Con los niños ¡no!

"Todos los días salen en los diarios los cientos de nombramientos realizados por el Ejecutivo y me asombran las designaciones de asesores de asesores, de la de las direcciones que dependen de la subsecretaría de la secretaría del Ministerio... "Funcionarios que no funcionan", pero que ganan suculentos salarios".

Elia Bianchi de Zizzias

El tristísimo espectáculo de la ocupación de propiedades privadas y posteriores desalojos, promovidos por los grupos de "iluminados" de Juan Grabois y los ineficaces gobiernos, entre intereses legítimos o espúreos, han olvidado a las verdaderas víctimas de esta situación. Los niños y niñas, actores inocentes de estos hechos.

La grieta entre propietarios y ocupas, se produce, en primer lugar, por la falta de respeto a las leyes, por ignorancia o por ser promovidas por punteros , que según el dirigente Toti Flores, ya no dependen de políticos sino de narcotraficantes que aprovechan el gran empobrecimiento de la población. (A dos voces, programa de jueves 29).

Estos escenarios de violencia me llevan a pensar en otros actores de la violencia instituida: los niños, niñas y adolescentes que viven en experiencias de abandono, agresión, manipulación y exclusión.

Todos los días vemos niños, niñas y adolescente viviendo, como dice el filósofo italiano Agamben en su libro "Infancia e Historia", la "nuda vida", es decir, sujetos privados de poder realizarse como ciudadanos, que viven en condiciones sociales de expulsión o exclusión. En nuestro país, tan rico en posibilidades, productivas y de fomento de trabajo, existe el 48% de niños/as en estado de pobreza y algunos de indigencia.

Ayer, me conmovió, ver en la televisión, la imagen de una niña, sentada en el barro jugando con cartuchos vacíos. Inocencia y mensaje, para los que quieran, no solo ver u oír, sino actuar en un dramático llamado a la solidaridad.

Me indigna el relato mentiroso de políticos y algunos gremialistas que viven como reyes. Todos los días salen en los diarios los cientos de nombramientos realizados por el Ejecutivo y me asombran las designaciones de asesores de asesores, de la de las direcciones que dependen de la subsecretaría de la secretaría del Ministerio... "Funcionarios que no funcionan", pero que ganan suculentos salarios.

¿No hay trabajo? Sin trabajo decente no hay futuro y no continúen con los miserables subsidios que envilecen a quienes los reciben, más allá de soluciones coyunturales que no resuelven los graves problemas de fondo, en especial el de la desnutrición infantil.

Mientras escuchamos a todos los expertos en pandemia y economía que nos confunden con sus estadísticas y pronósticos, pensamos en el presente de la infancia que compromete, seriamente, su posible futuro resilente.

Les estamos negando los proclamados "Derechos del Niño". Les estamos robando el tiempo de ser niños/as de una escuela con sentido, el derecho a jugar, a la ternura, a la alegría.

El compromiso con la infancia no es solo una formulación de deseos, sino el compromiso en la conciencia de toda la ciudadanía.

¿"Quién hay que tenga el valor para decirse la verdad a sí mismo" (Séneca).

Elia Ana Bianchi Zizzias.


Esta nota habla de: