Agenda Mendoza, la usina de recursos humanos para el nuevo presidente

El dirigente más cercano a Alberto Fernández repasó el triunfo nacional y puso de relieve la constitución de un espacio de pensamiento. El espacio de "pensamiento crítico" que aportará funcionarios para diversas áreas.

G. Conte y S. Montiveros

El dirigente del justicialismo mendocino Guillermo Elizalde quedó fuera de competencia mientras se dedicaba a "construir puentes". El lema de su iniciativa, con la que reunió en debates y discusiones a integrantes de diversos partidos políticos, lo dejó fuera de las PASO y sus compañeros no le dieron lugar en las listas. Sin embargo, su amistad con Alberto Fernández como integrante del Grupo Callao, con cuyos miembros (incluido el presidente electo) visitaron a Pepe Mujica en Uruguay, entre muchas otras actividades, lo volvió a posicionar. Ahora, como parte del think tank albertista, Agenda Argentina y su capítulo vernáculo, Agenda Mendoza.

Elizalde no se ve en una función pública todavía, aunque ya fue ministro de Ambiente y de Desarrollo Social aquí. "Estamos intentando coordinar y dejar funcionando Agenda Mendoza", dijo a Memo, mientras continúa con sus ciclos de "diálogo" en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo, que la semana pasada incluyeron al radical Raúl Baglini y que este jueves incluirá a Marisa Uceda, Gabriel Fidel, Julio Gómez, Alejandro Pérez Hualde e Hilda Wilhelm de Vairetti.

El dirigente peronista consideró, sobre la etapa nacional que viene, que "hay que construir políticas públicas que permitan en serio que la Argentina tenga un rumbo porque no se puede andar refundando el país cada cuatro años. Hay que darle solidez a pensar una Argentina distinta". "En la etapa que viene -dijo- será necesario mucho diálogo porque es muy difícil. Hace falta mucha madurez mucha madurez tanto en el oficialismo y en la oposición".

Sobre Fernández, recordó que "él no esperaba ser candidato a presidente, sino que fue una genialidad estratégica de Cristina, que definió que lo fuera".

Quién es Alberto 

 Elizalde, consultado sobre la definición del gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo sobre que Alberto Fernández es "una moneda en el aire que no se sabe de qué lado va a caer", sostuvo que "mi percepción es que hace un buen tiempo que se viene discutiendo el tema económico, y lo que se necesita es darle señales muy claras al mercado. Hay que sentarse en Washington y con los países europeas y eso no lo puede hacer solo el presidente. Hace falta una institucionalidad definida por los gobernadores y los intendentes para poder definirlo. La política tiene que cumplir un rol ordenador, porque si no lo hace, te ordenan desde otro lado". Definió que "este desafío lo tiene la política en su conjunto".

"Se acaba el 'nosotros' y el 'ellos'; hay que cerrar ese ciclo", sostuvo Elizalde y citó a Raúl Baglini para hablar de la necesidad de un gran acuerdo". Asimismo, valoró el encuentro entre Mauricio Macri y Alberto Fernández.

Dijo no haber escuchado las declaraciones de Axel Kicillof, que generaron mucho ruido y profundizaron la grieta, en contraste con los términos esgrimidos de "unidad" y "gobernar con todos".

Definió a Santiago Cafiero, que podría encabezar la Jefatura de Gabinete, como una persona "muy aplomada, con mucha lucidez y muy buen diálogo que permite acercamientos y la construcción de puentes. Tiene mesura, prudencia y capacidad de escucha. Es el perfil de la gente que acompaña a Alberto", dijo. "Se trata de un equipo muy sólido con mucha formación, que leen permanentemente y ese tipo de proceso es el que imagino para el país que viene".

Además, puso en superficie una frase definitoria: "A Alberto nadie lo interpreta, él se expresa por sí solo". Y para refrendar lo dicho contó la anécdota de un libro compilatorio de propuestas que coordina Nahuel Sosa y que, ante la indisponibilidad de tiempo del presidente electo, le sugirieron que le escribirían un prólogo citando frases suyas y le pondrían su firma. "Y Alberto Fernández se negó alegando que lo esperaran que él mismo lo iba a escribir".

Indicó que "hay que leer los resultados electorales que dicen que hubo un 40 por ciento que entendió que Macri tenía que seguir lo peor que puede hacer un gobierno es encerrarse".

La usina de pensamiento albertista 

 

Elizalde valoro la puesta en funcionamiento, más allá del Grupo Callao que integró, de una propuesta denominada Agenda Argentina, que estudia y propone políticas públicas. En este punto, subrayó que se está construyendo el capítulo mendocino, que se conocerá como Agenda Mendoza. El lnzamiento del espacio nacional se hizo en marzo y la lista de personas y entidades fundadoras la integraron entonces Martín Navarro y Delfina Rossi del Espacio Atahualpa; Abelardo Vitale y Marcelo Leiras del Grupo Fragata; Nahuel Sosa y Gabriela Llamosas del Centro de Formación y Pensamiento Génera; Cecilia Gómez Mirada y Santiago Cafiero del Grupo Callao; Alexandre Roig y Ariel Geandet de Usina de Pensamiento Nacional y Popular, Paula Lenguita y Sabina Frederic del Frente Federal Ciencia y Universidad , Verónica Tenaglia y Alejandro Barrios de El Sur no Espera y Sol Prieto de la usina de estudios políticos, sociales y laborales UEPLAS.

El dirigente mendocino expresó que "hemos ido pensando en una lógica de construcción con diálogo y debate. Desde hace un par de años trabajamos con personas de distintos pensamientos que es Agenda Mendoza que tiene como referencia a la Agenda Argentina".

Este último espacio, dijo, nació "luego de que Alberto adviertiera de que hay una cantidad de grupos académicos y think tanks que había que vincular. Él plantea una fuerte necesidad de discusión de ideas y no quedar encerrados en un pensamiento único. Y esta es a instancia, con una mirada como la nuestra, pero abierto. Y allí se generó Agenda Argentina con académicos y técnicos".

"Esta es la cantera del pensamiento que tendrá Alberto. Algunos seguramente ocuparán segundas, terceras y cuartas líneas de su gobierno, y tenemos en claro que el proceso es para adelante", destacó Elizalde.


Esta nota habla de: