G20: Fernández dijo que la deuda argentina es "un ejemplo de lo que está mal"

El mandatario argentino dio un discurso enfocado en la situación del país, que está en medio de una renegociación con Fondo Monetario Internacional para cumplir con el pago de la de deuda de US$44.000 millones que tiene el país con el organismo.

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que la deuda externa que "heredó" del Gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es "un claro ejemplo de lo que está mal".

"La deuda externa que mi Gobierno heredó con el Fondo Monetario Internacional y que hoy estamos afrontando es un claro ejemplo de lo que está mal", resaltó el mandatario en su primer discurso en la Cumbre del G20 en la ciudad italiana de Roma.

Ante los líderes de las principales economías del mundo, el jefe de Estado remarcó que la deuda de la Argentina con el FMI es "única en la historia por su monto y por sus condiciones de repago".

En ese punto, Alberto Fernández señaló que fue "aprobada para favorecer a un Gobierno en la coyuntura" y agregó: "Acaba condenando a generaciones que miran impávida el destino que le ha sido impuesto".

Lo hizo a pocas horas de reunirse con Kristalina Georgieva para avanzar con la negociación por la deuda de US$44.000 millones que le debe el país al FMI.

"El financiamiento internacional debe fijar nuevas reglas para poder igualar nuestras sociedades, con impactos positivos y enfrentando el cambio climático", dijo Fernández en su alocución.

El jefe de Estado argentino insistió en que "el actual sistema, que prioriza a la especulación por sobre el desarrollo de los pueblos, debe cambiar".

Según Fernández, "no hay inocentes en esa historia" sino que "son tan responsables los que se endeudaron sin atender las ruinosas consecuencias sobrevinientes, como los que dieron esos recursos para financiar la fuga de divisas en una economía desquiciada".

"Que nadie se confunda. No vengo a renegar del capitalismo. Vengo a alzar mi voz contra los que han sometido al capitalismo de la producción y el trabajo a la lógica de la especulación financiera. La ética social debe darle contenido a la economía. El G20 debe involucrarse en esa tarea sabiendo que tanta injusticia social rodea nuestras vidas", subrayó.

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo