Desvinculados de Chile, diplomacia ideologista y un pavo real desplumado

Argentina no tiene una buena representación diplomática en Chile, sostiene en este artículo el director de Memo, Gabriel Conte. Critica la inutilidad de levantar banderas ideológicas que hasta su supuesto aliado Gabriel Boric le cancela al excanciller Bielsa, acomodado como embajador en Santiago. Las calidades de la nueva canciller chilena, Antonia Urrejola, frente a los "diplomáticos" del kirchnerismo, con Santiago Cafiero a la cabeza.

La desvinculación real de Argentina con Chile, desde el punto de vista de la falta de negociaciones fructíferas para que se pueda entrar y salir de ambos países por Mendoza, normalmente, contrasta con muchos aspectos.

El primero y principal, es la historia. Ya en 1909 se perforó a la cordillera de los Andes para que un tren (que ya no existe) uniera a ambos pueblos. Fue un esfuerzo descomunal.

Ya antes José de San Martín había logrado la hazaña de cruzarla en su misión libertadora y no se fijó en detalles: lo planificó y lo hizo.

Estos son los 24 ministros con los que Boric llegará a la Presidencia de Chile

En adelante y sin tren ni túnel vehicular, muchas generaciones de pueblos originarios, criollos e inmigrantes fueron y vinieron, buscando los cauces adecuados para el intercambio comercial y las relaciones humanas.

Recién en 1980 se habilitó el túnel Cristo Redentor. Antes, en 1977, empezó a operar el complejo Los Libertadores que modernizó el anterior control fronterizo de Caracoles. El paso por Mendoza es la principal ruta terrestre de Chile, que concentra el 45,5% del total del tránsito de camiones de todo ese país y el 47,7% de la carga. Es crucial.

Hasta antes de que la pandemia trastocara las decisiones gubernamentales de ambos lados, circulaban de ida y vuelta la impresionante cifra de un millón y medio de personas por año.

Acción o cotillón

No se puede alegar que el embajador de Argentina en Chile deba ser oriundo de una provincia andina para comprender la dimensión del cargo que ejerce en la vida cotidiana de muchas de estos estados, al menos de Mendoza. Se supone que un cargo de ese nivel no debe ser ocupado por un necio, una persona encerrada en sus pareceres personales o atrapado en el ideologismo, ni muchos menos por lo que de este lado de la cordillera se denomina "un chanta", un político advenedizo en la búsqueda de poco más que un puesto, un salario o un escenario en el cual lucirse.

Hoy no hay un diálogo que de frutos concretos entre la representación diplomática argentina y el gobierno chileno en torno a la circulación de camiones y personas entre ambos países.

La diplomacia argentina, en manos de aventureros políticos

Y quien está a cargo de la casa celeste y blanca en Santiago es un excanciller, por lo que se supondría que sabe de qué se trata el cargo que ostenta.

Sin embargo, las noticias que llegan en torno al trabajo de Rafael Bielsa son las de un ser atormentado por mirarse en el espejo. Un vanidoso que parece extrañar la exposición de la Cancillería, en tiempos de Néstor Kirchner, y a quien se lo ve preocupado por "el qué dirán los que piensan como yo", en lugar de conseguir dar pasos hacia adelante en la tarea encomendada.

Probablemente piense, como muchos de sus copartidarios, que con el cotillón basta. Es vieja la historia del peronismo que, culposo por la persecución a la izquierda en su nacimiento como movimiento militar, exagera sus modales izquierdistas. Parece seguir el tono de aquella advertencia hecha libro por Lenin, que tituló "La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo".

Como sucede en la derecha, como lo contara Memo el domingo pasado con el ejemplo de "La Familia" que concita el interés de los líderes mundiales para cargar su propia batería de poder, buscan sumar a los peores entre los malos, dándoles contención y con ello, dándose fuerzas a sí mismos. Todo marketing o desviación de los principios por los que nacieron a las ideas políticas, motivados por la avaricia y la pulsión por dominarlo todo.

Boric también salió a criticar las declaraciones de Bielsa sobre su contrincante Kast

Les parece mejor apoyar a las dictaduras de Nicolás Maduro y Daniel Ortega, o disimular las diferencias en todo caso (está claro que depende de la ocasión, ya que no parece haber una línea única en torno a las relaciones internacionales, lo que no los califica como pragmáticos tampoco).

