Desayuno Real: En modo rockstar, Martín Menem se abrazó con todos y puso límites a los reclamos por fondos nacionales

El clásico Desayuno Real tuvo su novena edición en el Museo Fader con la participación del Presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, como principal enviado del Gobierno Javier Milei.

Hernán Bitar

La novena edición del Desayuno Real estuvo marcada por la visita del presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, quién quizás marcados por el peso del apellido, saludó y se sacó fotos con casi todos.

Organizado por el Grupo Cooperativa, del empresario Emilio Magnaghi, el Desayuno Real se ha transformado en el evento del calendario oficial de la Vendimia, dónde se producen las primeras fotos de camaradería entre los principales referentes de la política provincial y los invitados nacionales.

En esta oportunidad bajo el imponente escenario natural que provee el Museo Fader, en el corazón de Luján de Cuyo, toda la atención estuvo puesta en la visita Martín Menem, el sobrino del expresidente Carlos Saúl y máxima autoridad de la Cámara de Diputados de la Nación.

Su llegada al predio estuvo marcada por el ingreso junto a la jóven diputada nacional libertaria, Lourdes Arrieta, quien hizo las veces de anfitriona de Menem, explicándole la lógica protocolar del evento.

La visita de Martín Menem a Mendoza, más allá de la Vendimia, generó expectativas porque mañana el presidente Javier Milei, inaugura el periodo de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación, dónde el oficialismo sufrió el bloqueo de la "Ley Ómnibus" y decidió retirar el proyecto. Además, porque existe una constante pelea y discusión con los gobernadores por el reparto de fondos de la coparticipación y el manejo de Fondos Fiduciarios.

La curiosidad o perlita del Desayuno Real, fue que Menem no se cruzó con el gobernador Alfredo Cornejo. Llegaron en momentos distintos y ante el avance prevista por la organización del evento, Cornejo dio su discurso de bienvenida, saludó a las reinas departamentales y se retiró del evento para continuar con su agenda.

Rodolfo Vargas Arizu revuelve el café, mientras 

Sí se vio a Martín Menem dialogando con legisladores que responden al radicalismo de Alfredo Cornejo, entre ellos Pamela Verasay y Lisandro Nieri.

Además, mantuvo un diálogo sobre la industria vitivinícola y retenciones con el ministro de Producción de la provincia, Rodolfo Vargas Arizu.

Martín Menem y Rodolfo Vargas Arizu

Pero tal como lo dice su apellido, Menem saludó cordialmente a todos los intendentes que se dieron cita en el Desayuno Real y cruzó palabras con referentes de casi todos los espacios políticos. Abrazo menemista para todos.

Los peronistas, también tuvieron contacto menemista:

El presidente de la Cámara de Diputados, también compartió charlas y diálogo con los intendentes de Tunuyán, Emir Andraos; Malargüe, Celso Jaque y con el difonsista de La Unión Mendocina, Alejandro Morillas, de San Carlos.

Menem, junto a Emir Andraos (Tunuyán) y Celso Jaque (Malargüe)

Pero más allá de las fotos y en diálogo con Memo, Martín Menem se refirió al discurso de Javier Milei, previsto para mañana a las 21 ante la Asamblea Legislativa.

El presidente de la Cámara de Diputados dijo "hay muchas expectativas. No queremos adelantar mucho, pero seguramente el Presidente ponga énfasis en mostrar el país que recibió. Lamentablemente el gobierno anterior, con tal de sostener una candidatura, ha rifado a la Argentina". 

"Han hecho un desastre monetario y hoy estamos viendo las consecuencias de ese pésimo manejo de la economía para sostener una candidatura", explicó.

Además, consultado sobre la relación con los distintos sectores de la oposición y el debate trunco por la "Ley Ómnibus", Menem expresó "La gente votó una transformación, el 56% de los argentinos quieren un giro de 180 grados. No por nada, ganó un candidato a presidente que hace dos años empezó en política y le ganó los dos partidos tradicionales en toda la Argentina con más de 12 puntos de diferencia".

En este sentido, agregó "esperemos que la mayoría de los diputados tomen conciencia que ese cambio, también lo tiene que hacer el sector del Poder Legislativo", en clara referencia a la falta de acompañamiento al paquete de leyes que envió el Gobierno de Javier Milei al Congreso.

Por último, Martín Menem les marcó la cancha a los gobernadores por los reclamos relacionados al reparto de fondos. Al respecto sostuvo que "todo el diálogo y todos los reclamos tienen un límite, que es el déficit cero. Eso es algo que este gobierno no está dispuesto a negociar porque eso es meterle la mano en el bolsillo a 46 millones de argentinos".

Esta nota habla de:
¿Qué vas a hacer con el ocio el fin de semana?