Con el PJ, De Marchi y el Partido Verde está en riesgo la institucionalidad de Mendoza

Escribe la senadora radical Mercedes Rus.

Mercedes Rus

Son absolutamente insostenibles los argumentos que dicen que la institucionalidad de Mendoza está en riesgo por Cambia Mendoza y su candidato a gobernador, Alfredo Cornejo. La realidad es que estos adversarios electorales, los que hoy intentan exponerlo, son los que desde hace tiempo la ponen en peligro.

Sin embargo, van a elecciones con sistema PASO, utilizando Boleta Única, con intendentes que no pueden reelegirse, por una normativa que impulsó el mismo gobierno de Cambia Mendoza; con un gobernador en ejercicio que tampoco puede hacerlo y un sistema que no permite apoyos múltiples, ni colectoras, ni candidaturas múltiples como pasa en muchísimas otras provincias de la Argentina.

Pero lo peligroso no radica sólo ahí, sino en los oportunismos electorales que no sostienen las ideologías que evocan los referentes políticos y que los llevaron a tener la visibilidad con las que hoy se los conoce.

Un ejemplo de esto es Jorge Difonso, quién se hizo conocido por su lucha y militancia anti minera, sin embargo, ahora tiene un acuerdo electoral con referentes que forman parte de su frente, pero tienen una visión antagónica a su propuesta, quieren minería.

Otro caso es el de Daniel Orozco, quién rompió con sus ideales, defraudo a los votantes y por ambición y codicia puso en peligro su gestión ya que despidió o hizo renunciar a sus funcionarios más capacitados, sólo porque no lo acompañaron en su aventura y ambición política.

Los oportunismos en esta época parecen no distinguir color, ni partido. Se acuerdan de la ex Senadora provincial Andrea Blandini, ultra kirchnerista y "siempre fiel" a Cristina Kirchner y a Anabel Fernández Sagasti -como ella se catalogaba-, ahora es candidata a intendenta de Godoy Cruz por el Partido Verde.

El Verde de los exiliados. El mismo partido cobija a Marcelo Romano, un ex radical, que como en el caso de Orozco en Las Heras, puso sus ambiciones personales por delante, lo que lo ha llevado a saltar por distintas ideologías y partidos políticos en la provincia.

Pero este personaje, no sólo ha puesto en duda su credibilidad, sino que además ha puesto en riesgo la institucionalidad de la provincia. Romano tienen planta permanente en el Congreso de la Nación, y luego de dejar su cargo de Senador provincial al que llegó con el partido "Protectora" pero finalizó bajo la línea del Partido Verde, migró como asesor político del PRO. Luego, el intendente Matías Stevanato, pidió su adscripción como asesor a la Municipalidad de Maipú. Ahora es candidato a intendente de San Carlos por el Partido Verde.

Pero como si esto fuera poco, en su paso por la Legislatura de Mendoza, fue denunciado por policías de la provincia por abuso de poder y por sacar chapa e invocar su estado de legislador para evitar una multa a su hija. Este lamentable hecho ocurrió en el año 2019, en ese entonces increpó y amenazó fuertemente a dos oficiales diciéndoles que serían echados de sus puestos de trabajo por haber parado a su hija que conducía con exceso de velocidad.

La institucionalidad de Mendoza estará en riesgo si estos personajes que hoy están en la oferta electoral toman las riendas de la provincia. En el año 2011, el "demarchismo" aprovechó la ausencia del en ese entonces intendente Omar Parisi y adelantó las elecciones de Luján de Cuyo.

La medida fue llevada adelante y aprobada por Andrés Sconfienza por pedido explícito de Omar de Marchi.

Sconfienza en ese entonces reemplazaba al intendente, Omar Parisi que estaba de vacaciones.

Algo similar, hizo Matias Stevanato en el año 2019 cuando obtuvo el resultado de las elecciones intermedias. Al enterarse que perdía las mayorías en el Concejo Deliberante de Maipú, cambió el reglamento agravando las mayorías para evitar decisiones del Consejo sobre su gestión.