Así, Bielsa aparece en el horizonte como un pavo real que pretende exhibir su colorido, pero que está desplumado. Atacó al candidato derechista chileno José Antonio Kast, eructando ideologismo en el país que lo acoge e interviniendo innecesariamente en los asuntos internos, y desde la izquierda, quien resultara electo presidente, el millennial comunista Gabriel Boric lo desautorizó, desplumándolo hasta el ridículo.

Sus gestiones en favor del activista separatista Facundo Jones Huala fue otro episodio triste en el que se involucró: defendió a un radicalizado mapuche que reniega de su nacionalidad argentina y del Estado al que Bielsa representa en Chile, en donde fue juzgado y condenado por cometer delitos y, recientemente, beneficiado con la libertad condicional por la justicia chilena.

Hay entre ambos países historia de vínculos previa a la institucionalidad. Pero también hay cosas pendientes por hacer, como la puesta en pleno funcionamiento del acuerdo binacional que permite apalancarse mutuamente en el comercio internacional. Este convenio está vigente, pero en Buenos Aires no entienden su utilidad porque les sirve, aparentemente, menos a ellos que al resto del país, al que siguen mirando desde un gabinete de gobierno porteñocéntrico y además de ello, desorientado políticamente y golpeado por la tensión de liderazgos en una fuerza que nació y creció siendo verticalista y con líder único.

Boric los deja en off side

Por eso la tarea de Bielsa es clara y abundante, y no pasa por hacerse el más zurdo de los zurdos, en un izquierdismo de palabra o progresismo bobo que sobrepasa lo simbólico para ser mirado con desconcierto por los verdaderos militantes de movimientos de izquierda y centroizquierda.

Ya no solo está el correctivo que el presidente Boric le dio a Bielsa, sino que el nombramiento de su ministra de Relaciones Exteriores es un dato que les hace tragar las cornetas y el papelito picado a los "diplomáticos" que la Argentina ha generado en el último tiempo, incluyendo a Santiago Cafiero, echado del Gobierno y premiado con un cargo de cuya relevancia, su acción y formación es inversamente proporcional. Otro Cafiero evitó tener tan solo una quincena sin salario del Estado.

¿Qué le debe Argentina al chavismo, que Fernández disimula lo que habló con Macrón?

Antonia Urrejola, de 53 años, expresidenta de la Comisión Interamricana de Derechos Humanos, le ha puesto los puntos en las íes a los regímenes autoritarios que las autoridades actuales argentinas admiran y apoyan, como son los de Venezuela y Nicaragua.

Su designación fue saludada con alegría por Berta Valle, esposa del aspirante presidencial opositor nicaragüense Félix Maradiaga, encarcelado por el régimen.

Pero no solo eso. Vale la pena leer los antecedentes de la nueva Canciller chilena. Abajo, textual, lo difundido por el portal ex-ante.cl, que exime de un cierre y opinión final a esta nota, lo que queda en manos de los lectores que sepan contrastar con los responsables de las relaciones internacionales que tiene la Argentina en funciones:

1. Antonia Urrejola Noguera, la recientemente designada canciller de Boric, vivió parte de su infancia en Inglaterra. Sus padres, Carlos Urrejola y María Inés Noguera, viajaron exiliados a ese país durante la dictadura de Augusto Pinochet. Llegaron al Hull, un pueblo en la costa del norte de Inglaterra. No fueron años fáciles ni tampoco es un tema del que hable con soltura, dicen sus cercanos. Vivía en un pueblo distante y su familia no tenía amplias redes entre los chilenos residentes. Urrejola fue al Bricknell Primary School hasta que en 1981 su familia decidió regresar a Chile.

2. Estudió Derecho en la U. de Chile, donde también hizo un posttítulo en "Derechos Humanos y Procesos de Democratización". Su memoria se trató de la conservación de costumbres e instituciones propias de los pueblos originarios ligado al caso Mapuche.

3. En sus años universitarios se vinculó al mundo de los derechos humanos, pero no militó en partidos. Hoy sigue siendo independiente, aunque afín a la centroizquierda. Sí formó parte de las movilizaciones estudiantiles y de académicos que provocaron la salida del entonces rector de la U. de Chile, José Luis Federici, que fue designado por el régimen militar y que solo estuvo 69 días en ese cargo (...)

4. Está casada con el abogado Christian Franz, quien se desempeña desde 2020 como consultor del BID. Franz fue Superintendente de Medio Ambiente en Bachelet 2 y fue ratificado durante la administración de Piñera. Salió el mismo 2018.

