Diego Macera, del Banco Central del Perú: "Nuestras economías piensan en un trabajador prototípico que no existe"

Diego Macera, director del Banco Central de la Reserva del Perú apostó en la Iberocumbre a "la revisión de la informalidad" que, en su país, "está entre el 75 y el 80%". "Hemos pensado en un trabajador prototípico que trabaja de lunes a viernes de 9 a 5, y eso no es verdad; ese trabajador es la minoría absoluta en el Perú y eso impide que tengamos protección social para riesgos de desempleo y pobreza para la mayoría de la población". Pidió "hablar muchísimo más de esto".

El presidente del Banco Central e la Reserva de Perú, Diego Macera, fue parte de la Iberocumbre de Líderes por la Democracia y la Libertad realizada este jueves. Representa un paradigma extraño, ya que es respetada la independencia de la banca central, a diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, en Argentina. Con la asunción del presidente de ideología maoísta Pedro Castillo, continúa en el cargo. Sin embargo, en su exposición sostuvo que "estamos viviendo un equilibrio bastante precario".

"A cuatro meses del inicio de la administración del presidente Castillo tiene niveles de desaprobación bastante marcados y ya ha pasado un prematuro pedido de destitución", dijo Macera.

"Contando a Ollanta Humala, hemos tenido seis presidentes en seis años, lo que nos acerca a una ingobernabilidad crónica, lo que hace imposible llevar adelante transformaciones estructurales", remarcó.

Prat Gay en la Iberocumbre: "América Latina hace 25 años que crece por debajo de África"

Macera sostuvo que cree que la situación responde a "una erosión masiva de los partidos tradicionales, que han sido muy golpeados y pasan por uno de sus peores momentos, lo que abona a la inestabilidad que estamos viviendo".

"Esto trasciende al Perú, ya que Chile vive un proceso constituyente y Colombia vive una situación delicada, sin mencionar situaciones graves como Nicaragua o Venezuela. La mitad de los países de América Latina y el Caribe tiene su democracia erosionada, por lo que Perú no está solo", indicó en el panel sobre "Los desafíos económicos para América Latina".

"A corto plazo, hay que trabajar en el valor agregado de lo que exportamos y en el caso peruano suelo hablar de los encadenamientos hacia atrás", propuso y puso como ejemplo la industrialización del cobre en su país. "Pensemos en los proveedores, la maquinaria y la tecnología para la minería, antes de la producción, porque desde los años '80 vivimos una industrialización forzosa a la que hay que agregarle innovación realista orientada a los mercados, y se necesita una mínima coordinación público privada", dijo. Dejó para el corto plazo trabajar en la "revolución digital", de la que dijo: "Nos estamos quedando afuera como en las anteriores revoluciones industriales; nuevamente los polos van a ser Norteamérica, Europa y Asia".

Lacalle Herrera y por qué "hasta el marxismo debería defender la libertad de comercio"

Apostó a "la revisión de la informalidad" que, en su país, "está entre el 75 y el 80%". "Hemos pensado en un trabajador prototípico que trabaja de lunes a viernes de 9 a 5, y eso no es verdad; ese trabajador es la minoría absoluta en el Perú y eso impide que tengamos protección social para riesgos de desempleo y pobreza para la mayoría de la población". Pidió "hablar muchísimo más de esto".

Planteó la necesidad de "ser obsesivos en conseguir mayores niveles de productividad, ya que si queremos mejores pensiones, servicios públicos, protección contra desempleo, la única manera de pagarlo es con mayor productividad", planteó Macera.

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo