Bullrich y Petri: dos halcones sin fisuras en su idea de "orden"

Luis Petri fue elegido por Patricia Bullrich para acompañarla como precandidato a la vicepresidencia para competir dentro de Juntos por el Cambio contra Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales. Qué significa.

Periodista y escritor, autor de una docena de libros de ensayo y literatura. En Twitter: @ConteGabriel

La fórmula entre Patricia Bullrich y Luis Petri responde a una de las demandas de la sociedad: la de mayor seguridad y percepción de orden y funcionamiento de las cosas.

El discurso predominante de ambos dirigentes está vinculado al tema y, de hecho, Petri como diputado nacional trabajó en estrecha relación con los equipos de la ministra de Seguridad de Mauricio Macri. Algo más: Petri no dejó nunca de mostrarse y reunirse con el expresidente; mucho menos, se prestó a criticarlo. Responde a esa frecuencia política.

Ya antes, el mendocino lo había hecho en Mendoza, como legislador provincial.

Luis Petri será el candidato a vicepresidente de Bullrich

¿Y qué pasará con la economía y las otras demandas que no refleja la fórmula presidencial? Se había rumoreado que podría haber sido Carlos Melconian, director del Ieral de la Fundación Mediterránea. Pero todo indica que primó la decisión de enfocarse en una "fórmula de halcones": ambos potencian las ideas de control al extremo del comportamiento público, la ponderación del "orden" que tanto cuestiona el progresismo. Una llega desde el PRO y el otro, desde la UCR. Los dos se mantuvieron en Mendoza enfrentados a la aventura del exoperador nacional de Horacio Rodríguez Larreta, Omar De Marchi, que armó un frente con peronistas, demócratas y partidos menores que se dicen "libertarios" y que decidió no apoyar a Juntos por el Cambio y tampoco a Javier Milei.


La buena performance de Petri en las PASO de Mendoza lo colocó como "garantía" de que Cornejo no conducirá todo Cambia Mendoza en soledad y terminó por oxigenar a esa fuerza, amenazada por las deserciones que sufrió y que no cuajaron, finalmente.

No aceptó ser cabeza de listas para diputados nacionales y se impulsa a su excandidata a la vicegobernación para ese puesto, Patricia Gimenez, la exembajadora argentina en Costa Rica. Y mucho menos aceptó ser parte de un eventual gabinete de Cornejo en Mendoza.

De tal modo, el primero en verbalizar que podía ser candidato a vicepresidente fue Julio Cobos, uno de sus respaldos en la reciente elección. La dirigente porteña formuló la oferta seguramente en consulta con Alfredo Cornejo y con otros de los armadores de sus equipos, entre los que se cuentan dos exfundadores del antiguo Cambiemos, el radical Ernesto Sanz y el peronista Emilio Monzó.

Esta nota habla de: