Señores políticos, no pidan racionalidad si ustedes volvieron locos a los argentinos

Hoy todos son los guardianes de la moral y la rectitud. Ninguno resiste un archivo y se creen con el derecho de pedir racionalidad, cuando los hechos demuestran que sus acciones nunca permitieron vivir en paz a los habitantes de este país.

La elección presidencial está mostrando lo peor de cada sector político. La figura de Javier Milei es claramente la culpable porque los dos sectores que esperaban disputarse el poder, de pronto (después de las PASO) se encontraron con un outsider al cual pareciera que no le entran balas.

Cornejo: "Quiero un Estado chico"

Sin embargo, más allá de las opciones de cada uno y el posible ganador, hay un discurso que se está propagando entre analistas, dirigentes y periodistas militantes (los K y los eran anti K que ahora son anti Milei) que apunta a generar presión sobre el votante. "Voten lo que quieran, pero después háganse cargo", dicen sin arrugarse y creyéndose con autoridad de apuntar a un ciudadano por lo que elige.

Primero que todo, el votante nunca se equivoca porque vota de acuerdo a su realidad y nadie está en sus pantalones para criticarlo. Segundo, el ciudadano es el único que siempre se hace cargo de las decisiones que surgen de los procesos democráticos, porque son los que viven el día a día del que muchos dirigentes políticos están alejados. El ciudadano es el que viene sufriendo décadas de errores y de malos manejos, a diferencia de la dirigencia política que siempre se acomoda.

En el caso puntual de está elección, apuntan directamente el votante de Milei y quieren traspasarle la responsabilidad por un posible triunfo del outsider. Sin embargo, lo que se busca con ese discurso es evitar las culpas propias, porque nadie más que los nefastos dirigentes políticos que ha tenido la Argentina son los culpables de que un outsider (con planteos polémicos) tenga la opción de ganar una elección presidencial. 

Ni los que se unen por la patria, ni los que juntan por el cambio, fueron capaces de construir una alternativa que pudiera evitar que un outsider tuviera tanto protagonismo. Es la dirigencia política la culpable de lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará en el país, porque todo lo que pueda suceder (incluido un triunfo de Milei) es consecuencia de una cadena de errores, de faltas y de la corrupción que llevaron al país a una profunda crisis.

¿Se creen con la autoridad moral para culpar a alguien por votar a un tipo de fuera de los círculos de la política partidaria? Claramente creen que tienen esa autoridad, pero los hechos indican que en sus nichos de poder no fueron capaces de generar dirigentes que transmitan confianza a un pueblo que sufre por la política de mala calidad.

Hagan la campaña que quieran muchachos, la sucia también, pero no se les ocurra culpar al ciudadano por lo que elige. El votante no tiene que hacerse cargo de nada, porque ya se hizo cargo durante décadas de todos los desastres que hicieron ustedes (los de Unión y Juntos en sus distintas versiones anteriores). Ahora háganse cargo ustedes alguna vez de algo y si les gana un outsider dejen gobernar y no pongan palos en la rueda. No se trata que dejen de cumplir su rol -si eventualmente gana el outsider- si no que lo hagan con altura. No busquen voltear y tomarse el poder, sino que apunten a cuidar los intereses de una parte del país que pensó distinto del ganador, lo que no significa que quieran gobernar desde el Congreso u otro espacio, porque no estarán allí para eso.

No vamos a decir que el "peluca" es el candidato ideal, pero es la opción para muchos que creen en sus ideas y también para otros que ya se agotaron de tanta mentira. Ahora no se hagan los más rectos y moralistas porque mintieron y siguen mintiendo muchachos. Ninguno resiste un archivo y en sus filas todos tienen muchos "nenes" que algo aportaron para el desastre que hoy es la Argentina. Es cosa de revisar los archivos -como revisan los de Milei- para ver cuánto hicieron algunos de los que hoy dan recetas no se la pudieron cuando estuvieron en el poder.

"Ya aprendimos", decía el verborrágico Luis Juez en TN hace unos días. Se le olvidó decir que la "pasantía de JxC" para que aprendieran le costó al país una inflación galopante y un quilombo con el FMI. Del otro lado ni hablar, basta mirar la joyita que dejó Kicillof por la expropiación de YPF, con lo que tendremos un buen rato de dolores de cabeza.

Como diría un amigo, no nos veamos la suerte entre gitanos, no nos pisemos la capa entre superhéroes ni nos pisemos la manguera entre bomberos. La memoria es frágil, pero llega un momento en que quizás no recordamos hechos puntuales, pero sabemos quiénes son los culpables de que no lleguemos a fin de mes o nuestra calidad de vida empeore día a día.

Con mayor o menor grado, todos pusieron un granito de arena para hacernos pelota y ahora vienen a exigirnos que no votemos con bronca y apliquemos toda la racionalidad del mundo. Claro, desde el lugar que ocupan en la política es muy fácil, porque sus salarios se ajustan por inflación y en la "estructura" siempre hay un lugarcito para ustedes. 

No pidan racionalidad si ustedes volvieron locos a los argentinos, no pidan que pensemos con esperanza si cada vez que lo hicimos nos fallaron y se nos cagaron de risa. No pidan nada muchachos, porque hoy les toca "agachar el moño" y respetar lo que la ciudadanía decida, aunque no les guste, porque los únicos culpables de todo, son ustedes mismos. 

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?