A quiénes vigilar para no tener que castigar

Algunos funcionarios que ocuparon cargos clave en la gestión kirchnerista terminaron investigados y/o condenados por la Justicia. Quiénes cumplen las funciones de Jaime, De Vido, López, Baratta y otros.

Julio De Vido, Roberto Baratta, Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi, José López y Amado Boudou no tuvieron lugar en el gobierno de Alberto Fernández por, entre otras razones, estar presos. Algunos con condenas, otros con procesamientos, están los que tienen prisión domiciliaria y los que inmediatamente después de la llegada del nuevo gobierno quedaron libres, como Baratta, aunque con algunas restricciones.

Con mayor o menor visibilidad, estos exfuncionarios fueron piezas clave para sostener un modelo que implicó el manejo discrecional de fondos públicos que, en algunos casos, fueron a parar a manos privadas y de los propios dirigentes mencionados. Así lo demostró la Justicia, a la espera de avanzar en otras causas, algunas ya elevadas a juicio.

¿Quiénes ocupan los lugares desde los que delinquieron?

Julio De Vido/Gabriel Katopodis

El exintendente de San Martín (Buenos Aires) Gabriel Katopodis está a cargo de lo que quedó a aquella mega estructura que representaba el Ministerio de Planificación que encabezó durante 12 años De Vido. En lo judicial, el nuevo ministro no tiene antecedentes, aunque sí acusaciones vertidas por dirigentes de otros partidos políticos.

En 2017, la Coalición Cívica acusó a Katopodis de estar involucrado con mafias, narcotráfico y sobreprecios en obras públicas, sin que nada de eso pueda comprobarse a posteori: ni siquiera hubo una denuncia judicial por parte de dirigentes de ese espacio político.

José López/Martín Gill

Al frente de la Secretaría de Obras Públicas, bajo la órbita de Katopodis, quedó el intendente de Villa María (Córdoba), Martín Gill, quien pidió licencia en su comuna para asumir en el Gabinete nacional. En las últimas elecciones, fue candidato en la lista del peronismo cordobés encabezado por Juan Schiaretti; a pesar de la imparcialidad del gobernador, Gill no ocultó su apoyo a la fórmula de los Fernández.

"La Justicia debe ser implacable con quien sea. En el caso de López obviamente me duele como hombre público que estas cosas sucedan, y que sucedan en un marco de impunidad. La Justicia debe actuar con toda la fuerza que corresponda", dijo en 2016 Gill tras la detención de José López, descubierto infraganti con 9 millones de dólares.

Roberto Baratta/Sergio Lanziani

Son otros cargos, con otra denominación, pero la función es similar. El exsubsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, tenía una función principal: manejar las políticas de hidrocarburos y energía. De hecho, entre otras causas, tuvo que rendir cuentas en la Justicia por su gestión en la materia. Esa tarea hoy está a cargo del misionero Sergio Lanziani.

Lanziani es el secretario de Energía de la Nación, cargo al que llegó de la mano del dirigente político más poderoso de Misiones: Carlos Rovira. Después de ser gobernador durante ocho años, Rovira se refugió en la Presidencia de la Legislatura local y desde allí maneja la política provincial, promoviendo uno u otro gobernador, además de favorecer la llegada de Lanziani, quien emigró del área de Energía provincial a la nacional.

Jaime-Schiavi/Mario Meoni

El exintendente de Junín (Buenos Aires) y exradical K Mario Meoni asumió como ministro de Transporte de la mano de Sergio Massa. Así, quedó a cargo del área que durante gran parte del kirchnerismo tuvo el rango de secretaría y encabezaron Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, ambos detenidos por la Tragedia de Once, aunque el primero ya tenía una condena previa.

Por el ministerio de Meoni, cargo para el que durante la campaña sonó Florencio Randazzo, pasarán sumas millonarias principalmente vinculadas al subsidio al Transporte. No es un dato menor, teniendo en cuenta que a partir de su gestión como intendente, hubo funcionarios suyos que terminaron procesados por corrupción: el secretario de Obras Agustín Pinedo y el subsecretario Gastón Blanc.

Amado Boudou/Martín Guzmán

El ex vicepresidente Amado Boudou fue condenado por su gestión como ministro de Economía durante la gestión de Cristina Kirchner. Se lo consideró culpable de comprar a través de un testaferro la calcográfica Ciccone que posteriormente sería adquirida por el Estado. Hoy, el cargo de Boudou lo ocupa Martín Guzmán, quien exhibe un currículum muy distinto.

A diferencia de Boudou, Guzmán no llegó al Ministerio de Economía desde un cargo político: lo hizo desde una función académica. Colaborador del Premio Nobel Joseph Stiglitz, fue uno de los expertos que redactó los principios básicos para reestructuraciones de deuda soberana, aprobados en 2015 por la ONU.

En esta lista falta una persona que cumple una función clave, que permitió desenmascarar el entramado de corrupción más grande de la historia reciente: ¿quién maneja el auto oficial de Sergio Lanziani?

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?