros países, en realidad no termina ni empieza nada desde el punto de vista temporal, dado que el tiempo es precisamente atemporal, existió desde siempre y perdurará para siempre.

Al tiempo le resulta indiferente el pasado como el devenir, por cuanto sucede sin solución de continuidad

Sí en cambio es importante para los seres vivos, conscientes o no de que somos finitos, vale decir vivimos un cierto período, para colmo indeterminado e ignoto y eso nos preocupa.

Necesitamos contar en la unidad que se desee, esa duración que nos está predestinada.

Festejar el Año Nuevo es en realidad un nuevo triunfo sobre la muerte, por eso nos alegra y nos hace celebrarlo.

Lo notable es que lo festejan tanto los que creen en la vida después de la muerte como lo que no, lo cual denota claramente, visto desde el punto de vista filosófico, que los defensores de la vida eterna no están tan seguros de ello y con gusto permanecerían en este mundo, siempre y cuando la fortuna les sonría y vivir no sea una carga diaria, inmersos en la pobreza o la enfermedad, tal cual le ocurre a media Argentina actual.

Para ese pobre y numeroso conjunto de conciudadanos, este festejo es una especie de "qué me importa", disfrutemos hoy y mañana veremos.

"Esta noche me emborracho bien, me mamo bien mamao pa' no pensar", diría Canaro.

Pero este año, en nuestro tan golpeado país, el tiempo entra a jugar un papel preponderante, por cuanto estamos con el agua al cuello en medio de un mar bravío que lejos de acercarnos a la acogedora playa nos aleja más y más de ella por lo que es urgente articular medios y vías de rescate. De no disponer de embarcaciones ad hoc, quedan los guardavidas, especialmente entrenados para el salvataje, pero para lo cual muchas veces deben luchar contra la absurda e instintiva resistencia del candidato que alterado por el miedo no comprende la necesidad de asirse, dejar su cuello quieto para poder el rescatante pasar su brazo alrededor del mismo, y nadando con un solo brazo y sus habitualmente dos poderosas piernas, sacar al individuo del atolladero. Pero no es tan sencillo el retorno, debe el guardavidas conocer el efecto adverso de la resaca, la dirección de las olas, filtrarse en el momento oportuno por la brecha que espontáneamente se abre entre dos de ellas etc. Habitualmente el derrotero es oblicuo lo que alarga el tiempo pero asegura la factibilidad.

Si el accidentado se resiste el trabajo se multiplica e incluso cabe la posibilidad que el rescatista se agote y ambos perezcan.

Es absolutamente imprescindible que el accidentado comprenda la seriedad de su situación y se avenga a las directivas que recibe aunque siga experimentando la sensación de inseguridad propia de esta desagradable experiencia.

Creo que este ejemplo viene perfectamente al caso de la situación actual argentina, el Presidente ha tirado muchas cuerdas con sus respectivos salvavidas y guardavidas, pero se da la paradoja que a muchos no les conviene, e incluso a él mismo, que se salve.

En el primer caso porque desaparecido el dueño, jefe, mandamás o más modernamente CEO, podrán meter libremente las desaforadas manos en el tesoro de la empresa; y en el segundo porque sabe que una vez en tierra lo espera la inexorable Justicia para encerrarlo de por vida. Lo que ocurrió no es que se estuviera ahogando, sino estaba huyendo y el bañero malinterpretó la situación.

Hay muchos a los que no les conviene que disminuyan los accidentes de ahogamiento, precisamente porque es el maléfico dueño de la empresa de rescate y que incluso llega a sobornar al salvavidas para que cambie la bandera roja por la verde.

La CGT ve peligrar su hegemonía oculta y de cuyos beneficios supo muy bien disfrutar en los años de tolerancia y complicidad kirchneristas; otro tanto les ocurre a los desfachatados senadores habituados al dolce far niente, se reunieron una vez en el 2023 por que la presidenta se ocupaba de sus turbios asuntos personales, y hoy ven incrédulos como entran los proyectos de ley a raudales, lo que los mantendrá ocupados por varios meses. Enemigos seguro del Presidente, cómo se le ocurre hacerlos trabajar por la ridícula dieta (ellos no tienen sueldo sino dietas) de millón largo mensual y además uñas libres para continuar con sus sucios negociados.

Milei ha arrojado varios salvavidas de plomo y los destinatarios harán lo que sea por zafar de ellos y si es posible reubicarlos alrededor de la cintura el primer mandatario.

Que yo sepa la Central Obrera no ha solicitado ni mantenido una reunión conciliatoria con el Presidente, de ser así demuestra a las claras que su actitud es netamente combativa y amenazante y de ninguna manera, diálogo mediante, intentar limar asperezas tratando de acordar intereses.

La hegemonía de los Moyanos, Cavalieris, Daers etc. depende de esta batalla, saben que si la pierden sus días de gloria habrán terminado y que los aguardan reemplazantes que hoy se muestra como acólitos pero que en realidad son enemigos mortíferos.

Qué bueno sería que en vez de paros y piquetes, los dirigentes sindicales optaran por el diálogo constructivo y lo mismo vale para el Presidente, tratando de consensuar opiniones que redunden en bien de toda la población, que, azorada, se encuentra a la expectativa de que ocurrirá cada día, con la consiguiente angustia que no merecemos.

Veremos qué sucede.

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...