Más de 1.500 empresarios pugnaron por saber qué Argentina viene

El Hotel Hyatt se vio desbordado por el interés en participar de la conferencia de Juan Carlos de Pablo y Santiago Kovadloff, con los mensajes de Daniel Ariosto (UCIM) y Guillermo Dietrich (CAC).

La conferencia sobre "La Argentina que viene" estaba prevista para las 18.30 y a las 17.15 el principal salón del Hotel Hyatt ya lucía con gente hasta la mitad. Afuera, sobre calle Chile, una fila de gente, en su mayoría empresarios, comerciantes, dirigentes políticos, funcionarios e interesados en ser parte del encuentro en general, esperaba turno para entrar. Hasta que al final, sobre la hora, hubo que empezar con los laterales del salón con pantalla gigante, repletos y ya sin sitio para ubicar a nadie más, aun con gente de pie por todas partes.


Juan Carlos de Pablo: "Si el ministro de Economía es Caputo, el dos tiene que ser un macroeconomista"

"Tranquilicémonos; el cambio se está produciendo", lanzó Juan Carlos de Pablo, luego de un repaso de la amplia tarea de capacitación realizada por la UCIM en este último año, a cargo de su presidente, Daniel Ariosto, en el seminario por los 105 años de la entidad que cumple este 30 de noviembre, y del estimulante llamado a protagonizar el futuro que dio Guillermo Dietrich, vicepresidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) que en un momento movilizó a la concurrencia a pararse y a abrazar al que tenía a su lado, generando un cambio de clima, en la tensión ansiosa por saber cómo será el nuevo gobierno que encabezará Javier Milei.


Dietrich apeló a todos los que todos los días se levantan temprano para encarar un negocio, chico, mediano o grande y que son más que los que salen en los medios, y sostienen no solo el empleo y la producción, sino que representan el cambio de rumbo.

De Pablo reiteró muchos de los argumentos de los que diera cuenta Memo en la mañana, tras su entrevista con el programa "Tenés que saberlo" por 91.9 de Radio Jornada. Especificó: "Ni Milei sabe qué viene por lo que hay que dejar de preguntárselo y él tiene que actuar y dejar de responder a cada una de las preguntas que le hacen, porque tiene una gran vocación docente y responde a todo, generando una polémica que atenta contra la acción".

Un público animado se quedó hasta el final en la búsqueda de respuestas. En muchos casos, influido por las polémicas mediáticas, buscó tranquilidad en la voz de los disertantes. Y consiguió que tanto De Pablo como Kovadloff apostaran a la "paciencia" y verificación de los hechos, contra el relato que se hace de la transición "como si fuera un partido de fútbol".

El destacado filósofo Kovadloff obtuvo el respaldo masivo cuando no lo dejaron ir del salón, en la puja por alguna foto o de intercambio de algunos conceptos sobre "lo que viene" o sobre "lo que pasó". Antes del final de las disertaciones, había valorado que un 44% de la gente -la que votó por Sergio Massa- sigue creyendo en el Estado como proveedor de todas las soluciones, y alertó que están allí, que existen y están presentes en medio de los cambios que se vienen por decisión de la ciudadanía.

El momento de los abrazos, propuestos por Dietrich.

Revaloró la democracia, al señalar que "es el mejor sistema posible, pero el más difícil, porque debe perfeccionarse a sí mismo todo el tiempo, pero nos da la posibilidad de hacerlo", contra lo que sucede con los regímenes autoritarios y no democráticos, en donde "solo hay que acatar lo que desde arriba dicen que hay que hacer o creer".

Los laterales del salón principal, repletos.

Cada uno de llevó su propia conclusión del encuentro, pero como eje transversal, quedó flotando la idea de que "La Argentina que viene", no viene sola, sino que hay que traerla, de la mejor manera posible.

Esta nota habla de: