¿Quién tiene la culpa de Afganistán?

El retorno de los talibanes al poder en Afganistán, bajo el análisis de dos experimentados periodistas del portal Politico.com.

Los periodistas Alexander Ward y Quint Fortgey analizaron para el portal Politico.com de Estados Unidos sobre quiénes debe recaer la culpabilidad de que Afganistán esté nuevamente gobernada por los talibanes.

Para ello, puntearon caso por caso y nombre por nombre, decisiones y personajes de la política interna y externa de su país. Esto escribieron, citando además de sus opiniones, las de referentes políticos estadounidenses:

- El presidente JOE BIDEN o cualquiera de sus tres últimos predecesores. Los talibanes. El gobierno afgano. Ejército de Pakistán. La comunidad de inteligencia de Estados Unidos. El Pentágono y sus generales panglosianos. Expertos presionando a los líderes estadounidenses para que mantengan el rumbo.

Esas son solo algunas de las respuestas que recibió NatSec Daily cuando les hicimos a los funcionarios, legisladores y expertos estadounidenses una pregunta engañosamente complicada: ¿quién es exactamente el culpable del rápido colapso del gobierno afgano respaldado por Occidente y el regreso de los talibanes al poder después de 20 años de ¿guerra?

Lo que hemos encontrado es que no hay un solo individuo, organización o gobierno que provoque la ira de Washington. En cambio, cualquiera que haya contribuido a la debacle liderada por Estados Unidos en Afganistán y la fallida retirada de Estados Unidos tiene alguna responsabilidad.

Solo mire la unanimidad de las respuestas:

- Un funcionario de la Casa Blanca: "Mi respuesta honesta: 20 años de culpa para todos. Elige tu opción."

- Un funcionario del Departamento de Estado: "Tienes mil madres y padres del fracaso que nos hizo pensar que siempre estábamos dando la vuelta a la esquina".

- El senador BEN SASSE (republicano por Nebraska), miembro del Comité de Inteligencia del Senado: "Desde hace una década, los demagogos le han mentido al pueblo estadounidense sobre nuestra misión en Afganistán, como si nuestras únicas opciones fueran la retirada inmediata o algo así. llamadas guerras sin fin. Los políticos no han dicho la verdad sobre cómo una pequeña fuerza estadounidense proporciona la columna vertebral para el trabajo de inteligencia y fuerzas especiales para decapitar las redes terroristas ".

- Un demócrata de alto rango en la Cámara de Representantes, que se negó a dejar constancia: hubo "20 años de negar la realidad hasta que abofeteó a todos en la cara".

- El teniente general retirado DANIEL BOLGER, quien estuvo al mando de las tropas en Afganistán: "Hay culpa más que suficiente para todos. Las cuatro administraciones presidenciales (Bush, Obama, Trump y Biden) y los congresos de 2001-2021 poseen una participación. Los generales y almirantes, y me incluyo a mí mismo, diplomáticos de alto rango y los principales líderes de inteligencia se equivocaron una y otra vez de principio a fin. ... Finalmente, el pueblo estadounidense se equivocó. Nuestro gobierno, elegido y designado, trabaja para nosotros. Queríamos una respuesta al 11 de septiembre. Lo tenemos. Entonces perdimos el interés. Los talibanes no lo hicieron ".

Hay una razón para este consenso: un reconocimiento tácito de que los funcionarios y los profesionales de la seguridad nacional necesitan una mirada dura en el espejo.

Eso incluye a los presidentes que lanzaron y prolongaron una guerra nefasta; los generales que nos aseguraban el éxito siempre estaban a seis meses de distancia; los civiles que creían que la diplomacia y el desarrollo transformarían la sociedad afgana; los analistas de inteligencia que extrañaron la verdadera fuerza de los talibanes; los legisladores que abdicaron de su responsabilidad de supervisión; la clase de expertos que aplaudió un mayor derramamiento de sangre; los activistas que minimizaron las consecuencias de la retirada; ya nosotros en los medios de comunicación por mantener a Afganistán fuera de la primera plana y priorizar la trivia sobre las tropas que luchan y mueren en las zonas de batalla.

Por supuesto, las acciones de los talibanes son solo suyas. Los militantes no tenían que tomar el país por la fuerza, optaron por hacerlo. Y, como el secretario de Defensa LLOYD AUSTIN señaló a los legisladores el domingo, ninguna cantidad de miles de millones gastados puede convencer a alguien de que luche por su país. "No se puede comprar la fuerza de voluntad", dijo.

Pero Estados Unidos también eligió ir a Afganistán y permanecer allí durante dos décadas, respaldado por un establecimiento de política exterior que nunca recompensaría a Estados Unidos dejando una guerra imposible de ganar. Entonces, no hay una única parte culpable. Todos jugamos un papel, y esa puede ser la conclusión más condenatoria de todas. Leé más en Politico.com haciendo clic aquí.


Esta nota habla de:
¿Estás de acuerdo con la prohibición de la Ciudad de fumar en determinados espacios abiertos?