¿Dónde está parada hoy Mendoza en materia de desarrollo minero?

Suarez envió tres nuevos proyectos a la Legislatura. A pesar del impulso que se le busca dar a la actividad a nivel local y aún sumando los nuevos proyectos, estamos muy lejos y muy lentos.

Tres proyectos mineros entrarán a la Legislatura de Mendoza para intentar lograr el aval legislativo que requiere la Ley 7.722 para dos exploraciones y una prospección. De esta manera, Rodolfo Suarez cerrará su gestión como el gobernador que más proyectos envió a la Casa de las Leyes para su tratamiento.

Suarez envió tres proyectos mineros para buscar el aval legislativo

A pesar de que el mandatario saliente intentó darle un impulso a la actividad minera, también se lleva sobre sus hombros la derogación de la Ley 9.209 que reemplazaba la 7.722 y daba un impulso real a la minería.

Como eso ya es historia, y desde el Ejecutivo se destaca mucho el avance de las exploraciones, es importante ver en qué lugar está parada Mendoza hoy en materia de proyectos mineros en sus distintas etapas de avance.

Lo primero que hay que señalar es que Mendoza está muy lejos en materia de desarrollo minero, sea cual sea la etapa de avance que tomemos como referencia.

En la provincia hay cinco proyectos con distintas etapas de avance. Tres en exploración, uno en prefactibilidad y uno en construcción. En construcción está Potasio Río Colorado; prefactibilidad, San Jorge; en exploración avanzada, Don Sixto y Hierro Indio; mientras que Cerro Amarillo está en exploración inicial. 

En caso que las DIA de Las Choicas, El Burrero y La Adriana -enviados ahora por el Ejecutivo- sean aprobadas, habrá dos proyectos más para exploración inicial y uno más en prospección, sumando ocho al catastro total provincial.

Estos tres proyectos fueron elegidos para el análisis en la Dirección de Protección Ambiental porque, a diferencia de la cartera que tiene Impulsa Mendoza (la sociedad anónima que se creó para la promoción del denominado Distrito Minero Malargüe Occidental), detrás de ellos hay una compañía (Geometales S.A.) capaz de afrontar los procesos para los que buscan el aval político.

Lejos, muy lejos aún

Tomando cifras generales, Mendoza tiene el 25% de los proyectos que tiene San Juan que -sumando todas los estados de desarrollo- tiene 31 minas, pero aún más importante es que tiene dos de ellas están en producción. Para que la provincia tenga algún proyecto operando se necesitarán al menos cinco años (para Potasio Río Colorado) y una década -como mínimo- para que uno de los proyectos que hoy comienzan a explorarse se conviertan en una mina (Cerro Amarillo), pero siempre y cuando todos los procesos tengan resultados positivos.

A la hora de enfocarnos en la exploración, que es el objetivo que tiene Impulsa Mendoza (esperan lograr 10 proyectos en exploración en cuatro años), es posible notar claramente cómo la Ley 7.722 sigue siendo un freno muy importante para la minería en el territorio provincial.

Con la misma macroeconomía, pero con una política local abierta al desarrollo de la actividad, San Juan tiene actualmente 23 proyectos en exploración, 13 de los cuales son etapas iniciales y 10 avanzadas. Además, si diferenciamos por mineral, 11 de los proyectos en exploración son de cobre, que es el gran potencial que también tiene Mendoza. 

Pero eso no es todo, porque en un país que dejó de producir cobre, y que busca recuperar el terreno perdido para ponerse a tono con la demanda mundial de la mano del cambio de la matriz energética, es justamente San Juan la provincia que concentra los proyectos de ese mineral crítico que más rápido se pueden poner en operación.

Josemaría está en búsqueda de un socio estratégico para afrontar la construcción de un proyecto de US$4.000 millones. Se suman El Pachón en etapa de factibilidad y Filo del Sol en prefactibilidad, muy encaminados a cambiar en poco tiempo la realidad exportadora y productiva de la vecina provincia de San Juan.

Aunque en la gestión actual se avanzó con un proyecto clave como Potasio Río Colorado, que esperamos se concrete en cinco años, la normativa antiminera pone en desventaja a Mendoza frente a otros destinos también atractivos. Ante la falta de decisión política para avanzar y manteniendo la obligatoriedad del filtro político, siempre habrá un paso extra que explicar a cualquier inversor, lo que no resulta menor.

Igualmente, el camino que es la exploración, Mendoza tiene que apuntar a sumar la mayor cantidad de proyectos en esa etapa inicial y desde ahí buscar cambiar el clima social y lograr que los actores políticos tomen las decisiones que se necesitan para el desarrollo de una actividad que puede servir mucho para enfrentar el complejo panorama provincial y nacional.

Por último, y para tener una medida global, en 2022 Chile alcanzó los US$713,2 millones en exploración. Ese monto fue equivalente al 5,48% en el presupuesto de exploración a nivel global ese año. En Mendoza desde que entró en vigencia la Ley 7.722 y hasta hoy, se invirtió sólo un par de millones de dólares en la exploración de Hierro Indio y se está a la espera del arranque de Cerro Amarillo.

Esta nota habla de:
¿Estás de acuerdo con la prohibición de la Ciudad de fumar en determinados espacios abiertos?