Chile jubiló a su antigua dirigencia: ¿qué viene?

5. Al egresar de Derecho en la U. de Chile participó de la Comisión Especial de Pueblos Indígenas, organismo que le dio vida a la Conadi bajo el gobierno de Aylwin. Más tarde fue asesora en el Ministerio de Bienes Nacionales, bajo Frei Ruiz Tagle. En parte de la administración Lagos trabajó en el Ministerio de Planificación y Cooperación. Siempre fue asesora en materia de derechos de los pueblos indígenas. Lagos la designó como su representante en la Conadi entre 2000 y 2004.

6. En el gobierno de Lagos se unió al equipo de José Miguel Insulza, el entonces poderoso Ministro del Interior. Allí, además de asesorarlo en materia indígena, trabajó una propuesta sobre DDHH para el gobierno, que incluía el proyecto que creó el Instituto de Derechos Humanos. Además, colaboró en la construcción jurídica de la Comisión Valech.

7. Insulza dejó el ministerio en 2005 al ser nombrado Secretario General de la OEA. Urrejola, junto a otros dos asesores de confianza de él, fue fichada en su staff y partió a Washington.

8. Urrejola se convirtió un puente entre Insulza y distintos actores en EEUU. Uno de ellos fue con el argentino Santiago Cantón, entonces Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). También se involucró en lo que ocurría en el ámbito de DDHH bajo el régimen de Hugo Chávez.

9. En 2013 trabajó en la elaboración del programa de Bachelet, específicamente en la comisiones sobre pueblos indígenas y en la de DDHH.

10. Fue elegida comisionada de la CIDH en 2017. Ejerció como relatora para Ecuador, Guyana, Colombia y Nicaragua, así como sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2017-2021) y Memoria, Verdad y Justicia (2018-2021). En ese tiempo viajó a Venezuela y Nicaragua y en sus informes fue crítica de la situación que se estaba viviendo en ambos países.

Cómo explicarle a una niña que su papá, aspirante presidencial, fue secuestrado por el Gobierno

11. "Una buena síntesis de todas las recomendaciones que ha dado la CIDH al Estado de Venezuela es que restablezca urgentemente el respeto de los derechos humanos en el país.(...) La escasez de alimentos, medicamentos y servicios de salud, sumada a la interrupción constante de servicios de agua y energía, han generado afectaciones graves a derechos como la salud, la alimentación y la educación", aseguró el 23 de marzo de 2021 en La Tercera.

12. "Nosotros entendemos que al no existir una separación de poderes del Estado y con este contexto de clima de represión, creemos que no están dadas todas las condiciones para hablar de una democracia efectiva en un Estado de derecho", dijo sobre Nicaragua en BBC Mundo el 29 de octubre del mismo año.

13. El 15 de marzo de 2021 fue designada como presidenta de la CIDH, siendo la primera mujer chilena en desempeñarse ese puesto. Entonces, la junta directiva de la comisión estaba compuesta solo por mujeres. En su elección pesaron múltiples factores, dos de los cuales describen sus cercanos: El haber sido una asesora de confianza del secretario general de la OEA y un puente entre él y el secretario ejecutivo de la CIDH, además de su trayectoria en el mundo de los DDHH y su historia personal, marcada por el exilio de sus padres. Urrejola, además, ha sido consultora de diversos organismos internacionales, como el PNUD, la OIT, la FLACSO, el CEJA y el BID.

14. La asamblea general de la OEA eligió el 12 de noviembre de 2021 a los nuevos miembros de la CIDH. Y Urrejola, que se presentó para presidir el organismo, no fue reelegida. "Imagino que el gobierno apoya mi reelección por mi gestión como comisionada. Durante los tres años que llevo ejerciendo el cargo no he tenido a la vista mis preferencias políticas personales al momento de denunciar violaciones a los derechos humanos, así como al reconocer avances en la materia frente a los distintos Estados de la región", dijo a La Tercera.

15. El 31 de diciembre abordó su paso por la CIDH a través de Twitter, aludiendo a su gestión como Relatora de Memoria, Verdad y Justicia y de Derechos de los Pueblos Indígenas. "Aprobamos los Principios de Memoria, alertas a discursos negacionistas o ataques a los sitios de memoria, relevando la importancia de la justicia transicional y la lucha contra la impunidad", además en derechos indígenas "dos informes tan importantes como el de Panamazonía o recién esta semana, el de libre determinación", escribió.


Esta nota habla de: