Un último gran gesto

El presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza, Daniel Ariosto, analizó en esta columna los anuncios de Sergio Massa.

Daniel Ariosto

El ministro de Economía de la Nación anunció a principios de esta semana una batería de medidas con la idea de atacar de manera urgente los inmanejables índices de inflación que superaron los 8 puntos en abril.

Entre las principales se cuentan:

- Incrementar la tasa de plazos fijos del Banco Central en 6 puntos porcentuales, para hacer más atractivas las colocaciones en pesos.

- El Banco Central aumentará la intervención en el mercado de cambios y la administración del crawling peg, (estrategia de devaluación progresiva y controlada de la moneda).

- El Palacio de Hacienda bajará la tasa de interés del programa Ahora 12 en 9 puntos y reducirá las tasas de interés para los saldos impagos de tarjetas de crédito.-Se incrementarán los reintegros sobre las compras realizadas con tarjetas de débito por sectores vulnerables.

- La AFIP implementará un nuevo plan de pago de deuda corriente de hasta 84 cuotas y un alivio fiscal para las micro, pequeñas y medianas empresas para la moratoria de las cuotas con tasa Badlar.

- Se buscará acelerar la aprobación de los pedidos presentados en el Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA) para la importación de bienes de capital, a través del mecanismo denominado SIRA a 360 días.

- Se conformará una Unidad de Análisis Comercio, Seguimiento, Trazabilidad y Promoción de las Operaciones de Comercio, que tendrá por objetivo monitorearlas operaciones de compra y venta de bienes y servicios en el comercio interno y externo; promover con equidad las operaciones comerciales, evitando posiciones dominantes; verificar la trazabilidad de los bienes objeto de comercio y la correcta tributación en cada etapa y orientar al consumidor atendiendo las variables obtenidas en el proceso de seguimiento.

- En el plano productivo, se implementará un plan de facilidades de pagos para que los contribuyentes puedan cancelar obligaciones tributarias y de los recursos de la seguridad social vencidas hasta el 30 de abril de 2023.

- El Mercado Central desempeñará el rol de importador directo de alimentos para "reducir el precio efectivo de venta al público de productos frescos y productos secos no perecederos, para defender el poder de consumo de las personas.

- Suspensión de medidas antidumping vigentes para favorecer la importación de insumos utilizados en la elaboración de productos esenciales para la industria y la actividad en distintas cadenas de valor.

Al respecto, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, Mario Grinman indicó: "Las medidas son muchas y a primera vista observamos acciones positivas como, por ejemplo,la baja de la tasa de interés del Ahora 12, que es una valiosa herramienta para dinamizar el consumo. Por otra parte también, hay medidas de alivio fiscal para las pymes, como la referida a la necesidad de reducir las tasas de interés que se aplica a los planes de pago vigente, según lo solicitado por la CACyS".

"Dada la íntima relación entre la evolución del precio del dólar y la inflación y la zozobra que se genera en la población cuando se produce una disparada del tipo de cambio, las medidas cambiarias o monetarias que aplicará el Central para cambiar a los mercados son importantes. Respecto a la unidad de análisis de comercio, tenemos que ver los detalles, necesitamos entender cómo se piensa implementar, se plantean objetivos a priori loables como orientar al consumidor o verificar la correcta tributación.Lo que debemos evitar es caer en el engaño de que con medidas sobre las empresas se corregirá el problema inflacionario que tiene su raíz en las políticas macroeconómicas", continuó Grinman.

"Algo similar puede decirse respecto de los anuncios sobre el Mercado Central o la suspensión de derechos antidumping, pueden ser acciones complementarias que colaboren con la estabilización, pero el problema inflacionario, es de origen macroeconómico. Y continuó: "De lo que pudimos ver hasta el momento, no se observan medidas para mejorar el resultado fiscal, dado que el desequilibrio en las cuentas públicas suele ser una de las principales causas de fondo de los procesos inflacionarios, resulta clave que también se avance en ese frente. Según trascendió,en los próximos días se anunciarán nuevas medidas así que esperemos que se trabaje también en ese aspecto".

Fuera del impacto que puedan provocar estas medidas aisladas (y que deseamos que sea el buscado) desde la UCIM consideramos, en coincidencia con Grinman, que no se está atacando uno de los principales problemas de la inflación que tiene que ver con variables macroeconómicas y específicamente, con el déficit fiscal y la emisión monetaria.

Necesitamos el último gran gesto de este gobierno que en estos cuatro años no pudo encaminar el rumbo económico y que aumentó el déficit fiscal, en contra de todas las recomendaciones y teorías económicas. A pesar de las diferentes posturas,la emisión de divisas para cubrir un déficit fiscal que no para de crecer, si provoca inflación y nos ha traído a donde estamos, un momento en el que país tiene su moneda absolutamente devaluada.

Bajar el gasto del Estado mostraría una clara señal política de la autoridad y al menos, en el último tramo de su gobierno, cubrir las expectativas de la gente que no da más y ya no tiene confianza ni en ellos y lo que es peor, en el futuro. El sinceramiento de esta política indicaría reconocer que se gasta más de lo adecuado, lo aceptable y lo esperable y aunque estas medidas tienden a motivar el consumo y recaudar más (opciones lógicas de una economía en crisis) es imprescindible, es necesario y urgente reducir los gastos.

El presente es un año electoral. El Gobierno debería no sólo achicar los gastos del Estado, sino que, además,debería gestionar de manera austera y responsable los escasísimos fondos con los que cuenta la Nación para desempeñar sus actividades, incluso las electorales. Tras tanto desastre a la vista deberán pensar en los ciudadanos y en algún punto facilitar la gestión siguiente entendiendo que nuestra exhausta economía y los argentinos, necesitamos recuperarnos.


Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?