Una buena señal: es lo que necesita Mendoza

Daniel Urquiza analiza aquí la necesidad de una mayor y más eficaz conectividad en los hogares mendocinos, a la luz de la decisión del gobierno nacional de declarar "servicio público" a los servicios de comunicación.

Daniel Urquiza

Entre madres y padres desbordados por tareas en plataformas que no terminan de funcionar, docentes con bajos salarios que hacen malabares para acercar contenidos a sus alumnos, estudiantes condicionados en la accesibilidad, trabajadores que necesitan por primera vez ingresar a su banca virtual y empresas desesperadas solicitando instalar herramientas virtuales para poder seguir prestando sus servicios, hoy el covid-19 nos asestó un golpe de realidad y aceleró los tiempos de la transformación digital de las organizaciones en nuestra provincia y en el mundo.

Esta nueva foto de las y los ciudadanos y las y los consumidores incorporándose en masa a la vida digital, desafía sin duda a la realidad tal cual la conocimos hasta hace unos meses, en este sentido nos permitimos preguntarnos: ¿Está nuestra provincia preparada y a la altura de esta situación basada en la virtualidad? ¿Cuenta Mendoza con la infraestructura para hacer frente a las nuevas demandas de sus ciudadanos y ciudadanas que necesitan el servicio de internet para poder vivir en este nuevo presente? Lamentable y tristemente debemos decir que no. Nuestra provincia es una de las peores jurisdicciones, en el orden nacional, en cuanto a la prestación del servicio de internet.

En este sentido nos gustaría mostrar algunos de los indicadores de la Mendoza del atraso según los datos oficiales emanados por Enacom:

1- Mendoza sólo cuenta con 30 conexiones a internet cada 100 hogares, somos antepenúltimos en este indicador, sólo superamos a las provincias de Formosa y San Juan.

2- Respecto a la velocidad promedio de bajada de internet fijo por provincia, Mendoza cuenta con el escaso valor de 8 MBPS, para imaginar nuestra situación sólo basta decir que Santiago del Estero, cuenta con 10 MBPS.

Estos dos datos demuestran y responden sin duda a la falta de infraestructura de nuestra provincia para afrontar la nueva normalidad que la pandemia estableció. Peor aún son los indicadores si nos alejamos del Gran Mendoza, algunos Departamentos no poseen internet ni siquiera en sus conglomerados urbanos.

Es decir, que tenemos un severo problema para afrontar la realidad de miles de mendocinos y mendocinas que tienen el derecho a este servicio, según la ley 27.078, con esta escasa infraestructura. Más grave aún es pensar que con estos indicadores podemos potenciar a nuestra provincia como una generadora de la industria del conocimiento, como a veces nos quieren decir. No es posible pensar en un ecosistema emprendedor con estos indicadores; es decir, no alcanza con poner en el Arco Desaguadero la palabra "CONOCIMIENTO", si no tenemos un Plan serio que nos permita mejorar la infraestructura del servicio de internet, piedra basal de esta industria.

Peor aún es ver cómo el Poder Ejecutivo provincial eleva un proyecto de Ley de Reforma Constitucional que ni siquiera dedica un párrafo a delinear cómo nuestra provincia se incorporará al nuevo mundo basado en la red de redes, desconociendo de esta manera, una de las necesidades más sentidas por toda la sociedad. Si al menos pensaran a Mendoza desde esa aventurera mirada "Mendo-Exit-ista" copiarían a países como México y Francia, que consagran el derecho de acceso a Internet en sus Constituciones hace algunos años ya.

Un decreto esencial

En las últimas horas el Presidente Alberto Fernández decidió declarar servicios públicos a la telefonía celular, a los servicios de internet y a la televisión a fin de garantizar el acceso a los mismos por parte de toda la ciudadanía.

Vale decir que esta mirada que incorpora el Presidente viene a recuperar una herramienta regulatoria que el Estado había perdido y que, como todo lo que el Estado pierde, va a parar al vil e injusto mercado, ese que debe quedar desnudo en sus intenciones y acciones durante esta Pandemia.

Este decreto esencial viene a apuntalar esta necesaria idea de incorporar la perspectiva de conectividad como un derecho humano, tal cual se está debatiendo en el primer Congreso que lleva ese nombre y que es impulsado por Agenda Mendoza.

Un Plan.com para Mendoza

El gobierno tiene la obligación de convocar a municipios, prestadores, ONG, consumidores y organismos nacionales con el objeto de estructurar un plan que permita aumentar la prestación del servicio en el Gran Mendoza y proveer una lógica de mejora en el interior de la Provincia. Esto demanda un rol más activo por parte del Estado, este servicio no puede quedar librado sólo al mercado; es el Estado a través de políticas públicas activas el que debe determinar el plan de acción sobre esta temática.

En este sentido desde el área metropolitana, el peronismo, puede impulsar una serie de disparadores que ayuden a trazar objetivos alcanzables y necesarios:

- Necesitamos poner en funcionamiento una mesa que coordine entre todos los actores el Plan Mendoza.com el cual debe tener como objetivo general alcanzar las 60 conexiones cada 100 hogares para el 2030, mejorando las velocidades de conexión a la media nacional de 33 mbps.

- El Ministerio de Infraestructura, debería contemplar un 5% como mínimo, de forma anual de su presupuesto para la mejora del servicio de internet, alcanzando un máximo anual de 10% para el 2030.

- Se tendrían que coordinar, entre Estado provincial y los municipios, leyes y ordenanzas que viabilicen todos los proyectos de inversión para mejorar el servicio. Con el fin de que en ningún caso existan trabas de tipo burocráticas que demoren una viabilidad de obra de este tipo de expedientes.

- Se debería crear una línea específica de préstamos a tasa 0, para todas aquellas empresas mendocinas que deseen mejorar el servicio a través del Fondo de Transformación y Crecimiento.

- Sería necesario la creación, a través de Mendoza Fiduciaria el Fondo Mendoza Crowdfunding, el cual podrá recaudar fondos para proyectos de mejoras en la prestación de servicios de internet en nuestra provincia.

Es hora de empezar a trabajar seriamente en la Mendoza pospandemia. Es momento que el gobierno provincial deje el maquillaje y comience a estructurar políticas activas que puedan dar respuesta al carente servicio que hoy padecemos los mendocinos y mendocinas cuando deseamos acceder a una página de internet.

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?