Educación pública universitaria: una mirada histórica y actual sobre su importancia y desafíos

El diputado provincial César Cattaneo, se expresa en torno a la educación "que nos iguala", dice.

César Cattáneo

La educación nos iguala

"La juventud ya no pide. Exige que se le reconozca el derecho a exteriorizar ese pensamiento propio de los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos. Si ha sido capaz de realizar una revolución en las conciencias, no puede desconocerse la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa".

Así reza el Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria de 1918 en su penúltimo párrafo. En este documento, el movimiento estudiantil reformista expresa la voluntad de constituir una Universidad autónoma, laica y para todos, donde se promueva el pensamiento crítico y libre, no sumiso de ningún tipo de sistema autoritario e impuesto, se cuestionó también el carácter arancelado y elitista del ingreso a las universidades, donde sólo las clases altas y acomodadas podían estudiar. Ciencia y tecnología son entendidos como el fundamento y la base del desarrollo del país, concibiendo un acto tan individual y subjetivo, como el de la enseñanza, en una hazaña colectiva capaz de transformar la sociedad.  

El verdadero modelo universitario de Milei y por qué no puede revelarlo

En Mendoza, la Universidad Nacional de Cuyo fue fundada en 1939, con un antecedente importante, nuevamente marcado por la lucha estudiantil. Una década antes, se formó un movimiento de estudiantes mendocinos que reclamaban la posibilidad de hacer los estudios en la provincia, y recibieron una respuesta en 1939, a través de un decreto del poder ejecutivo. En 1949, se da otro paso importante, teniendo en cuenta el antecedente de la Reforma de 1918, se decreta la gratuidad universitaria, en el marco de la educación como un derecho humano.

La educación pública ha garantizado la oportunidad de acceder a una educación de calidad a estudiantes de todos los niveles socioeconómicos, permitiendo que el talento y la capacidad de aprendizaje no estén limitados por la condición económica de las familias. Consecuentemente, el desarrollo de Mendoza y de la región ha requerido de la UNCuyo para la formación de profesionales. Nuestras bodegas, empresas, escuelas en todos sus niveles, medios de comunicación, gobierno en sus tres niveles, hospitales y un largo etc. encuentran todos los días una nueva oportunidad de mejora, crecimiento y desarrollo en profesionales hijos e hijas de la universidad pública.

Resistencia histórica

1966. Juan Carlos Onganía, ejerciendo funciones ejecutivas para un gobierno de facto, expresa que las universidades "son nidos de comunistas". Por ello, decidió intervenir las casas de estudios, dando paso a uno de los momentos más oscuros y violentos para el movimiento estudiantil. En este contexto de lucha y resistencia nace la Franja Morada.

Con el Golpe de Estado de 1976, la Universidad Nacional de Cuyo no escapó a las consecuencias de esta última dictadura cívico-militar. Un espacio para el aprendizaje, la ciencia y tecnología, se convierte en un ámbito de represión política e ideológica, además de la persecución y desaparición de estudiantes y trabajadores de la universidad.

En los ´90, bajo el gobierno de Menem, se denunció un intento de privatización y mercantilización del sistema universitario argentino. A la fuerza y nuevamente, frente a la resistencia de movimientos estudiantiles y de docentes, se impulsan reformas que van en detrimento de los valores y principios fundacionales de la educación pública, poniendo a la educación bajo la mirada de un servicio más, que se debe adaptar a las obligaciones del mercado internacional.

¿Qué está sucediendo actualmente?

Hoy, 23 abril de 2024, salimos a defender la educación pública en todos los rincones de nuestro país. Primero, es necesario reconocer el real problema de financiamiento generado por el actual gobierno, pero que a su vez es consecuencia de las decisiones del ex Ministro de Economía, Sergio Massa. Ya en el primer año de gobierno de Alberto Férnandez, el presupuesto para las universidades cayó, al igual que en 2022. Únicamente aumentó levemente en los años electorales. El acuerdo entre Massa y Milei llevó a la postergación de la aprobación de un nuevo presupuesto, y Milei inició su gobierno con el presupuesto 2023 prorrogado. Esto significa que en todos los ámbitos, incluyendo a las universidades públicas, quedó instalada la discrecionalidad y la incertidumbre a la hora de mantener el mismo nivel de actividad con precios actuales. El aumento anunciado por el actual gobierno, del 70% (totalmente alejado de la inflación interanual), representa únicamente un 5.5% del presupuesto universitario.

En segundo lugar, la discusión actual frente al sistema de educación pública, y generalmente, del funcionamiento de cualquier institución, encuentra sus causas en la legitimidad misma del sistema. Sin defender genuinamente la educación, durante los gobiernos kirchneristas se avanzó en la creación de nuevas universidades, y se distribuyeron recursos públicos de manera discrecional, con el único objetivo de fortalecer la militancia y los espacios de poder peronistas. Y hay datos que los comprueban, por ejemplo, la causa que involucra a Julio De Vido y a autoridades de la Universidad de San Martín, Buenos Aires, por fraude al Estado por el pago de sobreprecios para obras y producciones audiovisuales, de dudosa procedencia.

En este contexto, defender la educación pública es el primer y urgente paso que la sociedad, en su mayoría, está eligiendo dar como una expresión básica de nuestra democracia. Es una forma de sellar y reafirmar, cuantas veces sean necesarias, que la educación como derecho universal no se toca, al contrario, el desarrollo del país necesita de universidades cada vez más calificadas.

Cumpliendo funciones tan sustanciales para el desarrollo de nuestro país, siendo la herramienta de movilidad social ascendente más importante con la que hemos contado en nuestra historia, es necesario mantener la discusión sobre la calidad educativa y el uso de recursos públicos destinados a garantizar este derecho básico. Volver a las bases, de autonomía, laicidad, gratuidad, igualdad y libertad es parte del camino a recorrer. Pero también, dimensionar en los errores cometidos en los últimos años, que han dañado la imagen de una institución madre para nuestra sociedad, como lo es la Universidad.

EL AUTOR. Cesar Cattaneo. Diputado Provincial de Mendoza.

Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?