Cornejo, el despilfarro sorpresa, un efecto dominó probable y el "como te ven, te tratan"

¿Qué pasará si, finalmente, no se "pinchó" en tantos días que dejaron pasar, con la "estudiantina" del directorio del Casino de Mendoza? El miércoles puede ser un día clave y, también, una oportunidad.

Periodista y escritor, autor de una docena de libros de ensayo y literatura. En Twitter: @ConteGabriel

La austeridad no se declama, se ejerce. Cuando se trata de un hogar, no queda otra: no alcanza y no hay crédito. Lo que sobreviene es inevitable, en caso de no redirigir el comportamiento y la hecatombe de las cuentas se notará -si no se aplica el remedio rápidamente- con fuerza, hacia adentro y desde afuera. Es el "desclasamiento", la caída, el cambio de vida y la dificultad para recuperarse y volver a la misma condición desde que se cayó.


Cornejo exteriorizó su malestar por "la estudiantina" del directorio del Casino

Mendoza, como provincia, ha tenido periodos de despilfarro y otros, de austeridad evidente. Esto le permitió no caer estrepitosamente. Sobreviviendo a una doble pobreza, la de los recursos con los que se cuenta sumado a la de los que se generan, caminó con la frente en alto ante un país que se movió en un escenario tan diverso como desquiciado en la misma materia.

Hogar y Estado son cosas distintas. El poder del uno y del otro para sostenerse y recuperarse hace la diferencia. El primer, vive en la realidad palpable. El otro, puede apalancarse en una serie de acciones con anclaje en un futuro calculado y, aunque distante, consigue modos de morigerar su caída, o ayuda para amortiguarla.

Pero hay un impacto más brutal y es el quienes gobiernan el Estado.

El gobernante resulta castigado fuertemente por la opinión pública (el votante, para que lo entiendan los que tienen la "manija" del poder) si se mueve de su situación de austeridad, aunque más no sea por un pequeño caso simbólico pero explosivo, inaceptable, que quedó fuera del control que se supone que se tiene de lo que se hace.

La titular del Casino fue al evento de la polémica también con 40 mates de regalo

Si el modus operandi ha sido el control de los gastos y la racionalidad extrema en el uso de lo que se tiene, como asimismo la búsqueda de nuevas formas de financiamiento que no asfixien a la población, acosados por una mala macroeconomía y un mal cálculo de la promoción de nuevas industrias (como sucedió aquí con la minería y, luego, la caída de la vitivinicultura y los vaivenes insostenibles del turismo), dejar de soslayo un caso disruptivo del orden real y simbólico podría actuar como una piedra arrojada ladera abajo capaz de generar una avalancha.

Por ello impactó recientemente la "estudiantina" de los directivos del Casino de Mendoza. No por los montos, sino por los modos y la oportunidad. De modo directo dejaron en off side al propio gobernador Alfredo Cornejo, quien alimentó ya desde su primer mandato el modelo de cuidado de las cuentas tras un período de descalabro que pocos quisieran evocar: cuentas quebradas, salarios impagos, deuda "pinche", empresas que cayeron en desgracia por falta de cumplimiento...

Ante el hecho, el Gobernador se enojó primero en privado y reprendió a los protagonistas. Con ello, no dejó de quedar bajo observación ante el siempre adolescente riesgo de que la permisividad se tornara contagiosa.

Luego, contó su enojo en público. Pero aún no hay acciones que representen un correctivo ejemplificador. Cualquiera sea la que tome el miércoles cuando Cornejo se reúna con la cúpula del Casino (algún heredado y otros colocados como parte de acuerdos políticos con fuerzas afines de Cambia Mendoza) resultará un camino difícil.

Si Cornejo "corta por lo sano" para sostener su imagen como conductor que ha sido traicionado, afrontará un conflicto interno que la gente poco le interesa. Si decide ir a fondo, reconstruirá lo poco o mucho que la imagen de su gestión haya sido dañada. Pero, sobre todo, tendrá la oportunidad de dar un mensaje al interior de su nuevo gobierno, en donde muchos creen haber llegado con "la vaca atada" y con peso propio, erróneamente.

Otra perlita más de los gastos del Casino: También compraron fichas conmemorativas

Un error (o un mal paso), en el contexto actual, corre el riesgo de generar un efecto dominó de desconsideración en una sociedad que se cansa fácilmente de la política y es capaz de votar a cualquiera para cualquier cargo, como venganza.

El asunto que debe enfrentar Cornejo ya fue planteado en forma magistral por la filósofa contemporánea Mirtha Legrand: "Como te ven, te tratan. Si te ven mal, te maltratan...".


Esta nota habla de:
¿Quién ganará la interna del PRO en Mendoza?