Por qué hay que votar por Juan Grabois

Alejandro Ravazzani, concejal de San Martín y referente de Juan Grabois y su espacio en Mendoza, ofrece las razones por las cuales cree que hay que votarlo en las PASO.

Alejandro Ravazzani

Enrique Angelelli, el cura del pueblo asesinado en la dictadura en 1976, sostenía que "votar no consiste solamente en depositar una ´papeleta´ en una urna para un determinado partido. Votar no es tratar de congraciarnos con un posible futuro gobernante para conseguir ´una ventaja personal´. Votar es hacer y construir nuestra propia historia argentina. Es poner el hombro para que, como pueblos, no se nos considere solamente en las urnas sino el gran protagonista y actor de la reconstrucción de la Patria. Es para eliminar las causas que engendran injusticias, miserias, odio, éxodos obligatorios. Es para eliminar las causas que ocasionan niños desnutridos, hogares en permanente inseguridad por el pan de cada día, una concepción de la enseñanza que engaña a hombres insatisfechos, resignados, frustrados, desorientados en los interrogantes más fundamentales de la vida."

Es desde este marco que pensamos el porqué de votar a Juan Grabois. Nuestro país (y nuestra provincia) está condicionado por diversos factores que nos han llevado al estado actual. Podríamos enumerar algunos: la deuda externa que de manera irresponsable y con claros fines político-electorales se tomó en el gobierno anterior; la coalición conservadora- liberal que intenta, una vez más, mantener a nuestro país en un sistema neocolonial donde la riqueza siga concentrándose en pocas manos, siempre las mismas, a costillas del trabajo, la pobreza, la miseria y hasta el hambre de la mayoría de la población; la alianza entre fuertes sectores del poder judicial (que no es la Justicia, así, con mayúsculas) y algunos medios de comunicación, que impiden el ejercicio pleno de la democracia al perseguir, amedrentar o estigmatizar permanentemente a los sectores nacionales y populares, y a sus representantes, en lo que entendemos es el engaño, y la proscripción de la voluntad de gran parte del pueblo argentino.

Juan Grabois representa, a su manera, la voz de la rebeldía ante estos condicionantes, en la mejor tradición nacional, popular y latinoamericanista, "fieles a nuestra historia" como dice su lema de campaña.

En el medio del retroceso de las condiciones de vida, de las estadísticas vergonzantes, la inflación, la presencia cada vez mayor del narco en los barrios y la inseguridad, Grabois presenta un programa. Un programa de desarrollo humano integral, del que se desprenden políticas públicas concretas, con opción preferencial por los sectores más humildes y necesitados de nuestra población, pero con la visión de mediano y largo plazo. Un programa que se anima a discutir la propiedad agraria, la planificación urbana, los recursos naturales y los bienes comunes, para garantizar terrenos con servicios para que cada familia pueda construir su vivienda, un Fondo del Litio para financiar la educación, la universalización del salario complementario para la economía popular, la conversión en permanente del aporte a las grandes fortunas, la cancelación del acuerdo con el FMI y su renegociación sobre otras prioridades, que pongan al ser humano, a los argentinos y argentinas en el centro.

Todos los que, de distintas formas, estamos militando la candidatura de Juan Grabois observamos, desde su inicio, que cada vez más jóvenes se suman

¿Será que, desencantados con formas de concebir la política casi de manera profesional, o como una mera lucha por el poder, buscan a alguien que exprese ideas, proyectos y programas cercanos a su realidad y sus problemas cotidianos? ¿Será que ven a alguien autentico y coherente entre lo que dice y lo que hace?

No lo sabemos con certeza. Pero si sabemos que cada voto que consiga Juan Grabois va a servir. Va a servir para que esta agenda, estas propuestas, esta coherencia, este grito de rebeldía, se termine transformando en una realidad efectiva.

Alejandro Ravazzani

Concejal del Pueblo de San Martin

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?