Qué economía planean los presidenciables: su examen ante los empresarios de IDEA

Bullrich, Milei y Manes fueron los tres aspirantes presidenciales que mantuvieron almuerzos íntimos con los empresarios nucleados en IDEA, en Mar del Plata. Aquí, un resumen de lo que dijeron.

Por fuera del programa oficial del Coloquio de IDEA, los dirigentes opositores Patricia Bullrich, Javier Milei y Facundo Manes encabezaron distintos almuerzos exclusivos para empresarios, ante quienes plantearon sus visiones de la economía actual e ideas para el año próximo. 

No fueron los únicos, también hubo otros donde participó el exministro de Economía Roberto Lavagna y fallido aspirante presidencial, Carlos Melconian, que preside el Ieral de la Fundación Mediterránea y el secretario de Planificación del Ministerio de Economía, el tucumano Jorge Neme, el único del oficialismo invitado a comer.


El tenedómetro: quiénes generaron más espectativas

1- La presidenta del PRO fue que contó con mayor cantidad de inscriptos al almuerzo. De hecho, los lugares se agotaron rápidamente y muchos se quedaron afuera. Ante los empresarios, Bullrich expuso sobre su "plan de estabilización" de la economía en caso de llegar a la Casa Rosada. La exministra de Seguridad de Mauricio Macri sostuvo que "la política tiene que ceder la idea de que el poder es su objetivo, achicar todos los gastos de la política, terminar con el uso del estado; los empresarios tienen que aprender a competir y a trabajar de una manera que se pueda lograr más inversión; y los sindicatos tienen que modificar las leyes laborales".

2- El segundo en demanda de lugares para asistir al almuerzo fue Milei, que llegó al Sheraton junto a su hermana Karina. 

3- Por su parte, Manes sostuvo ante los empresarios que tiene "la convicción y la determinación de liderar un espacio que compita por la presidencia" y para eso, dijo, es preciso "ampliar la coalición hacia el centro, porque no se va a poder gobernar desde los extremos". "La grieta, los polos, impactan en la economía, eso es lo que voy a plantear en IDEA", indicó el diputado nacional en declaraciones a la prensa.

Bullrich: bimonetarismo y educación

"Uno de nuestros pilares, enfocado en la posibilidad de los argentinos de combatir la inflación, es el bimonetarismo. Muy distinto de la dolarización, el bimonetarismo es un sistema que ha tenido éxito en otros países de la región, como Perú y Uruguay", explicó Patricia Bullrich en el sobrevendido almuerzo en el piso 11 del Sheraton, según los testigos del exclusivo encuentro.

La propuesta de Bullrich, que entre sus asesores tiene al diputado Luciano Laspina y al exministro de Producción, Dante Sica, consiste en que se puedan usar dólares, al mismo tiempo que pesos, para pagar por bienes y servicios en el país.

Massa: "La política tiene que ceder y dar ejemplo de austeridad"

"Los argentinos utilizamos los dólares como moneda corriente, compramos en dólares, principalmente, ahorramos en dólares. El bimonetarismo no es más que sincerar lo que ocurre de hecho en la Argentina", explicó.

De acuerdo con la presidenta del PRO, hay que preguntarse acerca de cuál es el único capital que "tenemos los argentinos". Sostuvo que el de las empresas privatizadas "se lo gastaron todo", al igual que el de las compañías estatizadas y el de las AFJP.

"El único capital que vamos a tener, por suerte, es privado. Es el de los argentinos que tienen su dinero, que han cuidado su capital de la depredación de este gobierno, y ese es el dinero que nosotros vamos a dejar que usen de forma conjunta con el peso", explicó. Y luego, agregó: "Vamos a quitar las trabas para que los argentinos sean libres de elegir qué hacer con su dinero".

La presentación de Bullrich estuvo llena de definiciones potentes, como ocurre desde hace tiempo. Sostuvo que la Argentina está atravesando "una tragedia colectiva" que se completa con "una clase política mitad corrupta y mitad cómplice".

En lo referente a la educación, sostuvo que se debe definir qué tiene que suceder "año por año para que los chicos argentinos tengan los conocimientos esenciales para poder desarrollar sus vidas". Puso de ejemplo a Chubut, que tuvo, según Bullrich, tres años los niños fuera de las aulas.

"¿Cómo competimos con un escandinavo que tiene por día ocho horas de clase contra un chico que tiene entre tres y tres horas y media de clases por día?", se preguntó la presidenta del PRO y líder del sector de los "halcones".

Milei: Manual para "destruir al kirchnerismo"

Para el arranque del encuentro con el dirigente libertario, Miguel Blanco, director de IDEA y CEO de Swiss Medical, le dio la bienvenida e inmediatamente Milei tomó la palabra y dijo: "No tengo ningún discurso. Pregunten que yo respondo". La mesa lo encontró ubicado en el centro y su hermana Karina fue quien lo acompañó durante toda su estadía en Mar del Plata como suele ocurrir habitualmente. "Él es el jefe", bromeó respecto de ella. Y agregó: "Los empresarios huelen el poder e inmediatamente saben que tienen que estar cerca de ella".

