Corregir lo que salió mal en lugar de ensayar excusas: que no pase más

Los hechos protagonizados por los hinchas de Colo Colo dejan pendiente una autocrítica y una evaluación necesaria en torno a por qué no se lo pudo prevenir ni contener.

Memo

El intendente de la Ciudad de Mendoza, Ulpiano Suarez, dio la cara en la TV del viernes tras el descontrol de los hinchas chilenos de Colo Colo y sus desmanes, y deslizó su preocupación por la falta de actuación policial.


El testimonio del equipo de Canal 7 a los medios chilenos tras el ataque

La Capital aportó a la seguridad sus preventores, que no son policías. Fueron los primeros que pudieron acudir a la Plaza Independencia, en pleno mediodía del viernes, cuando un grupo de energúmenos atacó al equipo de Canal 7 que integraba la periodista Marisol Benegas y los camarógrafos Pablo Rodríguez y Antonio González.

La transmisión en vivo mostró al personal municipal aprehendiendo en Avenida Las Heras, varias cuadras más allá del epicentro de los hechos, conteniendo a los agresores y aguardando todavía allí la presencia policial.

Fue cuando desde el Ministerio de Seguridad y Justicia se comunicó que no era esos 3 sino 5 el total de detenidos. Pero no ofreció nada que garantizara la calidad de esa información: aunque haya sido cierto, sonó a una estrategia de echar un baldazo de agua fría a la situación de inhallable en que la fuerza estaba en la mañana, probablemente disfrutando del día franco por haber actuado toda la jornada de ayer, en el mejor de los casos.


Chiapetta aseguró que "no hubo grandes daños" y que "Mendoza está preparada para estos eventos"

En la peor de las posibilidades hay dos situaciones posibles más:


1- Que no se haya planificado adecuadamente la actuación y se hayan ignorado todas las alertas en torno a hechos anteriormente protagonizados por los barras de Colo Colo (y eso que no vino el peor de los grupos de esa agrupación de fanáticos, altamente violenta y destructiva). Lo pudieron leer en Memo el 20 de diciembre:

 

2- Que haya una "carabinerización" de los policías, es decir, que haya un descontento tal que no le pongan ganas a la tarea. En Chile, el presidente Boric se enfrentó ideológicamente a Carabineros y la respuesta es un quite total de colaboración. O al revés: el Gobierno prefiere no activarlos ni contar con ellos.

Por supuesto que pueden haber más hipótesis. El subsecretario de Deportes, Federico Chiapetta, en diálogo con el programa "Tenés que saberlo" por Radio Jornada, valoró como "positivo" el encuentro y afirmó que Mendoza sigue siendo una buena plaza para espectáculos deportivos.

Chile, fútbol, barrabravas y violencia: las alertas de un exfuncionario 

Sin embargo, a poco de ser repreguntado con los datos del desastre como fundamento, aceptó que "hay que coordinar más".

Todo empezó antes. Ya habían quedado liberados a su barbarie en la Ciudad de Mendoza, en donde hasta abusaron de una chica, protagonizaron golpizas, tomaron todo lo quisieron al aire libre sin que se les molestara desde la ley por hacerlo, como le pasaría a cualquier mendocino y, por lo tanto, actuaron bajo efectos por lo menos del alcohol.

Usaron pirotecnia dentro del estadio Malvinas Argentinas y se supone que no la pudieron pasar por la frontera. Si lo hicieron, falló el control allí. Pero, ¿y si la consiguieron en Mendoza? ¿Dónde, si la han prohibido en todas partes y ya ni la Vendimia es la misma?

En el estadio, no se los controló suficientemente tampoco. 

La imprevisión e imprecisión del control de códigos de ingreso hizo que se rebasaran los accesos y entrara cualquiera, el que quiso, producto de la fuerza y la violencia.

Hinchas de Colo Colo atacaron a un equipo de Canal 7

En la organización se reparten culpas, pero hacen recordar a la imagen de los múltiples Hombre Araña que se señalan mutuamente: son todos parte de un mismo equipo que fracasó y que en vez de reconocer errores, se defiende con argumentos insólitos, culpando a otros, por supuesto.

Si se evalúa erróneamente lo que pasó en este partido, será equivocada la base con la que planifiquen los próximos encuentros con una Mendoza que, ¿por suerte?, ha logrado que varios equipos propios atraigan al fútbol nacional e internacional hasta aquí.

Hay mucho más en juego que un cargo público, que un hecho violento puntual y todas las anécdotas que se puedan contar, y es que Mendoza pueda "bancarse" ser anfitriona de muchas cosas, entre ellas, partidos con equipos acompañadas por hinchadas difíciles o, directamente, de energúmenos, como demostraron ser los de Colo Colo.

Por eso nadie puede dejar que se pierda lo construido en torno a Convivencia desde lo normativo, y en torno a destino de turismo y cultura, a una semana de la Fiesta Nacional de la Vendimia.

Dar la cara es la respuesta correcta. Y no ir por la tangente a la hora de la autocrítica, la actitud esperada.

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?