Sin embargo, el ejemplo más emblemático y más concreto de corrupción en Mendoza es del peronismo con el ex intendente Luis Lobos, quien hoy está condenado y preso por fraude a la administración pública.

El caso de Lobos tuvo lugar mientras Cristina Fernández de Kirchner era presidenta, y en Mendoza gobernaba el peronismo, así llegó a la intendencia de Guaymallén, el departamento más poblado de la provincia, sin embargo, el esclarecimiento del hecho y la condena efectiva ocurrió años después, con la llegada de Cambia Mendoza al gobierno.

Mendoza es diferente. Por iniciativa de Alfredo Cornejo cuando era gobernador, se sancionó una ley de extinción de dominio que les quita a los imputados de determinados delitos, entre ellos, de corrupción, los bienes mal habidos. Lobos fue el primer caso con sentencia en la provincia, y por eso le quitaron una enorme propiedad que obtuvo con fondos de la administración de Guaymallén y de los vecinos.

A quien le quepa hablar mal de la institucionalidad de la provincia por causa del Frente Cambia Mendoza, podrá valerse parcialmente de la desmemoria de algunos, de la ignorancia de otros, de la publicidad mentirosa o gritarlo todo lo que quiera desde adentro de una cascara de nuez, pero los hechos demuestran lo contrario.

- De los 24 distritos de la Argentina (las 23 provincias y CABA), solo se utiliza Boleta Única en Seis. En Mendoza, Santa Fe y Córdoba en papel y en CABA, Salta y Neuquén en modo electrónica.

- Solamente en Mendoza y en Santa Fe el gobernador no puede ser reelecto.

-De los 24 distritos hay solo 2 provincias que no tienen habilitadas ni colectoras, ni acoples, ni lemas en las elecciones generales. Una de ellas es Mendoza. La otra es Santa Fe.

- Sólo en 9 provincias existen las PASO. Mendoza es una. En las otras 14 provincias no tienen este sistema de Primarias Simultaneas Abiertas y Obligatorias para seleccionar candidatos, ya que, en varias de ellas, los gobernadores peronistas modificaron las reglas electorales el año pasado, eliminando primarias o incorporando sistemas tramposos como la Ley de Lemas, con excusas absurdas y con el único objetivo de manipular las reglas.

En Mendoza la institucionalidad es prioridad

A diferencia de otras provincias, en el gobierno de Alfredo Cornejo se promovió el límite a las reelecciones de los intendentes y se habilitó la Boleta Única, un sistema que beneficia a los partidos pequeños y limita los aparatos partidarios.

Los dirigente de Cambia Mendoza están comprometidos en hacer las cosas bien y de manera trasparente, por eso además de las leyes electorales como las PASO, Boleta Única, Financiamiento de Campañas y Ficha Limpia; se ha trabajado a lo largo de 7 años en la puesta en marcha de otras leyes que afianzan y garantizan la institucionalidad, como la Ley de Ética Pública, la Ley de Extinción de Dominio, Juicios por Jurados, Conciliación Civil y Laboral, Oralidad e Inmediación, la Reforma de la Corte y leyes de agua con un órgano institucional que denota la importancia que tiene el recurso.

Las cosas se demuestran con hechos, no con relatos, por eso la crítica a la institucionalidad mendocina como botín electoral, es una afrenta contra los y las mendocinas que sancionan leyes contra la corrupción funcional, procurando mejores candidatos y ratificando la democracia participativa y la transparencia para los votantes.

Somos una sociedad que apuesta al trabajo y a la pertenencia de nuestras costumbres más nobles. Basta de mentiras electorales, basta de querer confundir a los y las ciudadanas, no nos subestimen, los y las mendocinas tenemos memoria de quienes son y quienes fueron.

Mercedes Rus

Senadora Provincial

UCR

¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?