Los costados opacos del presidente gris

"Voy a ser ?extermineitor", dijo, de acuerdo a la versión publicada por La Nación. "Vengo a destruir definitivamente al kirchnerismo". Arrancó con un tono televisivo que fue moderando en la medida que pasaron los minutos. Se mostró confiado respecto de la futura elección, en la que, aseguran los encuestadores, tiene una intención de voto del 17% a nivel nacional que siguen de cerca desde Juntos por el Cambio y el kirchnerismo. "Ese es mi piso", se mostró muy confiado.

Un CEO de una firma multinacional le preguntó si es posible una alianza con Juntos y cuál era su opinión respecto de Mauricio Macri y Patricia Bullrich. De ambos habló con respeto pero aseguró que el no está buscando alianzas ni las necesita. También afirmó que se muestra abierto a "recibirlos en su espacio". Antes, en televisión, Horacio Rodríguez Larreta le había cerrado la posibilidad de un acuerdo de un portazo: "Es de otro partido", dijo con Luis Novaresio el jefe de Gobierno porteño, además de hablar de su nuevo amor...

Manes: El neurocientífico llevó "8 claves" y son estas

1. La grieta como obstáculo para la estabilización y el desarrollo. El problema de la economía argentina es eminentemente político. La "grieta" no solo es tóxica en términos de la convivencia ciudadana, sino que es terriblemente nociva para la economía porque impide crear un horizonte para la toma de decisiones y porque genera una enorme incertidumbre con respecto a las reglas de juego de la economía.

2. El primer desafío de la economía argentina es bajar la inflación, en paralelo con desmantelar el sistema de restricciones cambiarias. Hay que hacerlo de una manera creíble y sostenible en el tiempo. Eso no se puede hacer con una minoría intensa conducida por un líder "cojonudo" o "con ovarios". Se hace dejando atrás los discursos y prácticas divisivas, forjando una nueva mayoría.

En dónde pisan más fuerte los candidatos presidenciales de la oposición

3. Si el país logra construir consensos y brindarle un horizonte a quienes piensan invertir en la Argentina, "podremos crecer y reducir la pobreza. Tenemos con qué. Tenemos un sector agroindustrial pujante, de primer nivel mundial, que es capaz de ofrecer alimentos con mayor valor agregado. Hay un enorme potencial en carnes, lácteos, vinos y mucho otros alimentos. Tenemos en Vaca Muerta el segundo yacimiento de gas no convencional del mundo y el cuarto en petróleo. Con las inversiones adecuadas, podríamos exportar unos 33.000 millones por año. También somos ricos en minerales", explicó el neurocientífico.

4. "Nuestros equipos estiman que, en una década, la Argentina podría exportar un 50% más en términos per cápita: de unos US$2.100 por persona a unos US$3.200 (o en exportaciones totales, de unos US$100.000 millones a unos US$165.000 millones). Para esto, deberíamos triplicar las exportaciones de energía y minerales, duplicar las de turismo y servicios del conocimiento, ganar mercados en alimentos y no perderlos en el resto de los bienes", sostuvo.

5. "Para ello necesitamos un plan de estabilización. Presentamos solo lineamientos básicos de lo que sería nuestra estrategia de política macroeconómica porque existen muchos factores que hacen inciertas a las condiciones en las que se va a tener que implementar", dijo. Las fuentes de incertidumbre son múltiples.

I. Domésticas. Falta 14 meses para que asuma el próximo gobierno. No sabemos cuál va a ser: a) la tasa de inflación, b) la brecha cambiaria, c) el déficit primario, y d) el nivel de reservas del BCRA; ni si e) la deuda en pesos se va a estar pagando, y f) el programa con el FMI seguirá vigente; entre otros elementos.

II. Externas. La economía mundial está iniciando un proceso de fuerte enfriamiento. No se sabe si se entrará en una recesión -el FMI ve entre 10 y 15% de que ocurra-; tampoco si el pico de la inflación mundial será en 2023, ni de cuanto será. No se sabe cómo seguirá la guerra entre Rusia y Ucrania, ni cuál va a ser el impacto sobre los precios de los alimentos y la energía. Se desconoce si el endurecimiento de la liquidez global va a generar crisis financieras y de deuda en países de bajos ingresos y si eso puede generar contagios a otras economías emergentes.

6. "No tenemos certezas, pero sí seguridad en algunas premisas", explicó. 1) La inflación va a ser alta, seguramente de tres dígitos y superior a los niveles actuales; 

2) el acuerdo con el FMI se va a tener que renegociar porque estará caído o porque se buscará relanzar las relaciones económicas internacionales (el actual acuerdo es un puente hasta la llegada del nuevo gobierno); 

3) seguirán el cepo y los múltiples tipos de cambio; y 

4) será imposible crecer si no se estabiliza y reduce la inflación de manera significativa.

7. "Nuestra mirada es que el próximo gobierno va a tener que implementar un plan de estabilización integral dentro del marco de un nuevo acuerdo con el FMI. El objetivo del plan debería ser bajar rápido la inflación a un entorno compatible con el crecimiento; digamos, menos de 20% anual (entre 1% y 1,5% mensual). Esa estabilización debería ser el punto de partida -no el de llegada- de la estabilización y el crecimiento", sostuvo.

8. Lineamientos del plan. "El plan sería uno de estabilización convencional, que involucraría un ordenamiento cambiario, fiscal y monetario. Para que el plan sea creíble y flexible al mismo tiempo, prevemos su implementación en varias etapas", cerró.


Esta nota habla de:
¿Qué reclamo apoyás en las universidades?