El origen de la Pascua y su simbolismo

José Jorge Chade nos trae la información para conocer los porqué de la Pascua.

José Jorge Chade
Presidente Honorario de la Fundación Bologna Mendoza

Los pueblos anglosajones llamaban al mes lunar correspondiente aproximadamente a nuestro abril, Eostre-monath.

El Domingo de Pascua es un día festivo celebrado por millones de personas en todo el mundo que honran la resurrección de Jesús de entre los muertos, descrita en el Nuevo Testamento como tres días después de su crucifixión en el Calvario.

La Pascua es una "fiesta móvil" que se elige para corresponder al primer domingo siguiente a la luna llena después del equinoccio de marzo, y ocurre en diferentes fechas alrededor del mundo ya que las iglesias occidentales usan el calendario gregoriano, mientras que las orientales usan el calendario juliano.

Entonces, ¿dónde comenzó esta "fiesta móvil" y cuáles son los orígenes de las tradiciones y costumbres que se celebran en este día tan importante en todo el mundo?

La mayoría de los historiadores, incluidos los estudiosos de la Biblia, coinciden en que la Pascua fue originalmente una fiesta pagana. Según el Diccionario Bíblico New Unger: "La palabra Pascua es de origen sajón, Eastra, la diosa de la primavera, en honor a quien se ofrecían sacrificios en la época de Pascua cada año. Hacia el siglo VIII los anglosajones habrían adoptado éste nombre para designar la celebración de la resurrección de Cristo."

Sin embargo, incluso entre quienes sostienen que la Pascua tiene raíces paganas, existe cierto desacuerdo de cuáles de las tradiciones pagana surgió la festividad. Aquí exploraremos algunas de esas tradiciones.

La resurrección como símbolo del renacimiento

Una teoría es que la historia pascual de la crucifixión y resurrección es un símbolo de renacimiento y renovación y habla del ciclo de las estaciones, la muerte y el regreso del sol.

Según algunos estudiosos, como el Dr. Tony Nugent, profesor de teología y estudios religiosos en la Universidad de Seattle y ministro presbiteriano, la historia de la Pascua proviene de la leyenda sumeria de Damuzi (Tammuz) y su esposa Inanna (Ishtar), un mito épico llamado "El Descenso de Inanna" que se encuentra grabado en tablillas de arcilla cuneiformes que datan del 2100 a.C.

El doctor. Nugent señala que la historia de Inanna y Damuzi es sólo una de las muchas historias de deidades moribundas que resucitan y representan el ciclo de las estaciones y las estrellas.

Semana Santa como celebración de la diosa de la primavera

Una perspectiva relacionada es que la Pascua era originalmente una celebración de Eostre, diosa de la primavera, también conocida como Ostara, Austra y Eastre. Uno de los aspectos más venerados de Ostara tanto por los observadores antiguos como por los modernos es su espíritu de renovación.

Celebrado en el equinoccio de primavera el 21 de marzo (hemisferio norte) y equinoccio de otoño (hemisferio sur), Ostara marca el día en que la luz es igual a la oscuridad y seguirá creciendo. Como portadora de la luz, después de un largo y oscuro invierno, la diosa a menudo era representada junto con la liebre, animal que representa la llegada de la primavera y la fertilidad de la estación.

La mayoría de los análisis sobre el origen de la palabra "Pascua" coinciden en que toma su nombre de Eostre, una antigua palabra que significa "primavera", aunque muchas lenguas europeas utilizan una forma u otra del nombre latino de Pascua, Pascha, que deriva Del hebreo Pesaj, que significa Pascua judía.

Pascua y su conexión con la Pascua judía

La Pascua está asociada a la festividad judía de Pesaj por su simbolismo y significado, así como por su posición en el calendario. Algunos de los primeros cristianos optaron por celebrar la resurrección de Jesús en la misma fecha de Pesaj, reflejando la Pascua que había entrado en el cristianismo durante su período judío temprano. A mediados del siglo II surgieron pruebas de una fiesta cristiana más desarrollada de la Pascua.

En el año 325 d.C., el emperador Constantino convocó una reunión de líderes cristianos para resolver disputas importantes en el Concilio de Nicea. Debido a que la iglesia creía que la resurrección tuvo lugar en domingo, el Concilio decidió que la Pascua siempre debería caer el primer domingo después de la primera luna llena después del equinoccio de primavera. Desde entonces la Semana Santa se ha mantenido sin fecha fija, pero cercana a la luna llena, que coincidió con el inicio de la Semana Santa.

Si bien existen claras diferencias entre las celebraciones de Pascua y Pesaj, ambas festividades celebran el renacimiento: en el cristianismo a través de la resurrección de Jesús y en las tradiciones judías a través de la liberación de los israelitas de la esclavitud.

Los orígenes de las costumbres de Semana Santa

Las costumbres más practicadas el Domingo de Pascua involucran el símbolo del conejo ("Conejito de Pascua") y el huevo. Como se ha señalado anteriormente, el conejo era un símbolo asociado a Eostre, representando el inicio de la primavera. Asimismo, el huevo ha pasado a representar la primavera, la fertilidad y la renovación. En la mitología germánica, se dice que Ostara curó a un pájaro herido que encontró en el bosque convirtiéndolo en liebre. Aun parcialmente pájaro, la liebre mostró su gratitud a la diosa poniendo huevos como regalo.

La Enciclopedia Británica explica claramente las tradiciones paganas asociadas al huevo: "El huevo como símbolo de fertilidad y vida renovada se remonta a los antiguos egipcios y persas, quienes también tenían la costumbre de colorear y comer huevos durante su fiesta de primavera". En el antiguo Egipto, un huevo simbolizaba el sol, mientras que para los babilonios el huevo representaba la eclosión de Venus/Ishtar, que cayó del cielo hasta el Éufrates.

¿De dónde viene la tradición de que el Conejo de Pascua lleve huevos? A finales del siglo XIX, las tiendas vendían dulces con forma de conejo, que más tarde se convirtieron en los conejitos de chocolate que tenemos hoy, y a los niños se les contaba la historia de un conejo que repartía cestas de huevos, chocolate y otros dulces la mañana de Pascua.

En muchas tradiciones cristianas, la costumbre de regalar huevos en Pascua es la celebración de la nueva vida. Los cristianos recuerdan que Jesús, después de morir en la cruz, resucitó de entre los muertos, demostrando que la vida podía vencer a la muerte. Para los cristianos, el huevo simboliza la tumba en la que fue colocado el cuerpo de Jesús, mientras que romper el huevo representa la resurrección de Jesús. En la tradición ortodoxa, los huevos están pintados de rojo para simbolizar la sangre derramada por Jesús en la cruz.

Independientemente de los orígenes muy antiguos del símbolo del huevo, la mayoría de la gente está de acuerdo en que nada simboliza la renovación más perfectamente que el huevo: redondo, infinito y lleno de promesa de vida.

Al principio muchas de las costumbres paganas asociadas con la celebración de la primavera se practicaban junto con las tradiciones cristianas de Pascua, llegando finalmente a ser absorbidas por el cristianismo, como símbolos de la resurrección de Jesús.

En el día de Pascua podemos resumir su esencia con las siguientes palabras de Li Tien Min

No importa quién seas, hombre, mujer, anciano o niño, trabajador, estudiante o comerciante: si te preguntan qué es lo más importante para la humanidad, responde siempre primero la paz y el bien.

Li Tien Min.

Esta nota habla de:
¿En dónde hacés rendir tu plata?

Tenés que saberlo